Tokio 2020, los Juegos del silencio

(ATR) Las Olimpiadas sin espectadores no son una señal de que estamos escapando de las garras de la pandemia.

(ATR) Esta semana, argentinos y colombianos se sorprendieron ante lo que el silencio de un estadio puede revelar. Emiliano Martínez, el arquero de Argentina, se dedicó a hablarles a sus rivales colombianos durante la tanda de penales por las semifinales de la Copa América. Los enloqueció, los colombianos fallaron, Martínez atajó tres penales y Argentina jugará este sábado la final con Brasil en el legendario estadio Maracaná.

Las palabras de Martínez, algunas injuriosas, fueron escuchadas por todos los espectadores ante el televisor. Ventajas de un estadio, en este caso en Brasilia, completamente vacío. ¿Qué escucharemos en Tokio, qué escucharemos de Tokio?

La pandemia del covid-19 se cebó especialmente con América Latina. Así, mientras la Eurocopa mostraba gente en las tribunas y Wimbledon no dejará una sola butaca libre en el Court Central este fin de semana, la Copa América es un desierto de espectadores.

Y ahora lo será Tokio. Llamativo: la tercera economía del planeta, el país más tecnológico del mundo, termina más cerca de las medidas de América Latina que de la realidad de Europa y Estados Unidos. El dato duro es que apenas el 15 por ciento de los 126 millones de japoneses han sido vacunados al completo contra el covid-19.

Ahí está buena parte de la explicación de que los Juegos Olímpicos, la gran celebración de la humanidad, se celebren en medio de un estruendoso silencio. Podrá haber fans virtuales e imágenes que disimulen el vacío en los estadios, pero serán unos Juegos tensos, como advirtió recientemente Gianni Merlo, presidente de la Asociación Internacional de la Prensa Deportiva (AIPS).

"Este coronavirus ha creado cierta confusión en el corazón del pueblo japonés y de los organizadores (...). Venimos a llevar un mensaje de esperanza, no a destruir Japón. Estamos pagando los errores del gobierno, porque la vacunación sigue siendo lenta. Pero todos estamos completamente vacunados. El pueblo japonés no debe vernos como el enemigo que trae el coronavirus".

Con tribunas vacías y parques olímpicos vacíos, la distancia entre los Juegos reales y los televisados será mayor que nunca. Lo que vean y sientan en Tokio atletas, técnicos, dirigentes y periodistas será muy diferente a la experiencia televisiva en HD, 4K u 8K. Sí, es cierto que siempre lo fue, pero la distancia esta vez será sideral. Una responsabilidad mayor que nunca para Yiannis Exarchos y el equipo de Olympic Broadcasting Services (OBS) y el Olympic Channel. Lo que ellos muestren, y cómo lo muestren, será fundamental para escribir la historia de estos Juegos.

Vicepresidenta del Comité Olímpico Mexicano (COM), Jimena Saldaña recorrió el mundo por años de la mano del fallecido Mario Vázquez Raña. Conoce los Juegos, no solo los Olímpicos, también los regionales, y dijo a Around the Rings que, pese a la falta de espectadores, Tokio 2020 "será un bálsamo".

"Estoy convencida de la necesidad que tiene el mundo de un bálsamo como los Juegos Olímpicos. La humanidad tiene una gran necesidad, de pasar días disfrutando las actuaciones de los grandes atletas, será una manera de transmitir emociones positivas, aliento y fuerza en una época tan difícil para la humanidad como ha sido la pandemia. Y la salud de nuestros atletas es lo principal, ¡que no se nos olvide!".

Otra persona, de altas responsabilidades en una federación olímpica, dijo a Around the Rings, bajo la condición de que no se revelara su nombre, que lo lógico sería no celebrar los Juegos. "Si fuera por temas de salud, los Juegos no deberían hacerse, eso está claro. Si se hacen es por los deportistas".

Los de Tokio 64 fueron los Juegos de la restauración del orgullo nacional japonés tras la humillación de la Segunda Guerra Mundial y ser víctima del único ataque nuclear de la historia. Cincuenta y seis años más tarde, y finalmente 57, los de 2020/2021 debían ser la celebración de un país que ama el deporte, un país que encanta por múltiples razones, un país que en agosto de 2016 en el Maracaná mostró que era capaz de transformar a su primer ministro en Super Mario Bros. ¿Qué más sería capaz de hacer Tokio en 2021, qué fantásticas sorpresas le ofrecería al mundo?

Pregunta a esta altura imposible de contestar. Los de Tokio 2020 se encaminan a ser recordados como los Juegos de la pandemia, los Juegos del control, los Juegos del silencio. La gran celebración de la humanidad a la que estamos acostumbrados será virtual, como tantas cosas en este último año y medio de profundos cambios y restricciones. Es casi lógico, muy coherente con el mundo de hoy. Pero no deja de ser asombroso.

Reportado por Sebastián Fest

Para comentarios o preguntas generales,pulse aquí.

Su mejor fuente de noticias sobre los Juegos Olímpicos esAroundTheRings.com, sólo para suscriptores.