Cyntoia Brown en 2006 (izquierda) y en 2013 (derecha) (Foto: Reuters)
Cyntoia Brown en 2006 (izquierda) y en 2013 (derecha) (Foto: Reuters)

Cyntoia Brown, una supuesta víctima de tráfico sexual que fue condenada por asesinar a un hombre que la había recogido y llevado a su casa, fue liberada a primera hora del miércoles después de pasar 15 años en prisión.

Su sentencia a cadena perpetua fue conmutada en enero por el entonces gobernador de Tennessee, Bill Haslam.

Brown, cuyo caso despertó la atención nacional y fue apoyado por famosas como Rihanna o Kim Kardashian, tenía 16 años cuando cometió el crimen, que ella describió como un acto en defensa propia. Brown admitió haber disparado a Johnny Allen, un agente inmobiliario de Nashville de 43 años, en la parte posterior de la cabeza mientras estaban en su cama. Dijo que creía haberlo visto sacando una pistola.

Brown le dijo a las autoridades que ella estaba viviendo en aquel momento con un novio abusivo al que llamaban "Corta Garganta", que la agredía sexualmente y la forzaba a ejercer la prostitución.

En 2006, Brown fue condenada por un asesinato en primer grado y por robo agravado, y recibió una sentencia de por vida en prisión.

La cadena perpertua significaba que no habría sido elegible para la libertad condicional hasta que cumpliera 60 años, lo que Haslam dijo que era "demasiado duro, especialmente a la luz de los extraordinarios pasos que Ms. Brown ha tomado para reconstruir su vida".

"La transformación debe ir acompañada de esperanza", dijo Haslam.

Cyntoia Brown tenía 16 años cuando ocurrió el crimen (Foto: Archivo)
Cyntoia Brown tenía 16 años cuando ocurrió el crimen (Foto: Archivo)

En un comunicado leído por sus abogados en una conferencia de prensa después de que Haslam conmutara su sentencia, Brown agradeció al gobernador por su "acto de misericordia al darme una segunda oportunidad".

"Estoy agradecida por todo el apoyo, las oraciones y los ánimos que he recibido", dijo Brown. "Realmente servimos a un Dios de segundas oportunidades y nuevos comienzos". Dada en adopción por una madre que abusaba del alcohol, Brown huyó de la casa de sus padres adoptivos en los meses antes del asesinato, según los documentos judiciales.

Entre las condiciones que le requieren a Brown, entre otras cosas, se encuentra participar en sesiones de asesoramiento regulares y mantener un compromiso constante con el servicio comunitario, según el Departamento de Correcciones de Tennessee.

La historia de Brown se propagó rápidamente en el otoño de 2017, en medio del movimiento del #MeToo. Sus defensores se movilizaron en torno a su caso con el hashtag #FreeCyntoiaBrown [#CyntoiaBrownLibre], calificándolo como un ejemplo injusto de encarcelamiento de un menor o víctima de tráfico sexual, particularmente de una mujer joven afroamericana. Kardashian expuso el caso ante el presidente Trump en una reunión en mayo.

Los abogados en representación de Brown también solicitaron a la junta de libertad condicional que conmute su sentencia, citando sus experiencias como víctima de tráfico sexual y las adversidades durante su infancia. Los expertos habían testificado que Brown pudo haber sufrido alcoholismo fetal en el útero, lo que pudo afectar a su estado mental en el momento del delito.