Por un día vuelve a abrir sus puertas Cemento, el faro "under" de los 80

alarrea@infobae.com
Catupecu Machu en Cemento, 1998. (Cristian Minzer).
Catupecu Machu en Cemento, 1998. (Cristian Minzer).

Desde performances teatrales que incluían una grúa que entraba por su emblemático portón negro para shockear al público, hasta presentaciones con la sutileza de la danza butoh. Desde el lanzamiento de Gulp!, el mítico disco debut de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, hasta los primeros shows que dio el cuartetero cordobés Carlos "La Mona" Jiménez en Buenos Aires. Cemento, la discoteca inaugurada en 1985 en barrio porteño de Constitución por Omar Chabán y Katja Alemann, parecía haber nacido para albergar a todos. Quizá sea por eso que en estos días el anuncio de una breve reapertura del lugar, que tendrá lugar el miércoles 26 de abril a las 20 hs para el estreno de Cemento, el documental en una de las proyecciones del Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente (BAFICI), genera grandes expectativas entre quienes circulaban por aquel emblema de la cultura under de los 80 y del rock de los 90.

Hoy convertido en un playón de estacionamiento que pertenece al Ministerio de Educación de la Ciudad, el predio dejó de funcionar como espacio cultural el 30 de diciembre de 2004, la noche de la tragedia de Cromañón, el otro local nocturno que regenteaba Chabán, quien murió en 2014 cumpliendo una condena de 10 años y nueve meses de prisión por su responsabilidad en el incendio en el que fallecieron 194 personas.

El  mítico espacio es protagonista de un documental.
El  mítico espacio es protagonista de un documental.

"Ellos querían hacer una mezcla entre discoteca y centro cultural. Entonces ahí nace la cosa excéntrica y también la fusión de teatro, con pintura, danza y performances. Ya desde el origen se pensaba que fuera algo dicotómico. Eran los primeros años de la democracia, entonces se conjugaba un poco de todo: había actores, poetas, periodistas", explica Nicolás Igarzábal, autor del libro Cemento, el semillero del rock (Gourmet Musical Ediciones, 2015), quien entrevistó a Chabán en varias oportunidades. "Él tenía una especie de premisa: 'Si es delirante y personal, hacelo'. Entonces toda la gente del under lo vivía así, como un espacio que había que copar. No era una gran empresa con burocracia, era bien terrenal la cosa al hablar con él. Así, cualquier tipo con aspiraciones artísticas y un poco delirantes tenía chances", apunta el periodista.

La inauguración, el 28 de junio de 1985, combina en el recuerdo de quienes estuvieron las dosis justas de delirio y experimentación a la altura del mito en el que con los años se convirtió Cemento: una lluvia interminable hizo que el piso de la pista, todavía fresco porque la construcción no estaba del todo terminada, fuera el terreno fangoso en el que la propia Alemann bailaba con un vestido de valquiria, el poeta Fernando Noy caminaba con una minifalda escoltado por un grupo de punks y donde el artista Batato Barea hiciera una performance para varios "memorable". Pocos días después, y en una celebración particular del 9 de julio, nuevamente la actriz pelirroja se lució en otra interpretación inolvidable; esa vez encarnó a la Patria y entró a Cemento desnuda, pintada de dorado, arriba de un carruaje tirado por un caballo.

Omar Chabán, el dueño de Cemento, en una imagen de 1987.
Omar Chabán, el dueño de Cemento, en una imagen de 1987.

Entre los shows más recordados de los primeros años de Cemento se encuentran las performances del grupo de experimentación teatral La Organización Negra, que en 1986 estrenó el espectáculo U.O.R.C. Teatro de operaciones, donde los actores, aprovechando las grandes dimensiones del local, se fusionaban con el público entre ruidos, explosiones, máquinas moladoras que echaban chispas y bolsas de basura gigantes de las que luego salían personas vestidas como pájaros que corrían entre la gente. Allí estaban los cimientos de lo que en la actualidad se puede ver en experimentaciones teatrales como las de los grupos De la Guarda y Fuerza Bruta.

"Después, a fines de los 80 y cuando Chabán y Alemann se separan, Cemento pasa a ser un lugar más específicamente del rock, del heavy y el punk rock. De todas formas esto pasó de manera accidental. Omar mismo decía que no le gustaba el rock, que en su casa se escuchaba mucha música clásica. Y eso fue lo que lo hizo tan particular: como no era un tipo del rock ni del reviente, tenía otra mirada sobre el tema. Esa es la particularidad de Cemento: que un tipo al que no le gustaba el rock se terminó convirtiendo en cierto gurú del under, como un mecenas de los que recién empezaban sin proponérselo", apunta Igarzábal.

Tapa del libro Cemento, semillero del rock, de Nicolás Igarzábal (Gourmet Musical Ediciones).
Tapa del libro Cemento, semillero del rock, de Nicolás Igarzábal (Gourmet Musical Ediciones).

La lista de músicos y bandas que pasaron por el escenario del predio de la calle Estados Unidos en sus casi veinte años de vida es tan grande como diversa; allí tocaron Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, Sumo y Los Ratones Paranoicos pero también dieron sus primeros pasos musicales Todos Tus Muertos, Los Violadores, Los Piojos, La Renga, La Bersuit, Babasónicos, Los Fabulosos Cadillacs y Miranda!, entre muchos otros y donde no faltaron presentaciones de Carlos "La Mona" Jiménez y del grupo de cumbia Damas Gratis. Allí además se presentaron distintas leyendas del rock internacional como King Diamond, Buzzcocks, Marky Ramone y los Queens of the Stone Age, en un inolvidable recital para apenas 200 personas en 2001.

Luego de encontrarse en una vieja libreta entradas a recitales que tuvieron lugar en Cemento y apenado por saber que aquel faro cultural terminó como una dependencia municipal pintada de blanco, el cineasta Lisandro Carcavallo decidió contar la historia de ese mito en una película. Así nació Cemento, el documental, que ya es furor antes de su estreno oficial en el BAFICI el miércoles 26 de abril donde funcionó Cemento, y para el que se podrán retirar entradas de manera gratuita ese día desde las 10 en el Village Recoleta (las otras funciones de la película se agotaron apenas salieron a la venta).

Así está hoy el lugar, que pertenece al Ministerio de Educación de la Ciudad.
Así está hoy el lugar, que pertenece al Ministerio de Educación de la Ciudad.

Con una enorme cantidad de testimonios de músicos, entre los que se cuenta el del mismísimo Indio Solari, además de periodistas y productores musicales, y con imágenes de archivo inéditas, Carcavallo quiso mostrar en su obra la experiencia que implicaba ir a un lugar de esas características. "Soy de la generación que fue a Cemento. Y más allá de que el lugar nace en una democracia incipiente, en la que un montón de gente recién comenzaba a expresarse, también desde adentro se notaba la idea de un espacio de comunión entre pares, una escena en la que tal vez el rock se vivía de una forma diferente a como se vive hoy. Las tribus se enfrentaban algunas veces, pero también ese era un espacio donde vos te ibas a encontrar con gente que tenía ideas parecidas a las tuyas", explica.

Mientras en Facebook se multiplican los grupos donde se recopilan anécdotas de quienes pasaron por allí y tienen ganas de ver cuanto antes la película, Cemento, el documental fue declarado de interés cultural por la Legislatura porteña y es justamente allí donde desde 2016 circula un proyecto del legislador Pablo Ferreyra para convertir al predio de Constitución en una especie de museo.

Un aviso de concierto de los Babasónicos en Cemento.
Un aviso de concierto de los Babasónicos en Cemento.

"Hoy le pertenece a la Ciudad, y funciona allí un anexo del Ministerio de Educación. Es por esto que creemos viable que se destine el lugar a una función cultural, como podría ser un museo dedicado al rock nacional. Y que dé lugar a nuevas bandas que hoy tanto necesitan de espacios donde mostrar sus obras, como a nuevos públicos que encuentren lugares distintos a los comercialmente dedicados a la música. Se necesitan otras políticas culturales en la ciudad, y eso es parte de lo que impulsamos desde nuestro lugar de legisladores", explicó Ferreyra, quien el año pasado junto con músicos y la propia Katja Alemann promovió la instalación de una placa conmemorativa en el lugar.

Placa conmemorativa. (Nicolás Igarzábal)
Placa conmemorativa. (Nicolás Igarzábal)

"Es importante recuperar esos espacios, y no solo Cemento sino todos los que fueron centrales para el arte. Desde el Instituto Di Tella hasta el bar La Perla de Once, que se está convirtiendo en una pizzería. No se trata para nada de vivir del pasado, se trata de aprender y de construir. Y a partir de ese aprendizaje quizá podemos crecer como sociedad y esto incluso también puede ayudar a que no vuelvan a ocurrir tragedias como las que ya conocemos. Lamentablemente un lugar donde han pasado cosas maravillosas hoy es un estacionamiento. Un lugar que fue el cultivo de un montón de movimientos artísticos hoy es eso", concluye Carcavallo.

LEA MÁS:

BAFICI: un documental lánguido y fascinante sobre la vida en el interior

El mundo extravagante de Benito Laren, el "Julio Verne" de las artes plásticas

__________

Vea más notas de Cultura

 
 
MAS NOTICIAS

Te Recomendamos