(Reuters)
(Reuters)

Facebook está en problemas. Las cuestiones de seguridad nacional y las fake news presionaron a Facebook a lo largo del año pasado, y ahora, The New York Times y The Guardian informaron que la compañía de análisis Cambridge Analytica recolectó, en 2016, datos privados de millones de usuarios de Facebook.

El fundador y presidente ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, se disculpó por la fuga de datos el miércoles y señaló que su compañía empleará una fuerza de seguridad más grande en los próximos meses, al tiempo que admitía que una mayor regulación y transparencia probablemente sean recomendables para Facebook y otras compañías tecnológicas similares en el futuro.

El Congreso está considerando formas de regular los anuncios políticos de las redes sociales, aunque, como señaló Franklin Foer, eso no protege los datos de los usuarios de Facebook. Pero independientemente de los resultados gubernamentales de este debate, los usuarios deben replantearse cómo usan esta plataforma, por razones mucho más importantes que la protección de sus datos.

El escrutinio de las noticias falsas y de Cambridge Anayltica oscurece el impacto mucho mayor que Facebook está teniendo en nuestra sociedad y nuestras vidas. Si bien el ascenso de la compañía ha sido rápido, también ha sido culturalmente monumental, llegando a todas las áreas de la vida estadounidense, nuestra política y nuestras comunidades. Facebook gobierna nuestras interacciones sociales y calendarios. Cada vez domina más el mundo de los anuncios digitales y los medios de comunicación. Los periodistas de la revista Wired, Nicholas Thompson y Fred Vogelstein, indicaron el mes pasado: "Todos los editores saben que, en el mejor de los casos, son aparceros en la gran granja industrial de Facebook".

De hecho, Facebook se parece mucho a los gigantes agrícolas que controlan gran parte de lo que comemos en este país. Recientes documentales han revelado la forma en que "King Corn" o "Big Sugar" influyen en nuestros hábitos alimenticios, con poca o ninguna presión o supervisión. En los últimos años, nos hemos vuelto más conscientes de la forma en que las grandes empresas de la industria alimentaria pueden controlar nuestras elecciones dietéticas para su propio beneficio y hemos tenido más conversaciones sobre cómo empoderar a los consumidores de alimentos para que tomen decisiones saludables y se cuiden a sí mismos, independientemente de qué cabilderos y políticas de alimentos se terminan decidiendo en Washington. Esa independencia y empoderamiento son importantes porque, en última instancia, los políticos de DC no pueden hacernos seres humanos saludables y completos. Solo nosotros podemos elegir alejarnos de los twinkies (o estados incendiarios de Facebook) y elegir indulgencias más moderadas edificantes.

Facebook puede sentirse relativamente benigno y pasivo. Es una herramienta que utilizamos para obtener información, hacer camaradería o descubrir excelentes productos. Nos olvidamos, con demasiada frecuencia, que es un negocio, con intereses y propósitos propios. Olvidamos que puede aprovechar nuestra información con fines de lucro. Su poder en nuestras vidas está, en gran medida, oculto bajo un barniz de pasividad y desprendimiento algorítmico.

Pero Facebook tiene un impacto profundamente adictivo en sus usuarios, y deberíamos ser mucho más cautelosos. El producto ya ha hecho un gran trabajo para dar forma a nuestras mentes, cuerpos y comunidades. El feed de noticias de Facebook está destinado a alentar a los usuarios a permanecer en línea, más allá de la cuestión de utilidad o educación. Algunos ex empleados de Facebook alegan que "las características de la plataforma fueron ingeniosamente diseñadas para inducir un golpe de dopamina para mantener a la gente enganchada". El autor y profesor Adam Alter compara estas nuevas tecnologías y dispositivos inteligentes con máquinas tragamonedas y otras sustancias adictivas en comparación con el impacto que tiene en nuestra mente y el bienestar físico, así como nuestra incapacidad para rechazarlo.

Es fácil pensar en Facebook como una plataforma en la que aparecen los pensamientos, las imágenes y los videos de nuestros amigos y familiares. Pero pasan muchas más cosas tras la fachada dócil de la red. Cuando se trata del consumo de información, la plataforma importa tanto como el contenido. Facebook se beneficia cuando permanecemos en su plataforma durante horas: viendo anuncios y videos, jugando, dando "me gusta" a las páginas, enviando mensajes… El interés de Facebook de mantenernos enganchados, incluso si los estudios demuestran que las cantidades excesivas de tiempo en línea son malas para nuestra salud mental y la integridad. "FOMO" (miedo a perderse), el acoso cibernético y la presión de los amigos en línea han afectado profundamente a los jóvenes en esta y otras plataformas, pero la depresión y la ansiedad influenciadas digitalmente también están afectando a los usuarios más mayores de esas redes sociales.

Nuestras vidas se vuelven cada vez más estáticas y aisladas a medida que recurrimos a Netflix, Facebook, Instagram, Snapchat, Hulu y otras plataformas similares con el objetivo de servir al entretenimiento y ensalzar el sentimiento de comunidad. Estamos perdiendo menos tiempo en la interacción en tiempo real, con extraños y conocidos, y ahora pasamos más tiempo en línea. El adolescente, de media, gasta más de 4.5 horas al día en su teléfono inteligente. En 2014, los investigadores austriacos encontraron que los participantes del estudio informaron de estados de ánimo más bajos después de pasar solo 20 minutos en Facebook. Un estudio de 2016 con 1,700 participantes descubrió que los usuarios de las redes sociales tienen un triple riesgo de depresión y ansiedad. En su libro iGen, el psicólogo Jean Twenge considera el impacto que las redes sociales y los dispositivos inteligentes han tenido en los jóvenes estadounidenses: "Mientras más tiempo pasan los adolescentes mirando las pantallas, más probabilidades tienen de informar sobre síntomas de depresión". "Los estudiantes de octavo grado que son grandes usuarios de las redes sociales aumentan su riesgo de depresión en un 27 por ciento, mientras que los que practican deportes o van a servicios religiosos reducen, de media, significativamente su riesgo", agrega Twenge. El tiempo en línea no es necesariamente malo si se hace con moderación, pero como es tan adictivo y difícil de detener, puede impedirnos participar en mejores actividades y más saludables.

La profesora y autora de MIT, Sherry Turkle, ha reflejado durante mucho tiempo el impacto que las redes sociales tienen en las relaciones y conversaciones en tiempo real. La mera presencia de un teléfono inteligente puede tener un impacto subconsciente en nuestras conversaciones. En su libro Reclaiming Conversation habla con niños y adolescentes que se sienten ignorados por sus padres. Los progenitores, mientras tanto, luchan por conectarse con los adolescentes que se han retirado, cada vez más, a las burbujas sociales de internet. "Estamos solos", dice Turkle, y hemos perdido "la parte cruda y humana" de la interactividad social.

Es posible que no podamos cambiar el algoritmo de noticias de Facebook o las políticas de transparencia. Pero podemos controlar lo que compartimos en Facebook, así como también la frecuencia con la que lo compartimos. Podemos tratar esa plataforma de forma mucho más cautelosa. Tal vez nuestro mayor problema no es que usemos Facebook sino que confiemos casi ciegamente, dándole una cantidad desproporcionada de nuestra información, tiempo y atención.

Cuando comencé a usar Facebook, era un sitio pequeño y desconocido. Mis amigos y yo nunca podríamos haber adivinado cuán grande, diverso y omnipresente se convertiría el sitio en la próxima década. Quizás Zuckerberg esté tan sorprendido como el resto de nosotros. Pero una cosa está clara: Facebook ya no es una pequeña plataforma social. Es un coloso que, como todos los gigantes empresariales, valora los beneficios por encima del bienestar de sus usuarios. Y ya es hora de que comencemos a tratarlo como tal.