Exclusivo: habla el creador del auto volador de Airbus

PopUp, el nuevo auto volador de Airbus (iStock)
PopUp, el nuevo auto volador de Airbus (iStock)

Uno de los principales problemas de las grandes metrópolis es el tránsito. Pérdida de tiempo y productividad, estrés, accidentes, polución. ¿Qué pueden aportar la tecnología y la innovación para mejorarlo? ¿Cómo serán los nuevos vehículos? ¿Cómo se verán las ciudades del futuro? ¿Cómo va a tener que transformarse la industria automotriz?

De acuerdo con el Índice TomTom (TOM2), en la ciudad con mayor congestión vial del mundo – Ciudad de México- "Los conductores suelen pasar un promedio de 59% del tiempo de viaje adicional retenidos en embotellamientos de tránsito, y hasta 103% en hora pico". Sólo este retraso equivale a 219 horas adicionales al año, que se suman al tiempo diario que ya se dedica al traslado.

En la Argentina, según un estudio de José Barbero y Julián Bertranoun, el transporte "es responsable de un 15% de la energía y de un 30% de los combustibles que se consumen. También se "consume" espacio, particularmente en el ámbito urbano, y tiempo; el que deben aportar las personas y los bienes en el proceso de movilización.

Frente a la necesidad de resolver estos problemas, las compañías que lideran la innovación a nivel global, realizan exhaustivos estudios para buscar nuevas soluciones. Una de las más interesantes es la que proviene del gigante de la aviación Airbus, con su novedoso PopUp, un vehículo que reconstruye completamente el concepto tradicional de transporte.

Los expertos indican que para 2030 el desarrollo será una realidad (iStock)
Los expertos indican que para 2030 el desarrollo será una realidad (iStock)

Se trata de un sistema multimodal compuesto por un vehículo eléctrico con una cápsula de drone que se desconecta del cuerpo del automóvil para volar. Ambos son autónomos y pueden acoplarse al resto del sistema como trenes e hyperloops.

Infobae entrevistó en exclusiva Antonio Casu, jefe de Ingeniería de Italdesign -una prestigiosa compañía de diseño de automóviles, ingeniería automotriz, prototipos y pruebas- quien junto a Airbus diseñaron y construyeron el PopUp. Canu explica que la idea es añadir una nueva dimensión al sistema de transporte.

"Como nosotros somos una empresa históricamente concentrada en el mundo del automóvil hemos decidido asociarnos a Airbus, líder en desarrollo de aviones. La idea gustó y entonces empezamos a darle forma. Es un tema interesante, es una integración de competencias y es la unión de dos mundos que, hasta ahora, estaban separados", afirma Canu.

Una cápsula que combina ruedas y hélices (iStock)
Una cápsula que combina ruedas y hélices (iStock)

Hijo de dos titanes

Uno de los conceptos más disruptivos del PopUp tiene que ver con su modularidad y con esta posibilidad de presentarse como un sistema intercambiable que anda, vuela o se adjunta a otro medio de transporte para integrar lo que, hasta ahora, eran medios completamente separados y diferentes.

-¿Cómo nació este proyecto tan innovador que desarrollaron desde Italdesign junto a Airbus?

Nosotros somos una empresa de desarrollo de servicios de ingeniería, de diseño y de prototipos del mundo del automóvil, trenes y del transporte en general. Ante las modificaciones que vemos en estos tiempo, como la electrificación, la digitalización, la urbanización, nos preguntamos ¿Cómo va a cambiar el mundo del transporte dentro de 10 ó 15 años?

Es algo que necesitamos pensar y estudiar muy seriamente porque determina qué vamos a hacer y cuáles son los servicios que van a requerir nuestros clientes dentro de una década. Estratégicamente hemos hecho una serie de workshop y estudios para ver cómo podemos ofrecer un servicio más completo. Tenemos que pensar más allá de lo que los clientes piden hoy, y en cambio, ser capaces de generar propuestas para el futuro próximo del mundo del transporte.

Sus creadores afirman que se necesita la aprobación de los gobierno para que circule y vuele (iStock)
Sus creadores afirman que se necesita la aprobación de los gobierno para que circule y vuele (iStock)

-¿Por qué esta idea de unir varios medios de transporte en una sola solución?

El concepto de base es añadir una dimensión más al sistema de transporte, que hoy es bidimensional: nos movemos sobre un sólo plano, usamos rutas, trenes, bicicletas, motos, camiones y autos. En el mundo, surgen nuevas mega ciudades congestionadas y llenas de grandes problemas, como Shanghai -que tiene más o menos 30 millones de personas que viven y trabajan allí, entre los alrededores y centro de la ciudad-.

Entonces, es urgente resolver el asunto del tráfico y ver cómo hacer para que la gente pueda moverse de un modo más eficientes y sin perder tanto tiempo, porque al final pasamos en el auto una porción importante del día. Hay que buscar el modo de devolver ese tiempo a las personas, para lograr más descanso y más espacio para sus intereses y otras cosas. Para eso deben servir la tecnología y la innovación.

-¿Cuál fue la reacción cuando lo presentaron en el salón del automóvil de Ginebra 2017?

Fue impresionante. En 20 años de trabajo, nunca había visto un interés tan grande en un producto. Recibimos invitaciones para pasar a ser miembros del "Board" de diferentes constructores de automóviles. Muchos de ellos nos dijeron que esa era la propuesta más genial del salón de Ginebra 2017. Eso, para nosotros, fue la confirmación de la capacidad de esta empresa de ofrecer ideas y servicios de desarrollo.

-¿En cuánto tiempo podremos ver al PopUp en las calles… y cielos?

De acuerdo al estudio que hicimos con Airbus, especulamos que hacia 2030. Pueden ser unos años antes, o después.

De "ganados" a pájaros: la nueva forma de viajar

Según los estudios encargados por Italdesign y Airbus, una de las características más importantes que tendrá el sistema de transporte del futuro próximo será presencia en los cielos de drones pequeños, medianos y grandes. Mucho de ellos formarán parte de soluciones por bloques, pensadas y diseñadas en función del territorio y de la situación -según si estamos recorriendo grandes distancias o si necesitamos acceder al centro de la ciudad o si trabajamos en sus alrededores-.

Pero ¿Cómo harán las ciudades la adaptación necesaria en términos de infraestructura y legislación? Para Marcelo Duerto, Director Ejecutivo de Accenture, "cada país tendrá su propio ciclo de adopción, tanto en materia legislativa como cultural. Para ello, las automotrices deberán pensar como sociólogos, actuar como diseñadores de experiencias y codificar como empresas de informática".

Viajar de un lado a otro será programado con anticipación (iStock)
Viajar de un lado a otro será programado con anticipación (iStock)

-¿Cuáles fueron las conclusiones a las que llegaron en estos workshops y múltiples estudios, en los que analizaron las características del tránsito y del transporte para dentro de 10 a 20 años?

Es un panorama donde vamos a cambiar la perspectiva, vamos a ver las ciudades volando. Volaremos a una velocidad que no es enorme. Vamos a poder disfrutar del panorama de nuestra ciudad y alrededores con mucho más gusto, con vehículos totalmente eléctricos, con una reducción importante del smog en ciudades muy congestionadas y lo mejor es que, de esa forma, las personas tendrán más tiempo para ellas.

Se ganará más tiempo porque el transporte será más rápido y permitirá disfrutar del paseo. Se sumarán además distintos software que van a permitir, por ejemplo, que la ciudad "entreviste" a los pasajeros para que decirles: "En esta región estamos planificando hacer una universidad o un parque de diversiones ¿qué pensás?" Y la gente lo va a poder ver en realidad aumentada. Esa es una manera de aumentar la interacción entre el sistema de transporte y las personas; una nueva forma de viajar y de vivir la ciudad y el vuelo desde la calle o en el transporte.

Antonio Casu, jefe de Ingeniería de Italdesign (MB)
Antonio Casu, jefe de Ingeniería de Italdesign (MB)

-¿Qué pasa con las reformas en infraestructura que tienen que hacer las ciudades?

En el caso de nuestro vehículo, nos enfrentamos con problemas de infraestructura y de regulación -algo que ya está pasando con varios de los nuevos desarrollos que aparecen-.

El PopUp necesita volar y trasladarse por las calles. Si tuviera que adaptarse a las regulaciones actuales, no podría volar por el peso que tendría una estructura que responda a esas exigencias de seguridad. Entonces, necesitamos esperar a que, por ejemplo, los vehículos autónomos ya sean una parte normal de las ciudades y a que los gobiernos hagan las modificaciones de la reglamentación del vuelo y del transporte terrestre. Eso requiere tiempo. Mientras tanto, irán surgiendo avances tecnológicos en cuanto a la capacidad de las baterías, que van a permitir a esos módulos volar con una autonomía de unos 30 minutos y a una velocidad de 50 o 100 km/h.

La cápsula también podrá conectarse con otros medios de transporte (iStock)
La cápsula también podrá conectarse con otros medios de transporte (iStock)

-¿No corremos riesgos de tener no sólo calles congestionadas sino cielos saturados?

… ¿Y vivir en un mundo como hemos visto en algunos films de ciencia ficción, como Blade Runner, etc.? Puede ser. El tema es que cualquier decisión conlleva puntos positivos y negativos. Se justifica si ves un avance, un mejoramiento en las condiciones de vida de las personas que podrán viajar y tener tiempo para ellas y para disfrutar. Si uno se detiene a pensar, ahora mismo, ¿cuántas personas están en su coche y van leyendo emails, enviando mensajes de texto con su Smartphone? Eso es muy peligroso, pero una parte de las desventajas del avance de las tecnologías de la comunicación (y algo que podría evitarse con vehículos autónomos).

El auto del futuro: mío, tuyo y nuestro

En el año 2025, todos los autos particulares nuevos que se vendan serán vehículos conectados. Así lo concluyó un nuevo estudio de Accenture, que afirma que en los próximos 5 a 10 años, la digitalización cambiará completamente el funcionamiento de la Industria Automotriz.

Para Leonardo Valente, director de Tecnologia de IAPI, "las tecnologías de conexión más modernas, en especial los enlaces de 5G – que debutaron en el Mobile World Congress de Barcelona, en febrero pasado – resultan una base fundamental sobre la que construir la autonomía vehicular".

Para él, "un vehículo autónomo podría, por ejemplo, prescindir de la necesidad de ocupar un estacionamiento – muchas veces en lugares u horarios no permitidos – y circular a baja velocidad sin entorpecer el tránsito o dirigirse al próximo lugar de uso mientras su operador recoge hace un trámite o culmina un proceso de entrega, y eso nos lleva a otro punto que aparece con claridad: Estas tecnologías no van a reemplazar, durante unos cuantos años, al conductor sino que van a simplificar su operatoria, mejorar su seguridad y probablemente aumentar su productividad."

Por su parte, Marcelo Duerto, sostiene que "el auto pasa de ser un modo de transporte, a convertirse en un espacio para vivir. Vehículos conectados, y más aún autónomos, dejarán de representar una pérdida de tiempo para convertirse en un espacio en que podrán continuar sus actividades del mismo modo que en la oficina, sus casas o un hotel. Asimismo, cambiará la concepción de propiedad de los autos. La gente dejará de comprar autos, para pasar a comprar acceso a diferentes servicios que provean las terminales".

Hay una teoría que indica que el transporte va a evolucionar hacia una situación en la que ya no vamos a tener nuestro vehículo propio, sino que va a ser como una suerte de bien compartido que vamos a ir dejando en distintas partes de la ciudad y utilizando de manera comunitaria.

Me parece mucho más que una teoría, es casi una certeza. Hay ciudades de Europa en las que uno ve un gran crecimiento en el servicio de alquiler de coches. Los jóvenes no tienen interés en tener su propio auto, lo que les interesa es la experiencia de uso, no la propiedad. Entonces, es una pregunta que casi todos los constructores de automóviles se hacen porque eso cambiará el modelo de negocio de la industria automovilística. Algo similar se puede ver con los Smartphone.

Hay servicios que no hacen negocios vendiendo los aparatos, sino vendiendo servicios, como Google Store o Apple Store. Eso, en el mundo automovilístico o en el mundo de aviones o de transporte tradicional, es una cosa que tiene ser aprendida. El sistema del PopUp no prevé de que vos te puedas comprar el coche o el drone. Sólo puedes, a lo sumo, comprarte la cápsula para verla con tu propia personalización. Lo que en realidad estas comprando es un servicio de transporte. Una vez que lo has utilizado está a disposición de los otros.

-¿No vamos a conducir más?

No vamos a conducir más en el PopUp, pero seguro en 10 o 20 años, vas a poder elegir medios de transporte para conducir como diversión, para disfrutar otras cosas. Sólo vas a conducir si queres disfrutar de la experiencia, el fin de semana, mientras tomás una autopista por el mar o la montaña. Pero, cuando estés en la ciudad por trabajo o volviendo a casa, ese tiempo de viaje, de conducir, que es estresante, le será devuelto a las personas para el ocio y el descanso.

-¿El resto de los vehículos los imaginás también con un movimiento completo hacia lo eléctrico?

Es un tema difícil de ver, creo que dentro de 10 años, mega ciudades como Shangai, San Francisco o San Pablo Brasil van a ser zonas donde sólo podrán desplazarse vehículos eléctricos. Pero deben hacerse las cuentas y confrontarse con los otros vehículos que están en el parque automotor, consensuar. Hay países en donde los gobiernos pueden tomar medidas drásticas de un día para el otro, como en China y decir "a partir de este día sólo vehículos eléctricos en el centro de la ciudad". Yo creo que en el mundo occidental, América o Europa, vamos seguir teniendo algunos de los vehículos que hemos visto en los últimos 20 años.

Es claro que cada país irá adoptando estos cambios tecnológicos de forma muy difícil, de acuerdo a su riqueza e inversión (y visión) en infraestructura.

Para Leonardo Valente, quien conoce la particularidad del modelo regional, y argentino: "La industria discute la velocidad o el formato de estos cambios, pero nadie se anima hoy a cuestionar su ocurrencia. En un país que depende enormemente del automóvil (y el camión) como ejes centrales de su economía y fuerzas relevantes para recuperar su competitividad, la aparición nuevas tecnologías y su implementación concreta en el exterior, implica la decisión de profundizar estas diferencias o avanzar apelando a la creatividad, innovación y talentos locales." Para él, "existen muchas iniciativas en nuestro país que nos permiten mirar al futuro con una visión positiva, porque es una situación que ya advierten los funcionarios, los empresarios e incluso los conductores".

Muerte o transformación de las automotrices

La Industria Automotriz está viviendo una revolución sin precedentes y en los próximos 5 a 10 años la digitalización modificará su funcionamiento. La razón tiene nombre y apellido: Vehículo Conectado. El avance de las nuevas tecnologías es cada vez más acelerado y muestra de ello es que, de acuerdo con un informe reciente de Accenture, para el año 2025, todos los automóviles particulares nuevos que se vendan serán vehículos conectados.

Según un reporte del World Economic Forum y Accenture, la digitalización representa una oportunidad de ingresos para la Industria Automotriz por US$ 667 mil millones hacia el año 2025. Ante esto, actualmente, las compañías de la industria están enfocadas en tres áreas estratégicas:

1.​ Digitalización de la experiencia del consumidor: se trata de desarrollar ofertas predictivas y personalizadas para los clientes. Entregar productos y servicios a los clientes a través de diferentes plataformas (canal online, tienda física, servicio al cliente, etc.), coordinadas entre sí.

2.​ Digitalización de las operaciones: entre otros aspectos, se refiere a la gestión de supply chain virtual, producción digital y automatización de procesos.

3.​ Digitalización de servicios y productos: Ante el surgimiento del Vehículo Conectado, la digitalización para la personalización de productos y servicios es clave. Entre las diferentes opciones se encuentran el seguimiento automático de mantenimiento, servicio al cliente automatizados, asistencia remota, desarrollo de la realidad virtual para la venta más interactiva, entre muchos otros.

-¿Hacia dónde mutará el modelo de negocio de las automotrices?

Aquí hay muchas teorías, hay muchas especulaciones. No tenemos una idea clara de lo que sería una vía definitiva. Tenemos por lo menos 4 años de exploración donde haremos diferentes experiencias, algunas serán probablemente no tan positivas, no quiero llamarla errores, pero nos ayudará a identificar lo que puede ser la dirección definitiva.

Para mí es más importante pensar en un cambio en el modelo de negocios. Hoy, casi todos tienen su auto propio y lo tienen por algunos años. Más temprano que tarde, veremos menos coches de propiedad exclusiva, aunque el uso de coches será mayor. Entonces, la necesidad de cambiar el vehículo más rápido sería más grande y la cantidad de vehículos producidos podría no verse tan afectada.

En "Planeamiento Estratégico del Transporte: la experiencia internacional", un extenso y minucioso estudio del transporte en el mundo, realizado por la Univerisidad de San Martín y el Instituto Argentino del Transporte se consideran los elementos de cambios tecnológicos que se darán a nivel global que tendrán que ver con factores tales como:

– Proceso de urbanización, con un aumento en la población de la ciudades, que tendrán más de 10 millliones habitantes en los próximos 10 años.

– La agenda del cambio climático, que promueve estándares de eficiencia energética.

– Nuevos modelos de Negocio en el sector transporte , como aplicaciones móviles y con un fuerte papel del sector privado ofreciendo innovación (como Uber, Lyft, Zipcar, etc).

– La tendencia de la Innovación Cero orientada al uso de tecnología para llevar los efectos adversos del tránsito a cero (cero polución, cero ruido, cero accidente).

A su vez, para este documento, entre las tecnologías más promisorias para el sector, destacan:

– Sistemas de transporte automáticos o inteligentes. De acuerdo al International Transport Forum (2015) en Europa se podría satisfacer la demanda actual de movilidad sólo con el 10% de los autos que circulan, por medio de la tecnología de taxibots combinada con sistemas de transporte masivo eficiente. A su vez, un estudio de Lawrence Berkeley Laboratory, asegura que los taxis autónomos reducirían entre un 87% y un 94% las emisiones.

– Modos alternativos. las nuevas tecnologías podrían ofrecer drones "cuadricopter" que reemplacen a los vehículos tradicionales para algunos servicios.

– Combustibles alternativos. Habrá cada vez más vehículos híbridos. Los eléctricos aparecen como los más prometedores, e irán creciendo con el mejoramiento de las baterías. Serán el Departamento de Energía de los EEUU, el mercado de vehículos eléctricos que era inexistente en 2010, creció exponencialmente en solo 3 años.

Mientras las compañías tradicionales de la industria automotriz se adaptan a los nuevos tiempos, surgen jugadores que piensan el negocio a futuro. Un ejemplo de transformación y modernización del transporte es sin dudas, Tesla. Desde Accenture comentan que "cuando preguntamos a qué se dedica esta marca, todos respondemos que fabrica autos, mientras que su principal negocio es desarrollar softwares".

Otros ejemplos de empresas que no producen autos, pero revolucionan el mundo del transporte, son Uber y Spotify, que unieron fuerzas para permitir a los pasajeros personalizar su traslado controlando remotamente la música a través de la aplicación Spotify. Uber y Starbucks realizaron otro acuerdo para ofrecer a los pasajeros estadounidenses un 20 por ciento de descuento si usaban un Uber para ir a un Starbucks. Finalmente, McDonald's acaba de anunciar que planea utilizar Uber para ofrecer delivery.

LEA MÁS

La increíble solución de una ciudad china para que un tren atraviese una zona llena de edificios

El robot personal de delivery creado por Vespa