Una postal del hospital Argerich, luego de que se confirmara el primer caso mortal de coronavirus en el país (REUTERS)
Una postal del hospital Argerich, luego de que se confirmara el primer caso mortal de coronavirus en el país (REUTERS)

Al doctor Miguel Saredi, presidente de la Mesa de Acción Política del Partido Federal y presidente del bloque de concejales del PF en La Matanza, se le presentó una incertidumbre. Pensó en un escenario desalentador y se preguntó qué pasaría si la pandemia del coronavirus se propagara en el Conurbano bonaerense. Su conjetura estima una situación complicada. “Estoy muy preocupado por la falta de camas y de respiradores. Tenemos problemas de infraestructura sanitaria que viene de larga data. Ante un eventual brote, el sistema podría colapsar”, advirtió.

El dirigente entiende que la alerta funciona como medida de concientización: el susto como método de aprendizaje. “Es necesario promover la alarma para que la gente se quede en su casa, exclamó. Hasta el momento son 15 los casos activos de infectados en la Provincia de Buenos Aires, el segundo distrito con mayor cantidad detrás de la Ciudad de Buenos Aires, con 38 pacientes confirmados. “Es un volumen totalmente distinto al de la Ciudad de Buenos Aires, donde ya están a full y eso que cuenta con recursos más importantes. Nuestra capacidad sanitaria es infinitamente menor que en la Capital Federal”, comparó Saredi.

Su preocupación se sustenta también en un análisis demográfico de la población del partido de La Matanza. “Aquí, gran parte de nuestra gente vive en situación de informalidad, lo que puede agravar el problema. Hay mucho personal doméstico, albañiles, changarines. La economía irregular es abundante. Son personas que para sostener la economía familiar deben ir a trabajar, deben utilizar el transporte público y eso expone a su círculo íntimo. Hay que entender la realidad para analizarla”. Manifestó su apoyo a la decisión del gobierno nacional de otorgar un pago extra de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y Asignación Universal por Embarazo (AUE) por 3.100 pesos. A su vez, desde la administración pública anunciaron la entrega de un bono de 3.000 pesos para jubilados y pensionados que perciben el haber mínimo y reforzaron la provisión de alimentos en comedores comunitarios y espacios de contención de sectores vulnerables.

Es necesario buscar dónde se consiguen respiradores y cómo extender los recursos para contribuir a la no propagación del virus. La solución está en rastrear lugares de internación alternativa que pueda extender la cantidad de camas. Es urgente reforzar el sistema de salud, aunque en estado de emergencia eso resulte difícil”, consideró. Ponderó, sin embargo, la tarea de cada ciudadano de someterse a las recomendaciones de no salir de sus hogares, como principal factor de prevención.

En la provincia de Buenos Aires, hasta el momento, se contabilizaron 15 casos positivos de coronavirus. Todos se encuentra activos. En el país, el número asciende a 79 pacientes infectados desde el comienzo del contagio
En la provincia de Buenos Aires, hasta el momento, se contabilizaron 15 casos positivos de coronavirus. Todos se encuentra activos. En el país, el número asciende a 79 pacientes infectados desde el comienzo del contagio

“Estamos ante una situación complicada, donde todos tenemos que trabajar en conjunto para implementar tareas de prevención, protección y concientización que lleguen a todos los vecinos de La Matanza”, expresó. Celebró, a su vez, la resolución del Intendente Municipal Fernando Espinoza de decretar la emergencia sanitaria en todo el distrito y la creación del consejo especial interinstitucional, dedicado a promover la defensa contra el coronavirus.

En rigor, su preocupación por el colapso del sistema de salud del conurbano bonaerense ante un hipotético brote del Covid-19 coincide con la de diferentes entidades y especialistas. El doctor Pedro Cahn, expresidente de la Sociedad Internacional de Sida e infectólogo ad honorem del Hospital Fernández, avisó que se está haciendo un inventario de la capacidad del sector público y privado, y de las Fuerzas Armadas, que pueden contribuir con hospitales de campaña, por ejemplo. “Más allá de los respiradores instalados, se compraron todos los disponibles en stock. La decisión política de equipar los servicios está”, anunció.

El ex Secretario de Gobierno de Salud, Adolfo Rubinstein, dijo, en una entrevista concedida a Infobae, que la estabilidad del sistema de salud dependerá de la progresión de la pandemia en el país. “Ningún país, por más sistema de salud avanzado que tenga, puede enfrentar una epidemia de grandes proporciones. Así que, acá, la primera medida, y fundamental, es aplanar la curva de crecimiento de casos”. Lo planteó como un desafío y afirmó que atemperar la acumulación de nuevos reactivos positivos es la única manera de preparar los hospitales para acompañar la demanda civil.

"Estoy muy preocupado por la falta de camas y de respiradores. Tenemos problemas de infraestructura sanitaria que viene de larga data. Ante un eventual brote, el sistema podría colapsar", dijo Saredi

Es el mismo análisis que realizan las autoridades de todo el mapa. La clave, subrayan, para frenar el brote global es disminuir el ritmo de crecimiento de los casos. Ya lo logró China, la raíz de la pandemia, gracias a las normas de confinamiento y de distanciamiento social. Las estimaciones a nivel global coinciden en que, de persistir la tendencia actual de contagios, los índices podrían ser catastróficos en un plazo que se mide en semanas. Cuándo comenzará a desacelerarse la tendencia es, hoy, una de las mayores incertidumbres. Donald Trump pensó en julio o agosto como la fecha donde el virus estará en calidad de “controlado”. Pero los expertos sanitarios de la Organización Mundial de la Salud, indicaron que el virus seguirá expandiéndose hasta tanto los científicos puedan desentrañar los secretos del nuevo patógeno capaz de elaborar una vacuna eficaz para prevenir su contagio y nuevos tratamientos efectivos para personas ya contagiadas y en estado grave.

“Nosotros no estamos mal”, interpretó Rubinstein. Y fundamentó: “Una epidemia tiene lo que se llama un período de duplicación, donde empieza a crecer de manera geométrica. ¿Qué quiere decir progresión geométrica? Que se duplica la población de infectados. Hoy tengo uno, mañana tengo diez, pasado tengo cien. En el caso del coronavirus, se duplica más o menos en el curso de una semana, entre seis a diez días. Entonces, a menos que se tomen medidas como las que se están tomando para que la cosa sea mucho más gradual, la curva de contagios se va a empinar. Si es así, si es una curva muy empinada, colapsan los sistemas de salud. Cualquiera. Por supuesto que en la Argentina tenemos un sistema robusto, con, obviamente, bastantes limitaciones. Pero no es que estemos mal. Estamos bastante mejor que la mayoría de países de la región”.

“No es que nos sobre. No nos sobra nada pero tenemos equipamiento. Lo que pasa, es que si esto realmente se desborda, no hay manera de poder enfrentarlo. Por eso para proteger del colapso al sistema de salud, estas son las medidas que hay que tomar”, consideró. A su vez, proyectó un escenario con una población que precise internarse en una unidad de cuidados intensivos que exija la disposición de un respirador: “Ahí estaríamos complicados porque no hay suficientes, pero no acá, en ningún lado”. El ex funcionario del gobierno de Mauricio Macri valoró que las medidas de contención de la enfermedad se hayan tomado “bastante rápido”. “Dentro de todo, estamos bien”, calificó.

A fines de febrero, cuando aún no se había confirmado el primer caso de coronavirus en el país, el ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires había emitido un comunicado en el que aclaraba que todos los hospitales de la provincia están “capacitados para recibir y resolver consultas por problemas de vías respiratorias, en concordancia con los protocolos sanitarios establecidos a nivel nacional”. Según pudo saber Infobae, en varios centros de salud del conurbano y del área metropolitana están reacondicionando salas para albergar camillas y pacientes contagiados de coronavirus.

El Harvard Global Health Institute elaboró una serie de escenarios con porcentajes de adultos infectados que ocupen cama en hospitales de los Estados Unidos. Las conclusiones del estudio proyectan un sistema de atención médica saturado y abrumado por la afluencia de pacientes con coronavirus: los mapas paulatinamente van mostrando regiones más “estresadas” a medida que aumenta la cantidad de contagiados. “Vastas comunidades en Estados Unidos no están preparadas para atender a los pacientes que aparecen en Covid-19”, analizó el doctor Ashish Jha, director del instituto. Por eso, la principal medida es “aplanar la curva de crecimiento”. En Estados Unidos, en La Matanza y en todas partes del mundo.

Seguí leyendo: