Neil Parker posa para una fotografía el miércoles en el Hospital Princess Alexandra en Queensland, Australia. (Albert Pérez / EPA-EFE)
Neil Parker posa para una fotografía el miércoles en el Hospital Princess Alexandra en Queensland, Australia. (Albert Pérez / EPA-EFE)

Neil Parker estaba a cerca de 20 pies de altura sobre una cascada y, de repente, ya no estaba escalando más. Las rocas que había subido muchas veces antes no lograron soportar más su peso. Él estaba cayendo mientras su cabeza rebotaba en contra de las rocas.

Segundos después, el hombre de 54 años entró en el fondo del arroyo de las cataratas.

"De inmediato pensé, 'Bueno, ahora estoy en un gran problema'", dijo el miércoles.

Su pierna izquierda, justo por arriba del tobillo, se encontraba separada de su cuerpo de manera "por la mitad" y su muñeca izquierda también estaba rota. Por si no hubiera sido lo suficientemente malo, él estaba completamente solo.  Parker no había comentado con ninguna otra persona su plan de dar un pequeño paseo en la Montaña Nebo en el área noroeste de Brisbane, Australia, el domingo y rápidamente confirmó al revisar su teléfono a quien llamar para pedir ayuda, pero no era una opción. No había señal en el profundo barranco rocoso en el que ahora se encontraba acostado.

"Estaba pensando 'la única manera en la que podré ser rescatado es si yo me rescato a mí mismo", dijo Parker, un escalador experto con años de experiencia como voluntario del Servicio de Estado de Emergencia Australiano. "Sabía que no había manera de que me encontraran en la localización donde estaba".

En lo que un doctor llama "una increíble historia", Parker tuvo que gatear por dos días, llevando consigo su pierna rota alrededor por dos millas de terreno escabroso, antes de que pudiera verlo el helicóptero que lo transportó a un lugar cercano el martes.

"Nunca he escuchado de un esfuerzo de supervivencia con dos extremidades rotas", dijo Nicola Ward, un cirujano ortopedista que trata a Parker en el Hospital Princesa Alejandra en Queenisland, durante una conferencia de prensa el miércoles.

Bushwalker Neil Parker fue rescatado el 17 de septiembre al noroeste de Brisbane, Australia, después de caerse de una cascada y arrastrarse durante dos días con una pierna rota. (AIRE DEL GOBIERNO DE QUEENSLAND (QGAir))
Bushwalker Neil Parker fue rescatado el 17 de septiembre al noroeste de Brisbane, Australia, después de caerse de una cascada y arrastrarse durante dos días con una pierna rota. (AIRE DEL GOBIERNO DE QUEENSLAND (QGAir))

La saga comenzó el domingo temprano cuando Parker, miembro desde hace tiempo de un club de caminatas en Brisbane, tomó su equipo de excursionismo, una mochila con suministros y si dirigió a realizar una caminata de tres horas en Cabbage Tree Creek. Si todo salía como lo había planeado, volvería a su casa antes del almuerzo.

Después de una hora con 40 minutos en excursión, Parker llegó a la cascada y poco después, comenzó a escalar por donde normalmente lo hacía. Pero esta vez "solo resbaló y cedieron" las antes sólidas rocas de la cascada, contó Parker.

"Me detuve la primera vez que me deslicé", dijo, "pero al tomar demasiado impulso, me fui"

Cuando caía, parque recuerda golpear y rebotar en las rocas antes de aterrizar tres o cuatro pies por debajo del agua.

"El hecho de que no haber sufrido lesiones en la cabeza, pienso que es bastante sorprendente", dijo

Sin localizador personal, Parker dijo que su teléfono celular era la única manera en la que podía contactar a alguien para que lo ayudara, Pero lo dejó caer accidentalmente en el arroyo cuando intentaba guardarlo después de verificar el servicio.

En ese momento Parker decidió que tenía que moverse si quería ser encontrado.

"No le avisé a nadie a donde iba", dijo, "no tenía manera de contactar a nadie para decirles donde estaba o como estaba o nada parecido, estaba en el peor escenario posible".

Usando sus bastones de senderismo y vendajes a manera de férula porque "toda la parte inferior de mi pierna estaba suelta", dijo Parker, fijó su objetivo en un lugar a dos millas donde los lugareños solían hacer ejercicio. Entonces comenzó a gatear.

"Tuve que cargar mi pierna y las piernas son muy pesadas cuando no están conectadas a ninguna otra cosa", dijo. "La cargaba metro o metro y medio antes de tener que detenerme a tomar un descanso".

Durante el camino, Parker racionaba su comida – un puñado de nueces, una barra de proteína y algunas paletas – y los medicamentos para el dolor. Por la noche cuando la temperatura bajaba, utilizaba la ropa térmica que había empacado, tratando fallidamente de ponerse cómodo en aquel terreno rocoso.

"Estaba muy sensible pensando en que no era una buena manera de morir, solo acostado aquí, esperando y esperando", dijo.

Lo que él no sabe es como las personas dieron con él.

Cuando no se presentó a trabajar el lunes por la mañana, su jefe llamó a su exesposa, quien alertó a sus hermanas. Parker dice que una persona recordó que él había mencionado que iría al arroyo el fin de semana y pasó la información a su exesposa. El lunes, su familia comenzó a buscarlo con la ayuda de su grupo de excursionismo, reportó ABC.

El siguiente lunes, Queensland Government Air se unió a los esfuerzos, enviando un helicóptero a sobrevolar el área.

Aproximadamente a las 10:30 de la mañana del martes, un grupo de rescatistas visualizó a un hombre "acostado a las orillas del arroyo, debajo de la copa de un enorme árbol y agitando un objeto de color", de acuerdo con la línea del tiempo proporcionada al Washington Post. Las imágenes del rescate compartidas en Facebook muestran a un hombre, con una pierna color azul y pantalones color canela, atado a una tabla que se elevan a un helicóptero que los espera.

El hombre fue "afortunado de ser encontrado", escribieron las autoridades en Facebook.

Durante una conferencia el miércoles, Parker dijo que su supervivencia no habría sido posible sin la formación que había tenido como miembro de un club de excursionismo.

"Utilicé todo lo que traía en mi kit", dijo. "Si no hubiera tenido algo de lo que contenía, hubiera sido todavía más difícil. Eso hizo la diferencia entre salir en esta condición o probablemente no hacerlo".

Ward, el cirujano ortopédico, dijo que Parker sufrió "lesiones significativas" en la caída. Además de romperse la muñeca, los huesos que formaban el tobillo de Parker también se fracturaron. Su pierna estaba "muerta e inútil", dijo.

"Pienso que una persona normal por su cuenta no sería capaz de salir de la montaña", dijo "Él lo hizo extremadamente bien".

La idea de Parker de convertir sus bastones de senderismo en una férula fue "genial", dijo Ward

Un portavoz de hospital dijo al Post que esperan que Parker permanezca bajo cuidado por dos semanas. Es posible que pasen otras ocho o 10 semanas antes de que pueda comenzar a poner peso sobre su pierna.

Pero Parker dice que eso no lo detendrá

"Estoy muy confiado en que saldré de esta", dijo, "tal vez no decida hacer cosas muy extremas en el futuro, pero mi naturaleza de es de aventurero y quiero darles otra oportunidad a estas cosas".