La campaña de maíz 2017/2018 sufrió el impacto de la sequía. Según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires se perdieron 10 millones de toneladas y las pérdidas económicas alcanzaron los USD 1.690 millones
La campaña de maíz 2017/2018 sufrió el impacto de la sequía. Según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires se perdieron 10 millones de toneladas y las pérdidas económicas alcanzaron los USD 1.690 millones

Si bien aún quedan algunos lotes sin cosechar en el sur del área agrícola que no modificarían las estimaciones de producción, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires dio por finalizada la campaña de maíz 2017/2018.

La cosecha total fue de 31 millones de toneladas, registrándose una caída de 20,5% en relación a la campaña anterior. El rendimiento medio nacional alcanzó los  60,1 quintales por hectárea, que debido a los efectos de la sequía son resultados que se encuentran por debajo de los promedios de las últimas campañas.

Una sequía que afectó el desarrollo del cereal dejando pérdidas de  230.000 hectáreas, sobre una siembra de 5.400.000 hectáreas, registrándose  un aumento del 35% en relación al promedio de los últimos 5 años. Pero además la sequía ocasionó pérdidas de 10 millones de toneladas, afectando al maíz temprano en 2.500.000 toneladas y al maíz tardío en 7.500.000 toneladas.

Las zonas más afectadas por la falta de precipitaciones fueron Córdoba, Centro-Este de Entre Ríos y Núcleo Norte y Sur.

Pérdidas económicas

Pero la sequía no solo impactó en las hectáreas sembradas y en el resultado de la cosecha, también ocasionó enormes complicaciones en toda la cadena, como es el caso de las exportaciones, la venta de insumos y en el rubro servicios.

Según los datos aportados por el departamento económico de la bolsa de cereales porteña, las pérdidas económicas alcanzaron los 1.690 millones en el agregado de valor, que significa  el 0,25% del PBI nacional,  y en exportaciones se perdieron USD 532 millones.

Hubo un efecto de la sequía en el Producto Bruto Interno del cereal, que registró una caída de 18% respecto del nivel que hubiera alcanzado de no haber afectado el déficit hídrico , pasando de USD 9.382 millones en las estimaciones de base a USD 7.691 millones en el resultado final con la afectación de la falta de precipitaciones.