727 vueltas alrededor de la pista y 500 kilómetros: los números de la marca (Kunihisa Kobayashi/Red Bull)
727 vueltas alrededor de la pista y 500 kilómetros: los números de la marca (Kunihisa Kobayashi/Red Bull)

Masaru Abe transitó 500,532 kilómetros a una velocidad promedio de 40 kilómetros por hora durante trece horas sobre una pista ovalada de menos de 700 metros. Batió un récord mundial. Tamaña estadística cobra valor y gana característica de epopeya por la naturaleza de la gesta: lo hizo a bordo de una motocicleta, más precisamente sobre la rueda trasera de una Yamaha Jog.

Realizó el "wheelie" más largo de la historia. Su objetivo inicial era superar los 600 kilómetros, pero sucumbió ante el cansancio físico y mental de recorrer más de 500 kilómetros y trece horas sobre la rueda trasera de una moto de rendimiento modesto, urbano, una scooter de 125 cc de cilindrada. Durante la última hora, Abe manifestaba ya su dolor mediante gritos y llanto, pero insistía en continuar.

El piloto japonés hizo “wheelie” durante trece horas. Cuando terminó fue asistido por los médicos (Kunihisa Kobayashi/Red Bull)
El piloto japonés hizo “wheelie” durante trece horas. Cuando terminó fue asistido por los médicos (Kunihisa Kobayashi/Red Bull)

A las ocho horas ya había superado la plusmarca anterior: Yasuyuki Kudo había transitado 331,0195 kilómetros a "caballito" en 1991. Su intención era duplicar el registro. El piloto japonés hizo gala de su resistencia y concentración para circular durante tanto tiempo en una rueda, con un control marcial de su acelerador que oscilaba alrededor de los 40 kilómetros por hora sobre la pista del Kawaguchi Auto Race de Satiama.

El reto se desarrolló sobre la pista del Kawaguchi Auto Race de Satiama (Kunihisa Kobayashi/Red Bull)
El reto se desarrolló sobre la pista del Kawaguchi Auto Race de Satiama (Kunihisa Kobayashi/Red Bull)

Durante el reto, sus asistentes le repartían a bordo de otro scooter bebidas energéticas para optimizar el rendimiento del hombre-record. En el video también se percibe cómo él mismo toma la lata y bebe, sin perder el control de la motocicleta. 500,532 kilómetros, 727 vueltas, trece horas, Masaru Abe terminó su hazaña clamando dolor. Automáticamente fue asistido por los médicos. Solo después, celebró.

LEA MÁS: