Una encuesta encargada por Unicef Argentina que alcanzó a 2678 hogares que -según indicaron quienes la hicieron, representa a un universo de 6,1 millones de hogares y más de 26 millones de personas-, trajo varias conclusiones interesantes a 34 días de comenzada la cuarentena obligatoria. En 2500 de ellos, las encargadas de transmitir la información fueron mujeres, y también fueron indagados los adolescentes de cada hogar.

Denominada “Encuesta de Percepción y Actitudes de la Población. Impacto de la pandemia y las medidas adoptadas por el gobierno sobre la vida cotidiana de niñas, niños y adolescentes”, fue realizada entre el 8 y 15 de abril últimos con el apoyo técnico de Knack Argentina. El equipo de UNICEF Argentina, encabezado por la Representante Luisa Brumana y acompañado por el Representante de Naciones Unidas Roberto Valent, compartió hoy los primeros resultados con el Presidente Alberto Fernández, la primera dama Fabiola Yañez y su equipo de gobierno.

Sebastián Waisgrais, Especialista en Inclusión Social y Monitoreo de Unicef Argentina, le contó a Infobae que “el relevamiento tiene representación a nivel nacional y regional. La hicimos la semana pasada, sobre hogares con niños”.

El directivo de la institución señala que encontraron “una valoración muy alta de que la cuarentena evitará el contagio del coronavirus. Vinculado por el miedo, en gran parte de los hogares creen que sin cuarentena el riesgo de contagio es alto, mas allá de los costos económicos de la medida”.

En este punto, Waisgras explica que “desde lo negativo, el costo económico es lo más destacado. Las pérdidas de ingresos son muy elevadas, afectan al 70 por ciento de los hogares ponderados, casi 15 millones de personas. Y es un promedio, porque si uno desagrega, en la provincia de Buenos Aires es mas alto. El argumento es la caída de la actividad, la pérdida de changas. En un 7 por ciento, casi 400 mil hogares, un integrante perdió el empleo, y eso se concentra en sectores de menores ingresos”.

Por último, cuenta que “las medidas que el gobierno tomo en la contención, según respondió la población, esta llegando y, en lineas generales, funciona. El 35 por ciento dijo que recibe algún tipo de transferencia de ingresos para paliar la situación. Pero como contrapartida, el dato mas negativo es la preocupación por la alimentación. Mas allá de la tarjeta alimenta y las ayudas de los comedores, el 30 por ciento de los hogares ha dejado de comprar alimentos. Y aumenta casi el 50 por ciento en los barrios mas carenciados”.

Según el documento, el 96,2 por ciento de la población asegura que la cuarentena obligatoria evitará el contagio de coronavirus en los hogares. Y el 99,3 por ciento de los adolescentes encuestados dice que es necesaria.

El 83 por ciento de los hogares encuestados considera que si no existiera el aislamiento habría un alto riesgo de contraer la enfermedad.

Sobre la percepción del acatamiento, el 73,5 por ciento cree que la gente cumple la cuarentena en sus barrios, pero sólo lo hace el 52 por ciento en villas y asentamientos.

En dos millones de hogares (el 33,5 por ciento) viven personas en situación de mayor riesgo. Un 41 por ciento son mayores de 60 años, el 17 por ciento tienen diabetes, el 10 por ciento cardiopatías y el 43 por ciento asma u otras enfermedades respiratorias.

Sobre la Prevención, el 93 por ciento de los encuestados afirma que se lava las manos con frecuencia y cada vez que sale, y un 92 por ciento, que lava sus casas con una solución de lavandina. Pero el 7 por ciento de los hogares (que asciende al 12 en casos de hogares en condición de hacinamiento), señala que no cuenta con insumos de prevención, limpieza y desinfección suficientes, “principalmente alcohol en gel y común, lavandina y barbijos”. ¿El motivo? “Son caros y no se consiguen en comercios de cercanía”.

Acerca del conocimiento sobre los síntomas que la población asocia al coronavirus, indica el trabajo que el 96 por ciento señala a la fiebre, el 78 por ciento a la tos, el 56 por ciento a la dificultad respiratoria y el 49 por ciento al dolor de garganta. En el 4 por ciento de los hogares encuestados dijeron que alguno de sus miembros tuvo uno de esos síntomas.

Para el 59 por ciento de los encuestados, los ingresos del hogar se vieron reducidos. Esto equivale a 3,6 millones de hogares y 15 millones de personas que tienen trabajo.

El porcentaje aumenta al 62 por ciento en la provincia de Buenos Aires, el 70 por ciento de quienes perciben la Asignación Universal por Hijo y el 75 en hogares numerosos. En el 7,2 por ciento de los hogares, alguien perdió al menos un empleo, cifra que crece al 10 por ciento en el NEA.

Desde el 20 de marzo, cuando comenzó la cuarentena, el 22 por ciento de los hogares recibió un ingreso familiar extra, el 28 por ciento el bono para la AUH y el 19 por ciento la Tarjeta Alimentar o, en su defecto, otros apoyos alimentarios. Del universo que recibe la Tarjeta Alimentar el 93 por ciento afirma no tener problemas para su utilización. Entre los que tienen inconvenientes con la misma, el motivo principal, dicen, es que los comercios no les aceptan su tarjeta, o la falta de comercios que trabajen con ella. El 84 por ciento no tuvieron problemas para acceder a esas prestaciones.

En cuanto a la alimentación y los consumos esenciales, un 28,3% de los hogares tuvieron que dejar de comprar algún alimento por no tener dinero. Este número asciende al 31 por ciento en el caso de hogares con jefatura femenina y al 45,3 en hogares en villas y asentamientos.

En el 8 por ciento de los hogares encestados algún niño, niña y adolescente come en comedor escolar habitualmente: representa a 500.000 niñas y niños. Entre ellos, solo el 21 por ciento indica que los comedores escolares siguen manteniendo la misma frecuencia.

En el 17 por ciento de los hogares en villas y asentamientos algún miembro del hogar acudió a algún comedor comunitario a retirar viandas o alimentos.

Uno de los hechos más relevantes en cuanto a la salud pública es que el 5 por ciento de la población ha reducido el consumo de medicamentos, aumentando al 7,5 cuando la vivienda está ubicada en una villa o asentamiento.

En cuanto a lo que sucede con las mujeres durante la cuarentena, el 51 por ciento de las mismas se siente “más sobrecargada con las tareas del hogar desde que se dictaron las medidas de aislamiento”. El 35 por ciento debido a tareas de limpieza, el 28 por ciento por el cuidado de niños y niñas, y el 22 por ciento por tareas escolares.

En el 2,4 por ciento de los hogares (142 mil) las mujeres reportaron sentirse agredidas o maltratadas verbalmente. Una proporción del 0,13% (7992 hogares), declara haber sido sufrido agresión física. En el 72% de los casos fue por parte de las parejas y en el 28% restante por parte de hijos/as.

En cuanto a la Educación, en el 81,2 por ciento de los hogares, los niños, niñas y adolescentes tienen actividades o tareas escolares. Sin embargo, el 31 por ciento de los adolescentes indica que no tuvo devolución por parte de los docentes de las tareas entregadas y el 23,4 directamente que no tuvo contacto.

El 18 por ciento de las y los adolescentes respondió que en su casa no tiene internet y el 37 por ciento que no tiene acceso a una computadora, notebook o tablet.

Específicamente en el caso de los adolescentes, el 47 por ciento de quienes tienen entre 13 y 17 años piensa que ellos o algún miembro de su familia puede contagiarse. Un 22,5 por ciento se siente asustado, el 15,7 manifestó estar angustiado y el 6,3 deprimido. Más de la mitad de ellos habla de estos temas con su madre.

El 76 por ciento cuenta que está más tiempo frente a las pantallas respecto al periodo previo de aislamiento. El 87 por ciento dedican el tiempo en la casa a tareas escolares , el 57 a hablar con amigos, el 49 ayuda en las tareas domésticas y el 48 por ciento a jugar en consolas, PC o celular.

Para el 76 por ciento de este grupo etario, los principales referentes y fuentes confiables en este tema son los padres, y el 24 por ciento dice que son los medios de comunicación.

Seguí leyendo: