Emmanuel Macron y Jair Bolsonaro
Emmanuel Macron y Jair Bolsonaro

PARÍS — Lo que comenzó como una discusión sobre cómo enfrentar los incendios que azotan los bosques amazónicos se ha convertido rápidamente en una disputa personal entre el presidente brasileño Jair Bolsonaro y el presidente francés Emmanuel Macron.

El intercambio alcanzó un nuevo tono luego de que Bolsonaro acusara a Macron de tener una mentalidad colonialista y luego compartiera en Facebook una publicación en la que se burlaba de la apariencia de la esposa del presidente francés.

Macron devolvió el golpe el lunes con un arma típicamente francesa: condescendencia. Dijo que Bolsonaro era "triste" y mal portado. Incluso llegó a decir que esperaba que Brasil pronto tuviera otro líder.

Entre los líderes mundiales, Macron ha surgido como uno de los mayores críticos de Bolsonaro, un populista de extrema derecha y escéptico del cambio climático que ha sido acusado de alentar la deforestación. El escrutinio a sus políticas se ha intensificado a medida que la atención internacional se ha volcado hacia los incendios que arrasan la selva tropical, muchos de ellos causados intencionalmente para despejar el terreno.

La semana pasada, Macrón calificó los incendios como una crisis global que debía discutirse en la cumbre del Grupo de los Siete que concluyó el lunes en Biarritz, Francia. Bolsonaro acusó a Macron de tener una "mentalidad colonialista" y le dijo que se mantuviera al margen de los asuntos brasileños.

El presidente francés luego acusó a su contraparte brasileño de mentir sobre su compromiso de luchar contra el cambio climático y dijo que se opondría a cualquier gran acuerdo comercial entre la Unión Europea y los países sudamericanos.

Bolsonaro pareció dar marcha atrás el viernes al permitir que el ejército se desplegara a combatir los incendios.

Pero el domingo respondió a un comentario de Facebook publicado por uno de sus seguidores que se burlaba de la apariencia de Brigitte Macron y mostraba una imagen de ambos líderes acompañados de sus esposas.

"¿Ahora entienden por qué Macron persigue a Bolsonaro?", preguntaba el usuario. Un comentario publicado con el usuario de Bolsonaro decía: "No humillen al tipo, jaja". No está claro si el comentario fue publicado por Bolsonaro mismo.

Macron respondió al insulto este lunes durante la misma conferencia de prensa en la que anunció un paquete de ayuda de 20 millones de dólares de parte del Grupo de los 7 para combatir los incendios amazónicos.

El presidente francés dijo que el comentario de Bolsonaro fue "extremadamente grosero", y añadió: "Sobre todo es triste, por él y por el pueblo brasileño".

"Yo creo que el pueblo brasileño, que es un gran pueblo, está un poquito avergonzado de ver estas actitudes", agregó. "Y porque tengo mucha amistad y respeto por el pueblo brasileño, espero que muy pronto tengan un presidente que se comporte correctamente".

Poco tiempo después, Bolsonaro publicó una serie de tuits iracundos denunciando al G7 de querer incursionar en la selva y diciendo que él y el presidente de Bolivia pretendían formular su propio plan de combate al fuego.

"No podemos aceptar que un presidente, Macron, dispare ataques sin fundamentos contra la Amazonía ni que esconda sus intenciones detrás de la idea de una 'alianza' de países del G-7 para 'salvar' la Amazonía, como si fuera una colonia o una tierra de nadie", escribió.

Bolsonaro agregó que "el respeto por la soberanía de cualquier país es lo menos que se puede esperar en un mundo civilizado".

Macron también ha sido blanco de la hostilidad de otros en el círculo de Bolsonaro.

En un mensaje en Twitter el domingo, Abraham Weintraub, el ministro de Educació de Brasil, llamó al presidente francés un "payaso oportunista" que "no estaba a la altura" y que había cedido al "lobby agrícola francés" en el acuerdo comercial.

Bolsonaro ha llamado a la apertura de la selva para actividades de minería, tala, agricultura y ganadería y los ambientalistas dicen que ha animado a la gente a explotar la región, ya sea de manera legal o ilegal. Dicen que sus políticas son el principal motor del incremento en los incendios y la deforestación este año.

Los bosques amazónicos son vitales para los pueblos indígenas y la vida silvestre en peligro de extinción y absorben una gran parte del dióxido de carbono del calentamiento global del planeta.

Hace tiempo que se viene creando tensión en torno a las políticas climáticas y el frágil acuerdo comercial. El mes pasado, Bolsonaro fue a cortarse el pelo en lugar de acudir a una reunión con el canciller francés, una actitud que en Francia fue vista como un desaire deliberado.

Copyright 2019 The New York Times Company