Por Esteban Castromán / Iñaki Echeverría

El martes pasado inauguró Orden y secreto, la muestra que Catalina Schliebener y Dani Umpi montaron en Hache, una inquieta galería de arte ubicada en Villa Crespo. Mañana sábado se realizará una visita guiada por sus obras que funcionan como estaciones de siniestro pop donde flota una atmósfera compuesta por imaginarios que refieren a discos de Xuxa pasados al revés, rituales slashers del Clan Manson, El exorcista, Los Ositos Cariñosos, épicas distópicas, juegos de rol, histeria colectiva, bestiarios televisivos.

"La presentadora de televisión, modelo y actriz brasilera Maria da Craca Meneghel, conocida internacionalmente como Xuxa, fue la protagonista indiscutida del mayor éxito comercial que experimentó el entretenimiento brasilero a mediados de la década de los '80 con su programa de televisión Xou da Xuxa [El Show de Xuxa], un producto para el público infantil compuesto por concursos, números musicales y dibujos animados que ocupó todas las mañanas de la cadena Globo TV hasta los primeros años de la década de los ´90. (…) El aturdimiento que produjeron estos rumores de que su nombre, además, provenía de la conjunción de dos demonios de la religión Umbanda, o-xu y ori-xa. Este fenómeno cultural del que fue objeto Xuxa durante la década de los '90, fue parte de aquello que los medios de comunicación en Estados Unidos describieron como backmasking: una categoría originalmente utilizada para nombrar el proceso por el cual una cinta revelaba mensajes ocultos al ser escuchada al revés, pero que también se utilizó para nombrar la promoción de pánico social por parte de grupos religiosos, especialmente evangelistas y cristianos, que encontraban en la cultura popular indicios amenazantes de una tendencia satánica subterránea", escribe Nicolás Cuello en el texto curatorial de la muestra.

En Orden y Secreto, de Schliebener y Umpi, la experimentación con imaginarios populares que entrelazan la inocencia de lo infantil y la peligrosidad de lo oculto, se nos propone como un modo lúdico de investigación queer sobre los contornos del lenguaje, la producción del saber y las formas de contacto comunitario que establecemos a través de aquello que nos nombra. A partir de delicados y pacientes procedimientos manuales, que ponen en acto una sensibilidad doméstica e intimista, amb*s artistas desmontan y resignifican imágenes de la cultura de masas, que incluyen revistas de espectáculos hasta cuentos para niños, para esbozar en conjunto una critica práctica sobre los mecanismos por los cuales una sociedad naturaliza la rectitud de los sentidos, la coherencia de sus significados y el pragmatismo comunicativo como un contrato obligatorio que organiza lo posible.

Por esa razón, entre figuras mágicas que conectan historias incómodas, trazando genealogías oblicuas de conocimientos prohibidos y experiencias corporales clandestinas, Orden y Secreto, propone pensar lo queer, no como una identidad, sino como un modo de deshacer el sentido obligatorio de la cultura popular. Proponiendo formas lúdicas de desorientación pop, que a través de la ternura amenazante de pequeños mundos frágiles construidos al borde de la razón y asociaciones laberínticas que engañan las condiciones de los significados, develan el lenguaje como una ficción política que modula de manera temerosa la potencia de los cuerpos y la capacidad de la fantasía. De esta forma, las obras de Schliebener y Umpi, desde la opacidad enloquecedora de su belleza, nos ofrecen contraseñas graciosas y rumores en voz baja que contagian un deseo incansable por abrir umbrales amistosos en los que hacer real la promesa de la libertad.

Catalina Schliebener nació en Santiago de Chile en 1980. Vive y trabaja entre las ciudades de New York y Buenos Aires. Es Licenciada en Filosofía y Bellas Artes por la Universidad de Arte y Ciencias Sociales ARCIS de Santiago de Chile. Entre los años 2002 y 2008 participó como docente en el área de Filosofía y Teoría del Arte en distintas universidades chilenas. En 2014 se trasladó a la ciudad de New York y realizó una residencia de tres meses con la artista Liliana Porter para desarrollar su proyecto Wakefield (Twice-Told tales).

Dani Umpi nació en Tacuarembó, Uruguay en 1974. Reside en Montevideo y en Buenos Aires. Es un artista de culto dentro de la escena queer del Río de la Plata. Su trabajo es compulsivo, hiperactivo, multidisciplinario, fronterizo, abarcando todos los cruces imaginables entre la industria cultural, la cultura popular, la literatura, la música y las artes visuales. Opera desde un personaje con tintes autoparódicos, híbrido entre la tradición drag y la performance conceptual. Realiza con regularidad recitales en Uruguay, Argentina, Brasil, Chile y México. Publicó novelas que fueron llevadas al cine y al teatro.
Orden y Secreto
Exhibición de Catalina Schliebener Y Dani Umpi
Curaduría: Nicolás Cuello
Hache galería
Loyola 32, Villa Crespo
Martes a sábado de 14 a 19h
Hasta el 21 de septiembre
Entrada libre y gratuita.

SEGUÍ LEYENDO