Blancos o marrones: qué define el color de lo huevos y otros interrogantes acerca de este alimento

El color de la cáscara depende, en general de la línea genética del animal.
El color de la cáscara depende, en general de la línea genética del animal.

Es uno de los alimentos más comunes dentro de la dieta humana. Vienen de media o una docena o hasta en un maple de 30 unidades y se pueden encontrar recorriendo las góndolas de los supermercados o las verdulerías.

Pero a pesar de ser uno de los alimentos que generalmente se encuentra en la heladera, hay una serie de dudas que surgen: ¿Por qué hay huevos de cáscara blanca y marrones? ¿Por qué algunos se rompen y otros son más resistentes? ¿Por existen de diferentes tamaños? ¿Hay huevos azules o verdes? ¿Por qué los de color suelen ser más caros?

Para resolver estas inquietudes, Infobae consultó a el productor argentino y asesor Bernardo Kojic.

Ante la pregunta ¿por qué hay huevos color blanco y marrón?, Bernardo Kojic aseguró: "La razón es simple: se diferencian así principalmente por la raza de la gallina que los produce. El color de la cáscara depende, en general de la línea genética del animal. Las gallinas blancas ponen huevos blancos y los de color ponen huevos marrones".

A la hora de preguntarle sobre el grosor de la cáscara y el tamaño del huevo, Bernardo explica: "Las gallinas jóvenes producen huevos con cáscara mucho más resistente que las gallinas adultas. En el grosor también influyen factores nutricionales y sanitarios".

El tamaño del huevo está determinado por el tamaño de la gallina.
El tamaño del huevo está determinado por el tamaño de la gallina.

"En el caso de una misma edad del animal, normalmente la variación se
produce por razones climáticas o por razones de ingesta de calcio. La edad de la gallina determina a su vez el tamaño del huevo: el producto es más chico si el animal es más pequeño y el huevo es más grande si el ave es adulta", afirma Kojic, que además de ser productor y veterinario, es asesor de productores argentinos avícolas hace más de 32 años.

Según el Instituto de Estudios del Huevo (IEH), la cáscara tiene gran importancia ya que mantiene la integridad física del huevo y actúa como barrera bacteriológica

"El color de la cáscara depende de la concentración de pigmentos,
denominados porfirinas, depositados en la matriz cálcica y no afecta a la
calidad, ni a las propiedades nutritivas del huevo. Los diferentes niveles de coloración dependen del estado individual de la gallina", explica la entidad en un documento.

Los huevos azules 

Kojic describió que existen huevos de otros colores, como por ejemplo, azul.
"Es el caso de la gallina araucana, muy común en la zona andina, en Chile, Ecuador y Perú, países donde se venden en ferias populares los famosos huevos tintados, de un color azul-verdoso, que proviene de la gallina araucana y su precio es más elevado"

Por su parte, Javier Prida, presidente de la Cámara Argentina de Productores Avícolas (CAPIA), agregó que en China, por ejemplo, la mayor cantidad de gallinas que se crían son de un plumaje negro que producen un huevo color té con leche. "A nivel mundial lo que más se produce son los huevos de color" recalcó.

Las gallinas blancas ponen huevos más claros mientras que las marrones suelen poner huevos marrones. Reuters
Las gallinas blancas ponen huevos más claros mientras que las marrones suelen poner huevos marrones. Reuters

¿Pero por qué los huevos de color son más caros? Prida explicó que la gallina colorada es más difícil de criar, tiene mayor tamaño, consume más alimento y es más susceptible a contraer enfermedades. "Nutricionalmente un huevo blanco y uno de color son exactamente iguales" , aclaró.

Otros datos relevantes

Un huevo entero aporta en promedio 75 calorías, lo mismo que una fruta
mediana.

-Según Kojic, el color de la yema, amarilla o naranja, depende de lo que come el animal. Si se alimenta de maíz por ejemplo, la yema será más anaranjada; por el contrario si come trigo o girasol, al estilo europeo oriental, como es el caso de Ucrania, ninguno de los dos alimentos pigmenta al huevo y la yema será de un color amarillo pálido.

-Según los últimos registros de CAPIA -que midieron el consumo en el país en 2018-,  los argentinos comieron al año 270 huevos per cápita. Esta cifra
representa un descenso respecto al año anterior que se consumieron 280
unidades por persona.

MAS NOTICIAS