Essure es el anticonceptivo que ha comercializado Bayer en los últimos años y que ha generado gran polémica por los problemas de salud que han sufrido algunas mujeres (Cortesía de Bayer)
Essure es el anticonceptivo que ha comercializado Bayer en los últimos años y que ha generado gran polémica por los problemas de salud que han sufrido algunas mujeres (Cortesía de Bayer)

El gigante farmacéutico Bayer anunció que suspenderá las ventas de su polémico anticonceptivo Essure en Estados Unidos a finales de este año. De esta manera se ponía fin a una prolongada batalla por un implante que miles de mujeres han culpado tras padecer graves problemas, como dolor y perforaciones en el útero y las trompas de Falopio.

En un comunicado, la compañía dijo: "Esta decisión se basa en una disminución de las ventas de Essure en Estados Unidos en los últimos años y la conclusión de que su comercialización no es sostenible". La empresa farmacéutica defendió la seguridad y la efectividad del dispositivo y agregó que las mujeres que actualmente tienen Essure pueden seguir confiando en él.

Estados Unidos es el último país que venderá Essure. En septiembre del año pasado, "citando razones comerciales", Bayer confirmó que dejaba de vender este anticonceptivo fuera de Estados Unidos.

Essure, que está diseñado para provocar la esterilización, está formado por un muelle expandible de 5 centímetros de níquel-titanio. En un procedimiento que toma alrededor de 10 minutos, el médico inserta el muelle a través de la vagina, el cuello uterino y las trompas de Falopio, que llevan los óvulos desde los ovarios hasta el útero. Durante tres meses, se supone que el tejido cicatrizal se forma alrededor de ese muelle, creando una barrera que evite que el esperma llegue a los óvulos.

En los últimos años, miles de mujeres han reportado complicaciones, como problemas autoinmunes, embarazos no deseados y la migración de esos muelles hacia la pelvis o el abdomen. Muchas mujeres señalaron que los problemas eran tan graves que tuvieron que someterse a una intervención quirúrgica para extraer estos dispositivos. Por esa razón, Bayer se está enfrentando a numerosos pleitos relacionados con ese tratamiento anticonceptivo.

La empresa farmacéutica subrayó que las ventas de Essure en Estados Unidos se habían desplomado un 40 por ciento al año en los últimos años. El viernes, la compañía atribuyó la disminución a varios factores: una disminución en el número de mujeres que usan métodos anticonceptivos de forma permanente, una mayor dependencia de los anticonceptivos de acción prolongada que son reversibles -como los dispositivos intrauterinos- y la "publicidad inexacta y engañosa".

El dispositivo, que fue aprobado por la FDA en 2002, fue aclamado inicialmente como la única alternativa no quirúrgica a la ligadura de trompas. Fue desarrollado por Conceptus Inc, un fabricante de productos médicos de California que Bayer adquirió en 2013.

En los últimos años, los críticos de Essure han emprendido una campaña a través de las redes sociales contra el dispositivo. Los miembros de un grupo llamado "Essure Problems" en Facebook, con 37.000 usuarios, presionaron a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés) para prohibir ese implante.

La FDA, como respuesta, ha mantenido que los beneficios del producto superan los riegos cuando el implante se usa correctamente. Pero también ha ordenado una serie de advertencias y estudios de seguridad.

En 2016, por ejemplo, la agencia requirió a Bayer que agregara una advertencia negra (la más seria) en la etiqueta del producto. También indicó a Bayer que creara una lista de verificación de tres páginas para que los médicos la usaran al discutir posibles problemas con los pacientes antes de su implantación.

En febrero, los críticos de Essure se reunieron con Scott Gottlieb, comisionado de la FDA, y se quejaron de que muchas mujeres aún no recibían las advertencias adecuadas sobre los riesgos. Dos meses más tarde, la agencia impuso una restricción única sobre el producto: limitó las ventas a médicos que garantizaban que a las mujeres se les informaba correctamente sobre los riesgos del dispositivo.

Se estima que los dispositivos han sido utilizados por más de 750.000 mujeres en todo el mundo. La gran mayoría de las ventas han sido en Estados Unidos.