Utiliza la plataforma de la última generación del Fiesta y dentro de la gama Ford se ubicará entre el EcoSport y Kuga
Utiliza la plataforma de la última generación del Fiesta y dentro de la gama Ford se ubicará entre el EcoSport y Kuga

El segmento SUV es el de mayor expansión en los últimos años. En la región sudamericana Ford pisó fuerte con el EcoSport, que tomando como base el antiguo Fiesta le desarrolló una carrocería de Sport Utility, y el éxito fue total, al igual que su liderazgo, el cual se mantiene en la actualidad pese a los múltiples rivales que aparecieron. Pero a su homónimo en Europa le está costando, por lo cual la marca decidió reforzarse con un nuevo jugador, que además invoca un nombre conocido. Se trata del nuevo Puma.

La denominación Puma evoca a una coupé compacta lanzada en 1997, que siguió vigente hasta el 2002. En 2019 vuelve, pero en formato SUV. Utiliza la plataforma de la última generación del Fiesta y dentro de la gama Ford se ubicará entre el EcoSport y Kuga -sin reemplazar a ninguno de los dos-.

La denominación Puma evoca a una coupé compacta lanzada en 1997
La denominación Puma evoca a una coupé compacta lanzada en 1997

Si bien todavía no hay medidas oficiales de la carrocería, si se informó que el baúl tendrá 456 litros de capacidad, con la particularidad de tener un portaobjetos de 80 litros abajo del piso, diseñado para transportar objetos más altos de lo normal o que estén sucios -ya que la zona es lavable porque es de plástico duro y con un desagüe-.

En un principio, en Europa se ofrecerá con un motor naftero de 1,0 litro con dos opciones de potencia: 125 y 155 CV. Ambos con transmisión manual y con un sistema híbrido ligero –EcoBoost Hybrid-, de serie en el más potente, opcional en el menos.

Además del motor naftero, hay otro eléctrico conectado al anterior por una correa, cuyas funciones son arrancar el propulsor de combustión tras detenciones cortas, recuperar energía en las fases de retención y de frenada y asistir en la aceleración. Este sistema va asociado a una batería de iones de litio de 48 voltios.

Además del motor naftero, hay otro eléctrico conectado al anterior por una correa
Además del motor naftero, hay otro eléctrico conectado al anterior por una correa

De esta manera, la marca anuncia que el sistema híbrido permite reducir un 9% el consumo de la versión de 125 CV, desde los 5,8 hasta los 5,4 l/100 km, según el ciclo de homologación WLTP. La variante de 155 CV tiene un consumo de 5,6 l/100 km. En un futuro, se sumará a la gama una caja automática y un motor diésel de 120 CV.

Con tres niveles de equipamiento -Titanium, ST-Line y ST-Line X-, se fabricará en la planta de Craiova, Rumania, y se empezará a comercializar en el Viejo Continente este año, aunque difícilmente llegue a la región.