Dos niñas en Siria usan cubrebocas como medida preventiva. Niños misteriosamente se han salvado del coronavirus a nivel mundial (Delil Souleiman/AFP)
Dos niñas en Siria usan cubrebocas como medida preventiva. Niños misteriosamente se han salvado del coronavirus a nivel mundial (Delil Souleiman/AFP)

Una de las pocas ventajas de la propagación del coronavirus (Covid-19) es que deja a los niños pequeños prácticamente intactos, un misterio que, según los virólogos, puede tener pistas vitales sobre cómo funciona el virus.

En China, solo el 2.4% de los casos reportados eran niños y solo el 0.2% de los casos reportados eran niños que se enfermaron gravemente, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Hasta el momento, en China no ha muerto ningún niño como consecuencia del Covid-19.

Mientras tanto, el nuevo coronavirus ha resultado especialmente mortal en el otro espectro. La tasa de mortalidad en China para los mayores de 80 años se estima en un 21.9%, según la OMS. Sin embargo, para las edades de 10 a 39 años, la tasa de mortalidad es de aproximadamente 0.2%, según un estudio basado en los registros de pacientes de 44,672 casos confirmados. Y las muertes y los síntomas graves son casi inexistentes incluso a edades más tempranas.

Eso significa que el nuevo coronavirus se comporta de manera diferente a otros viruses, como la influenza estacional, la cual es especialmente peligrosa para los muy jóvenes y los muy grandes.

“Con enfermedades respiratorias como esta, normalmente vemos una curva parecida a una U sobre quienes resienten más la enfermedad. Niños pequeños siempre están en un extremo de la U porque sus sistemas inmunológicos aún no están desarrollados y las personas mayores en el otro extremo porque sus sistemas inmunológicos se debilitan”, dijo Vineet Menachery, virólogo del Centro Médico de la Universidad de Texas. “Con este virus, el lado de la U falta por completo”.

Un hombre y un niño usan mascarillas para evitar contraer un nuevo coronavirus, en el distrito comercial de Myeongdong, en Seúl, Corea del Sur. 20 de febrero de 2020. REUTERS/Heo Ran.
Un hombre y un niño usan mascarillas para evitar contraer un nuevo coronavirus, en el distrito comercial de Myeongdong, en Seúl, Corea del Sur. 20 de febrero de 2020. REUTERS/Heo Ran.

Descubrir por qué los niños son menos afectados podría conducir a avances en la comprensión de cómo y por qué el virus enferma y mata a otros grupos de edad, dijo Frank Esper, especialista en enfermedades infecciosas pediátricas de la Clínica de Cleveland. Entre las preguntas que Esper y otros están explorando: ¿La gravedad de la infección está relacionada con lo que los pacientes estuvieron expuestos anteriormente? ¿Tiene que ver con cómo nuestro sistema inmunológico cambia con la edad? ¿O podría deberse al daño por contaminación en los pulmones que las personas acumulan con los años?

“O tal vez no tiene nada que ver con el virus y tiene que ver con el huésped, como afecciones subyacentes en los pulmones, diabetes o hipertensión. Después de todo, pocos niños de 7 años o recién nacidos tienen hipertensión”, dijo Esper, quien estudia infecciones respiratorias virales y nuevas enfermedades. “Descubrir lo que está en juego aquí podría ser útil de muchas maneras”.

Los brotes previos de coronavirus también han dejado misteriosamente a los jóvenes. Ningún niño murió durante el brote de SARS en 2002, que mató a 774 personas. Y pocos niños desarrollaron síntomas del mortal coronavirus MERS, que ha matado a 858 individuos desde 2012.

Para saber por qué, Menachery ha estado infectando a ratones con SARS en su laboratorio de Texas, que es un primo muy cercano al nuevo coronavirus. Los ratones bebés en su laboratorio no se han infectado, mientras que los ratones más viejos han tenido sus pulmones y cuerpos devastados por la enfermedad.

Menachery descubrió que las muertes de los ratones más viejos estaban fuertemente relacionadas no solo con la debilidad de sus sistemas inmunes sino también con una “desregulaciónque causaba que sus sistemas inmunitarios reaccionaran de forma exagerada al coronavirus del SARS. Es similar a cómo los humanos mueren de infecciones por el nuevo coronavirus, llamado SARS-CoV-2.

Trabajadores en trajes protectores limpian las habitaciones de un hospital improvisado que fue cerrado después de que el último grupo de pacientes con coronavirus haya sido dado de alta, en Wuhan, el epicentro del brote de coronavirus, en la provincia de Hubei, China, el 8 de marzo de 2020. China Daily vía REUTERS
Trabajadores en trajes protectores limpian las habitaciones de un hospital improvisado que fue cerrado después de que el último grupo de pacientes con coronavirus haya sido dado de alta, en Wuhan, el epicentro del brote de coronavirus, en la provincia de Hubei, China, el 8 de marzo de 2020. China Daily vía REUTERS

“Es la respuesta agresiva de su sistema inmunológico lo que los está dañando, incluso más que la infección en sí”, dijo Menachery. “Es como si la policía respondiera a un delito menor con un equipo SWAT atravesando la puerta”.

Sin embargo, la pregunta que él y otros aún han tenido problemas para responder es por qué los ratones bebés escapan ilesos.

Algunos expertos han planteado la teoría de que, debido a que los niños están muy expuestos a otros cuatro coronavirus leves que circulan cada año y causan el resfriado común, eso puede dar a los niños algún tipo de inmunidad fortalecida. Pero muchos tienen dudas sobre ese argumento porque los adultos también contraen los coronavirus del resfriado común y los sistemas inmunes de los niños, especialmente los menores de cinco años, están subdesarrollados, lo que debería hacerlos más vulnerables, no menos.

Si se confirma que los niños son menos propensos a la infección, entonces sospecho que hay algo más mecánico que inmunológico”, dijo Esper, el experto en infecciones pediátricas. “Algo sobre los receptores en los cuerpos de los niños o sus pulmones está interfiriendo con la capacidad del virus para adherirse”.

“Simplemente muestra cuánto no sabemos sobre este virus”, dijo Stuart Weston, un virólogo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland que ha estado probando medicamentos antivirales que podrían ayudar a tratar el nuevo coronavirus. “El enfoque ahora está en las vacunas y el tratamiento, pero hay todas estas grandes preguntas que vamos a querer responder a largo plazo si queremos entender realmente cómo funcionan estos coronavirus”.

Un grupo de investigadores del Imperial College de Londres es uno de los primeros en estar haciendo pruebas de una vacuna contra el nuevo coronavirus, con la esperanza de tenerla disponible para finales de año.
Un grupo de investigadores del Imperial College de Londres es uno de los primeros en estar haciendo pruebas de una vacuna contra el nuevo coronavirus, con la esperanza de tenerla disponible para finales de año.

Así que con todo esto, ¿tiene sentido cerrar escuelas?

Porque pocos casos han sido encontrados en niños, ha habido especulación de que los niños simplemente son menos propensos a ser contagiados.

Pero muchos epidemiólogos sospechan que en realidad síntomas leves están enmascarando que los niños están siendo infectados en la misma proporción que los adultos. Nuevos datos publicados la semana pasada por investigadores chinos, mostraron a las autoridades que buscaban casos de coronavirus basados ​​en síntomas encontraron tasas más bajas en los niños. Pero cuando se basaban en el rastreo de contactos (pruebas de personas que entran en contacto con un caso confirmado), los niños parecían infectarse al mismo ritmo que los adultos.

Sabemos por investigaciones de pandemias que cerrar las escuelas puede ser efectivo en desacelerar la trasmisión porque los niños son normalmente conductores de infección. Ellos los propagan a sus padres, familiares y la comunidad en general”, dijo Caitlin Rivers, una epidemióloga en el Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud.

Algunos distritos se encontrarán cerrando escuelas porque será muy difícil mantenerlas abiertas si profesores, directores y conserjes se infectan, dijo Rivers, quien tiene hijos. “Podemos terminar cerrando escuelas en parte para proteger a los adultos y al personal”.

MÁS SOBRE ESTE TEMA