Afrodita, la diosa que conquistó la cultura pop
Afrodita, la diosa que conquistó la cultura pop

Una diosa encandila en el ingreso al Museo Nacional de Bellas Artes. Impertérrita, ella, Afrodita de Capua, observa a los curiosos desde sus 2,20 metros de altura. La figura griega, inspiradora de la Venus romana, poco sabe sobre su influencia más allá del mundo antiguo, cuando se sentaba en el panteón entre las 12 deidades olímpicas y su figura, hoy relacionada con el amor romántico era, en realidad, la que despertaba lo erótico.

La estatua, que permanecerá en el Hall Central del MNBA hasta el 17 de febrero de 2019, fue creada cuando el Imperio Romano alcanzó la mayor extensión territorial de su historia, durante el régimen de Adriano (117 al 138 d. C.), quien se caracterizó por tener una relación muy estrecha con la cultura: escribió poesía en latín y en griego, continuó con el legado de construir acueductos, termas y teatros y le sobreviven el célebre Panteón de Roma (La Rotonna) y la Villa Adriana, uno de los más famosos complejos arqueológicos, que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1999.

“Afrodita de Capua” en el Bellas Artes
“Afrodita de Capua” en el Bellas Artes

La primera pregunta a dilucidar es por qué la llaman Afrodita cuando es una figura erigida durante el Imperio Romano, por lo que debería ser Venus. Más allá de que los romanos renombraron el panteón griego y lo hicieron propio, quizá la respuesta se encuentre en que Adriano era un epicúreo y un humanista helenófilo, o sea, tenía una relación estrecha con las filosofías de vida y pensamiento de la antigua Grecia. A los casos útiles Afrodita y Venus pueden ser tomadas como la misma deidad.

La "Afrodita o Venus de Capua" obtiene su denominación tras haber sido encontrada en las ruinas del antiguo teatro romano de Capua y su estética respeta los trabajos de Lisipo, escultor clásico griego y retratista oficial de Alejandro Magno, como también mantiene relación con otras figuras reconocidas de la diosa: Venus de Milo, Venus de Arlés y la Afrodita de Cnido.

Venus de Milo, Venus de Arlés y Afrodita de Cnido
Venus de Milo, Venus de Arlés y Afrodita de Cnido

"Para quien no sabe, este tipo de esculturas del Imperio Romano estaban basadas en la tradición griega, atraviesan la historia de la cultura occidental. En todas las épocas es abordado ese cánon de belleza de los griegos, que es de donde venimos también. Digo la cultura occidental, porque es verdad que hay otras culturas. Pero la cultura que de alguna manera heredamos es esa", explicó Andrés Duprat, director del MNBA, a Infobae Cultura durante la presentación de la obra.

Sin dudas la denominación Venus es la más reconocida para la diosa y quizá mucho tenga que ver uno de los cuadros más importantes de Botticelli y que más influencia tuvieron en la cultura contemporánea: El nacimiento de Venus.

“El nacimiento de Venus”, de Sandro Botticelli, se encuentra en la galeria Uffizzi, Florencia
“El nacimiento de Venus”, de Sandro Botticelli, se encuentra en la galeria Uffizzi, Florencia

Imágenes de la obra pueden verse desde en zapatillas de marcas internacionales al software de diseño Adobe Illustrator o en cientos de piezas decorativas, maletas e incluso en videos musicales de Beyoncé o Lady Gaga, sin contar un famoso episodio de Los Simpsons.

Sin embargo, la pintura -que se encuentra en la Galería Uffizzi de Florencia- no siempre tuvo tan alto nivel de popularidad. De hecho, no era siquiera la pintura más reconocida de Botticelli hasta que el dictador fascista Benito Mussolini mandó organizar una serie de exposiciones itinerantes de los Viejos Maestros italianos a modo de política internacional. Así, la pieza renacentista fue un gran éxito en Londres, París, la Feria Mundial de San Francisco de 1935, y, sobre todo, en el Museo de Arte Moderno de Nueva York en 1940, cuando recibió casi 300 mil visitantes en los 74 días que estuvo expuesta.

Andy Warhol
Andy Warhol

Otras representaciones de Afrodita/Venus pueden encontrarse en La creación del Mundo, de Rafael, en la Capilla Chigi de Roma; La fiesta de Venus y otras obras de Rubens, como también en lienzos de Cranach El Viejo, Diego Velázquez, Titian, Van Gogh y más acá en el tiempo con Andy Warhol e incluso el fotógrafo de moda David LaChapelle, entre otros.

“El Renacimiento de Botticelli”, de David LaChapelle
“El Renacimiento de Botticelli”, de David LaChapelle

De los grandes pintores que soñaron su figura para llevarlas a un lienzo, su impronta fue tomando nuevos atributos, como la valentía y la osadía, lo que la convirtió en una figura más que atractiva para los creadores de la mitología moderna: los cómics y el manga.

Tanto DC como Marvel tienen sus propias recreaciones. La primera en salir al mercado fue la DC, en 1941, bajo el halo creador de William Moulton Marston, padre de Wonder Woman, mientras que la respuesta del archirrival fue siete años más tarde con Venus, aunque la editorial de Spider-Man también tuvo su Afrodita, lanzada en 2009. Aunque, sin dudas, la serie más reconocida es Aphrodite IX, de la pequeña editorial Top Cow, aunque allí lejos de ser una diosa, el personaje es un androide que sufre de amnesia y que utiliza tanto la inteligencia como la seducción.

De ayer a hoy: Venus, de Marvel, y Aphrodite IX
De ayer a hoy: Venus, de Marvel, y Aphrodite IX

Aunque quizá la más conocida de todas las representaciones que le rinden homenaje a la diosa sea la del animé Saint Seiya o, como se la conoce en esta parte del mundo, Los Caballeros del Zodíaco.

La serie, creada por el reconocido artista y autor Masami Kurumada, posee al personaje Piscis Afrodita, como parte del ejército guerrero de Atenea y guardiana del Templo de los Peces Gemelos. Entre sus características se encuentra una belleza superior, tan superior como su fortaleza. A lo largo de la historia la vanidad la llevará a traicionar sus ideales, aunque luego de resucitar se redime, otra vez con la muerte, pero esta vez por una causa justa.

Arriba: Piscis Afrodita. Abajo: Afrodita de Mazinger Z
Arriba: Piscis Afrodita. Abajo: Afrodita de Mazinger Z

Otra Afrodita memorable corresponde a la serie, también japonesa, Mazinger Z. Esta robot, que nació con la función de carga, se convirtió en una aliada del protagonista en combates contras otras bestias metálicas. Como no había sido creada para la lucha, todo su potencial residía en los misiles de pecho. No fue suficiente, el personaje fue destruido en el capítulo 74 y reemplazado por Diana A.

Como todo lo que ocurre en la vida, también sucedió en Los Simpsons: la figura de Venus de Milo tiene su homenaje en la sexta temporada. En el episodio Homer badman, Homero y Marge roban "la jalea más rara de todas, esculpida por artesanos de jalea, exclusivos del medio de la jalea", que luego reaparece pegada en los pantalones de la niñera. La joven piensa que Homero trató de abusar de ella sexualmente cuando él solo deseaba tomar la golosina.

En la música son varias las cantantes que utilizaron su figura. La australiana Kylie Minogue, por ejemplo, tituló su undécimo álbum de estudio en su honor y durante la gira del disco imágenes de la diosa fueron el centro de la puesta estética. La estadounidense Katy Perry la nombra en algunas letras de canciones como Dark Horse.

Incluso Lady Gaga en el cortometraje GUY – Una película ARTPOP incluye el audio de su canción Venus con la frase "Aphrodite lady seashell bikini", haciendo referencia a El nacimiento de Venus, de Botticelli, en un tema que llama al feminismo a desafiar los estereotipos misóginos. Y Beyoncé, no podía ser menos, cuando fue retratada por el fotógrafo Awol Erizku como la Venus de Botticelli para anunciar su embarazo en redes sociales.

En el cine la diosa también tiene su minutos. Fue representada por Uma Thurman en Las aventuras del Barón Munchausen, de Terry Gilliam. "Supongo que me gusta la idea de modernizar las pinturas. Tuvieron su contexto en su propio tiempo, ahora vamos a tomarlo y sacarlo de la pared del museo y ponerlo en la televisión y hacer que la gente se ría o sonríe o incluso … vaya al museo para verlo de verdad", dijo el ex Monty Python en una entrevista.

En la película de James Bond, Dr. No, de 1962, Ursula Andress sale del mar con una postura que recuerda a la diosa. En el libro original de Ian Fleming, publicado cuatro años antes, esa escena tiene una pequeña, pero no menor variación: "Toda la escena, la playa vacía, el mar verde y azul, la chica desnuda con los mechones de cabello rubio, le recordaron algo a Bond". En Otro día para morir (2002), Halle Berry participa de una escena homenaje.

Ursula Andress y Halle Berry, dos chicas Bond
Ursula Andress y Halle Berry, dos chicas Bond

En cómics, cine o pintura, Afrodita o Venus continúa inspirando y despertando admiración. De la misma manera que una estatua de mármol de 2,20 metros, de hace 19 siglos atrás, puede hacerlo desde el hall de un gran museo.

 

SEGUÍ LEYENDO