El cambio climático afecta el nivel de los mares, cuyo aumento es cada vez más peligroso. (iStock)
El cambio climático afecta el nivel de los mares, cuyo aumento es cada vez más peligroso. (iStock)

Los científicos advierten que un aumento en las temperaturas globales sería catastrófico para la sociedad humana. El gobierno de Trump dice que va a suceder independientemente de lo que haga el gobierno, por lo que es mejor no hacer nada y ver al mundo como se fríe.

Esa es la "lógica" de una declaración de impacto ambiental de la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras, que podría haber pasado desapercibida si Juliet Eilperin, Brady Dennis y Chris Mooney de The Washington Post no hubieran investigado el documento hace unas semanas. Predice que la Tierra se calentará hacia finales del siglo sin cambios importantes en el lugar donde los humanos obtienen su energía, pero los informes también proponen neutralizar un programa diseñado para ayudar a esa transición. Hacer retroceder el programa de la era de Obama, que exigía vehículos más eficientes en el consumo de combustible, generará 8 mil millones de toneladas adicionales de dióxido de carbono en el aire este siglo, casi todo lo que el país emite en un año. El documento sostiene que, si el resto del mundo no hace nada, esa medida no tendrá mucho efecto y el mundo se calentará de manera incontrolable. Así que, ¿para qué molestarse?

Por supuesto, la administración de Trump no solo está destruyendo los estándares de eficiencia de los automóviles, sino toda una serie de reglas de calentamiento global que aprobó el presidente Barack Obama, incluidas las centrales eléctricas, la producción de petróleo y gas y otras actividades industriales. En conjunto, el impacto de esas políticas en el futuro del planeta habría sido significativo. Es cierto que no habría sido suficiente sin un esfuerzo acorde de parte de otros países. Pero la participación de Estados Unidos en el acuerdo de calentamiento global de París, la mejor oportunidad del mundo para lograr que todos los principales contaminadores se unan para reducir las emisiones, habría ayudado a llevar a otros países. Y el presidente Donald Trump también sacó a Estados Unidos de ahí. Una vez que la salida sea oficial, Estados Unidos será el único país en el mundo que no es parte del pacto. Si el calentamiento catastrófico se materializa, será en parte debido a las decisiones ruinosas que la administración Trump ha tomado durante los últimos dos años.

En respuesta a las críticas sobre su actitud de no hacer nada, los republicanos, a menudo, responden que las emisiones de gases de efecto invernadero de Estados Unidos están disminuyendo, incluso sin el fuerte impulso federal previsto por Obama. Eso es cierto, pero no están cayendo lo suficiente, y están cayendo en gran parte debido a que el gas natural, que se quema de forma más limpia que el carbón, se ha vuelto abundante y barato. Trump quiere luchar contra ese cambio de combustible y aumentar el carbón.

El metano, el componente principal en el gas natural, es un poderoso agente de efecto invernadero si fluye a la atmósera sin quemar, lo que, según las investigaciones, se está produciendo a una tasa inaceptablemente alta en las instalaciones de gas de Estados Unidos. Y sí, la administración de Trump también está restringiendo las reglas destinadas a reducir las fugas de metano.

Trump y el resto del grupo que ignora el clima caerán como el Neville Chamberlains de nuestro tiempo, favorenciendo la timidez y la aquiescencia ante una amenaza global existencial.