El presentador mexicano Jorge Ramos de la cadena estadounidense de televisión en español Univision fue detenido junto a su equipo cuando entrevistaba al dictador Nicolás Maduro, y que fueron liberados varias  horas después pero sin su material ni instrumentos de trabajo.

Ya en su hotel, Ramos dijo a Reuters que un agente del servicio de migración venezolano le informó que sería deportado junto con su equipo el martes por la mañana.

Además de Ramos, también fueron retenidos los periodistas María Martínez, Claudia Rondón, Francisco Urreiztieta, Juan Carlos Guzmán y Martín Guzmán.

Los periodistas fueron retenidos en el Palacio de Miraflores cuando llevaban 15 minutos de entrevista, contó Ramos a Univision, y les fueron quitados sus celulares.

Jorge Ramos, tras su liberación (Reuters/ Carlos Garcia Rawlins)
Jorge Ramos, tras su liberación (Reuters/ Carlos Garcia Rawlins)

"Jamás imaginé que iban a robar nuestro trabajo, nuestros equipos. No quieren que el mundo sepa lo que pasa cuando su líder es cuestionado", dijo Ramos tras ser liberado.

"Estuvimos detenidos por más de dos horas, no sabía dónde estaba mi equipo… y cuando te encierran en un cuarto… sí estaba preocupado", agregó el periodista.

De acuerdo con el relato del presentador, Maduro se levantó de la entrevista después de mostrarle imágenes de gente comiendo de la basura y de varias preguntas como si se consideraba presidente o dictador, sobre las acusaciones de ser un usurpador en el cargo y si creía que era responsable de muertes.

El video que enfureció a Maduro (Twitter @Enrique_Acevedo)

Maduro ha venido resistiendo la creciente presión para que abandone el poder de parte de la comunidad internacional, que considera que su reelección fue fruto de unos comicios que no respetaron mínimas condiciones democráticas y no permitieron participar a los principales líderes opositores.

En un mensaje de Twitter, el presidente interino Juan Guaidó condenó la detención de Ramos por parte del régimen. "El desespero del 'usurpador' (Maduro) es cada día más evidente, no pudo responder a sus preguntas".

El ministro de Comunicación venezolano, Jorge Rodríguez, aunque no se refirió directamente al episodio dijo por Twitter que muchos periodistas pasaron por Miraflores e hicieron su trabajo sin problemas y escribió: "No nos prestamos a shows baratos".

La detención de los periodistas desató las reacciones de políticos, colegas y defensores de los derechos humanos.

El Departamento de Estado de los EEUU informó que había recibido la notificación de que Ramos y su equipo estaban detenidos contra su voluntad en el palacio de Miraflores. "Noticias de su detención y confiscación de su equipo y material por secuaces de Maduro son otro recordatorio de que la libertad de prensa en Venezuela aplica solo para aquellos dispuestos a perpetuar las mentiras del régimen", dijo la subsecretaria Breier.

Por su parte, el senador estadounidense Marco Rubio denunció que Ramos y su equipo estaban todavía siendo perseguidos por agentes de inteligencia venezolanos.

Efectivos de los servicios de inteligencia se encontraban en el hotel donde se hospeda Ramos, y personal del establecimiento no permitía la entrada ni la salida de nadie. Afuera del hotel había unos seis agentes armados, según testigos de Reuters.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, dijo que lo ocurrido con el periodista era un nuevo ataque de Maduro a la libertad de expresión y exigió la devolución de equipos y material a Univision. "Déjenlos trabajar", dijo en la red social.

El representante de Juan Guaidó en Washington Carlos Vecchio y el Comité para la Protección de los Periodistas también condenaron el episodio.

Los ataques contra la libertad de prensa se han vuelto una constante bajo el régimen de Maduro. La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) condenó este lunes las agresiones contra periodistas y las restricciones a su labor, así como los actos de censura de contenidos y bloqueos en internet registrados en Venezuela el fin de semana, durante la cobertura de los intentos de entrega de la ayuda humanitaria.

De acuerdo con el  Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa de Venezuela SNTP, al menos 50 periodistas venezolanos quedaron atrapados en Colombia tras el intempestivo cierre por parte del régimen de la frontera entre ambos países. Ademáscontabilizó solo en enero 40 agresiones por parte de cuerpos de seguridad del Estado contra trabajadores de la prensa.

Además, en el país varios medios de comunicación, nacionales e internacionales, han sido bloqueados o sacados del aire por orden del régimen chavista, especialmente cuando son críticos con su administración, tal es el caso de Infobae, CNN en Español en 2017, los colombianos NTN24 en 2014, RCN y Caracol en 2017 y en 2007 el nacional Radio Caracas Televisión (RCTV).

MÁS SOBRE ESTE TEMA: