El vicepresidente de EEUU, Mike Pence, en la reunión del Grupo de Lima (Foto: Reuters)
El vicepresidente de EEUU, Mike Pence, en la reunión del Grupo de Lima (Foto: Reuters)

Estados Unidos otorgará una ayuda adicional de 56 millones de dólares para seguir apalancando los auxilios destinados a los venezolanos necesitados, "pese a la brutalidad" del régimen de Nicolás Maduro, anunció este lunes en Bogotá el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, en el marco de la cumbre del Grupo de Lima.

"Hoy es también un privilegio anunciar que Estados Unidos brindará 56 millones de dólares adicionales para respaldar a nuestros aliados en la región a medida que ayudan al pueblo venezolano", manifestó Pence.

El enviado de Trump a la reunión recordó que Estados Unidos ha brindado "más de 139 millones de dólares en asistencia al pueblo de Venezuela hasta el momento".

Igualmente recordó que en las dos últimas semanas el gobierno de Trump envió a la región cinco aeronaves de transporte militar con 400 toneladas de alimentos y medicinas a Colombia y Brasil.

El Grupo de Lima busca presionar aún más al régimen de Nicolás Maduro (Diana Sanchez / AFP)
El Grupo de Lima busca presionar aún más al régimen de Nicolás Maduro (Diana Sanchez / AFP)

Pence se reunió con el presidente colombiano, Iván Duque, y con el líder del Parlamento venezolano, Juan Guaidó, reconocido por cerca de 50 países como presidente interino de Venezuela.

Explicó que en el diálogo con Duque le expresó que los esfuerzos de Estados Unidos para brindar ayuda no sólo continuarán sino que "aumentarán pese a la brutalidad de Maduro".

Agregó que su país está identificando nuevas áreas para enviar asistencia "adicional para el pueblo de Venezuela".

La ciudad colombiana de Cúcuta, fronteriza con Venezuela, es junto a Curazao, y el estado brasileño de Roraima, uno de los cuatro puntos oficiales para el acopio de medicinas y alimentos para paliar la crisis en el país petrolero.

El régimen de Maduro impidió el sábado pasado la entrada a su país de la ayuda humanitaria solicitada por Guaidó, con una brutal represión de las fuerzas de seguridad.

En las líneas divisorias con Brasil y Colombia, la fuerza pública de Venezuela impidió que grupos de venezolanos realizaran un cordón humanitario con objeto de facilitar la entrada de la ayuda internacional cargada en camiones.

En la frontera con Colombia se calcula que hubo más de 200 heridos, mientras la oposición venezolana habla de cuatro muertos y más de 20 heridos de bala en la localidad de Santa Elena de Uairén, en el estado Bolívar, limítrofe con Brasil.

Venezuela vive una situación de inestabilidad política desde el 10 de enero, cuando Maduro volvió a tomar posesión del cargo de presidente tras imponerse en las elecciones de mayo pasado, no reconocidas por parte de la comunidad internacional.

Con información de EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA: