Chico Cesar
Chico Cesar

Fue una semana para melómanos y curiosos; para eruditos y aprendices; para clásicos y modernos; para alternativos y apasionados. Fueron siete lunas en las que Bariloche se llenó de música y de músicos con un público que acompañó cada show colmando los teatros, los centros culturales, el Camping Musical y la Catedral.

En el medio de la primera edición del FIMBA los y las asistentes de distintos países del mundo al Rostrum Internacional de Compositores (RIC): un foro conformado por 30 de las radios nacionales que cuentan con espacios de música contemporánea más importantes del mundo.

Organizado por la International Music Council (Consejo Internacional de Música), creado en 1949 como el cuerpo asesor de la UNESCO en materia musical, todos los años entregan premios a los productores más destacados de música clásica y contemporánea. En 66 años de historia fue la primera vez que sesionó fuera de Europa.

El coordinador general del FIMBA y director de la Orquesta Filarmónica de Río Negro, Martín Fraile, explicó que "las radios eligen obras que aún no se han estrenado que representan a cada país, y cada país tiene hasta 30 minutos de música que pueden reproducir. Al final de la escucha de todas las obras que se presentan, hay una selección de las diez más votadas de compositores de más de 30 años y se seleccionan tres obras de compositores menores a 30 años. Los representantes de las radios son compositores o músicos que representan a una radio y seleccionan la música de acuerdo a diferentes criterios. El Rostrum da la posibilidad al compositor o al ensamble que sea elegido en el ranking, a tener una proyección internacional".

¡Qué viva la música!

Bariloche es una ciudad fuertemente identificada con la música. La Camerata Bariloche, considerada por muchos expertos el mejor conjunto de cámara de la Argentina, ha recorrido escenarios del mundo enalteciendo el nombre de la ciudad rionegrina.

Con un Camping Musical, único en su especie del país, el FIMBA -con entradas libres y gratuitas- fue la excusa perfecta para devolverle a la Bariloche un festival de música a la altura de un lugar que es refugio de artistas.

La apertura del FIMBA fue el sábado 11 de mayo en la Catedral de Bariloche con la presentación de la Orquesta Filarmónica de Río Negro que desarrolló toda su variedad estilística que incluye música de raíz latinoamericana, tango, música contemporánea y, por supuesto, música sinfónica del repertorio universal.

Tonina Saputo
Tonina Saputo

Luego se presentó Escalandrum, el grupo que integran Daniel "Pipi" Piazzolla en batería, Nicolás Guerschberg en piano, Mariano Sívori en contrabajo, Gustavo Musso en saxo alto y soprano, Damián Fogiel en saxo tenor y Martín Pantyrer en clarinete bajo y saxo barítono.

Con composiciones propias que conviven entre el jazz, el tango, el folklore y otros ritmos, el conjunto que integra el nieto del vanguardista del bandoneón ejecutó obras del mismísimo Astor Piazzolla con un estilo propio y acompañados con la Orquesta Filarmónica.

El domingo el Festival se calzó la "verdeamarela" para recibir a Chico César que abrió el show en el Teatro La Baita cantando a capella junto al público. El nordestino hizo su tema más conocido, "A primera vista", (que en Argentina se conoció por Pedro Aznar) y al final dejó en claro: "é minha", para que no queden dudas de que es el autor de tan bella canción.

Las críticas a las políticas de Jair Bolsonaro, el pedido de justicia por Marielle Franco, la concejala de Río de Janeiro asesinada en 2018, y el homenaje a las madres con "Mamá África" culminaron un show que acercó a un grupo importante de brasileños que vacacionaban en Bariloche y se encontraron con Chico César dando un espectáculo en tierras patagónicas.

El lunes la Orquesta de Instrumentos Autóctonos y Nuevas Tecnologías (OIANT) de la Universidad Nacional Tres de Febrero (UNTREF) expuso sus performances en la que intervienen sonoridades ancestrales con tecnologías electrónicas junto a la Filarmónica de Río Negro. Al día siguiente la OIANT llevó su espectáculo al Camping Musical Bariloche para los asistentes del Rostrum.

El día miércoles fue el momento de la intimidad para los compositores del Rostrum que tuvieron la posibilidad de escuchar tango en vivo con el dúo Pablo Agri (violinista) y Horacio Romo (bandoneonista) en el Refugio Berghof, bajo una luna llena y un fogón para la emoción.

El jueves 16 se vivió un hecho histórico: por primera vez en 52 años la Camerata Bariloche tocó en el Camping Musical obras contemporáneas del siglo XX que nunca antes habían ejecutado. Por la noche, Joel Tortul sorprendió al público del Bellavista Club con su carisma y talento para arrancarle sonidos tangueros al piano.

Escalandrum junto a la Orquesta FIlarmónica
Escalandrum junto a la Orquesta FIlarmónica

Con una Catedral a media luz, el viernes la Camerata volvió a tocar y el público que no había podido verla los días anteriores se acercó hasta el templo que rebalsaba de asistentes para escuchar las obras de autores del siglo XX.

Más tarde, a la hora de las peñas, Liliana Herrero recorrió un abanico de canciones que fueron desde el "Cuchi" Leguizamón a Pitufo Lombardo pasando por Ramón Ayala e interpretando algunos temas de su disco "Canción sobre canción" que a su decir: "No es un homenaje a Fito sino un canto a la amistad".

La cantante entrerriana le cantó, en el teatro BEC, a su público. Ese que la acompaña en coros con canciones como "Oración del remanso" y se siente identificado ideológicamente con aprobación y aplausos.

La última noche del Festival tuvo su cierre en lo clásico con el dúo local conformado por Natalia Cabello (piano) y Luis Salva (violín). Con obras del siglo XX tocaron completo su primer disco -que lleva el mismo nombre de la formación- grabado en el Camping Musical de Bariloche y que incluye obras de Heitor Villa-Lobos, Béla Bartók, Alberto Ginastera, Arvo Part y Serguéi Prokófiev.

El plato fuerte -para muchas personas- fue el último recital del FIMBA, a cargo de Tonina Saputo. La contrabajista y cantante hija de padre ugandés y madre Siciliana, nacida en San Diego pero criada en Missouri, Estados Unidos, encantó con su registro afro y su presencia magnética en el escenario del teatro La Baita.

Dúo Cabello Salva
Dúo Cabello Salva

Con sólo 23 años lo suyo es la mixtura del jazz, afro y latino con interpretaciones propias y clásicos como "Historia de un amor" o "Calypso blues" acompañándose con el bajo o el contrabajo. Fue tal la comunión con el público que la artista tuvo que volver en dos oportunidades tras haber cerrado el show por la algarabía de la gente.

Pensando en el 2020

Con una primera edición que sirvió para ver la respuesta del público la organización ya piensa en la edición del año próximo con una programación que le brindará más espacio a los músicos de la provincia. "Para el año que viene haremos un Pre-FIMBA con músicos rionegrinos para que haya presencia local en el Festival", anunció la gobernadora electa Arabela Carreras en el acto de cierre.

Por su parte Martín Fraile, coordinador general del FIMBA, le dijo a Infobae Cultura que "la búsqueda está en hacer un festival musicalmente inclusivo, abierto en diferentes lenguajes musicales y poner el ojo en artistas con proyección".

El productor general del FIMBA, Lucio Bellora, sostuvo que "el Festival está ligado a la identidad de la ciudad y queremos establecer un contrato implícito con el público, una línea editorial en la que se sepa que lo van a ver acá siempre será de calidad".

 

SEGUÍ LEYENDO