El abogado de Keith Raniere, Marc Agnifilo, habla con los medios afuera de la Corte donde se desarrolla el juicio (Photo by TIMOTHY A. CLARY / AFP)
El abogado de Keith Raniere, Marc Agnifilo, habla con los medios afuera de la Corte donde se desarrolla el juicio (Photo by TIMOTHY A. CLARY / AFP)

Una ex integrante del llamado culto sexual Nxivm dio este miércoles la primera descripción detallada de la vida diaria de una "esclava" en el grupo y dijo que "eran todo mentiras y engaño y oscuridad".

La testigo, identificada en la corte solo como Sylvie y quien declaró durante varias horas, describió como fue reclutada por una "ama", cómo fue compelida a permitir que Keith Raniere, el líder del grupo, le hiciera sexo oral y cómo logró salvarse de que la marcaran a fuego con sus iniciales.

Raniere, de 58 años, quien ha sido acusado de distintos cargos, incluidos organización criminal, extorsión, trabajo forzado y tráfico sexual, fue uno de los fundadores de Nxivm (se pronuncia 'nexium') en los años noventa, una organización que se promovía como de autoayuda. Los fiscales, sin embargo, han dicho que usó la organización para controlar la vida de sus seguidores, incluidas las mujeres que se unieron a una hermandad clandestina dentro del grupo conocida como DOS.

Las mujeres que se unían al grupo eran conocidas como "esclavas" y debían entregar a las integrantes conocidas como "amas" información comprometedora o vergonzosa. Esta garantía o "colateral" aseguraba su obediencia ciega.

Sylvie dijo que, poco después de unirse a DOS, su "ama" Mónica Durán le dijo que pidiera a Raniere que la fotografiara y que "estuviera de acuerdo con lo que fuera que sucediera".

Sylvie dijo que se reunió con Raniere en una casa en donde él le dijo que se desvistiera. Después él le hizo sexo oral. Aunque ella no quería tener contacto sexual con él, dijo que sentía que no tenía el poder de negarse; agregó: "Era una orden de mi ama y ese no era mi papel como esclava".

Los miembros de DOS son marcadas con un símboloque incluye las iniciales de Raniere y de Mack
Los miembros de DOS son marcadas con un símboloque incluye las iniciales de Raniere y de Mack

Después del incidente, Sylvie dijo que Raniere le anunció: "Ahora eres parte del círculo interno". Después fotografió su vagina.

"En todo ese tiempo sentí mucha vergüenza por esta cosa del culto", declaró con la voz entrecortada. "Eran todo mentiras y engaño y oscuridad".

Sylvie, quien creció en Gran Bretaña, se mudó a Estados Unidos a los 18 años y vivió en una granja donde cuidó los caballos de Clare Bronfman, la heredera de la empresa licorera Seagram y quien era parte de la cúpula de Nxivm.

Durante la década siguiente el grupo ejerció influencia sobre ella, según su testimonio. En un momento, dijo, Raniere insinuó que debería abandonar el empleo que había conseguido en Goldman Sachs. Bronfman también le dijo que tendría que abandonar un club de corredores del que era parte.

Sylvie testificó que se había unido a un grupo relacionado con Nxivm llamado Jness del que dijo –entre otras cosas– propugnaba que las mujeres eran victimarias a las que les gustaba pasar como víctimas.

"Empecé a odiar el ser mujer", dijo.

Para cuando se le invitó a unirse a DOS –un acrónimo de una frase en latín que puede traducirse como "Dominio de las Acompañantes Femeninas Obedientes"– ella estaba ansiosa por formar parte de ese grupo, pues creía que podía ayudarle a mejorar como persona, aunque precisó que no tenía idea de qué implicaría pertenecer al grupo.

El colateral o garantía que entregó, dijo, fue una carta dirigida a sus padres en la que ella aseguraba ser una prostituta.

En el par de años que perteneció a DOS, Sylvie mencionó que siguió todas las directivas que le dio Durán, incluida la orden de reclutar "esclavas" propias y pedirles colaterales. Dice que Durán también la obligó a proveer más material de garantía, incluida una carta en la que le daba el poder a Durán de decidir si podía tener hijos o no.

Durán hizo que Sylvie paseara a su perro, recogiera sus medicinas de la farmacia e hiciera la compra del supermercado por ella, según el testimonio de Sylvie. Dijo que también le dio una gargantilla llamada "collar de perro" que simbolizaba su relación y que tenía lo que se suponía que era un broche irrompible.

En un momento dado, mencionó Sylvie, se le dijo que otras integrantes de DOS estaban siendo marcadas con las iniciales de Raniere y que escuchó que a algunas se les golpeaba con paletas o remos. Empezaron a aparecer noticias en periódicos e historias en blogs acerca del grupo y como resultado las actividades de DOS parecieron detenerse.

Sylvie dijo que se iba a programar el ritual para marcarla, pero que nunca sucedió.

Raniere fundó Nxivm en los años noventa en un suburbio de Albany, en el estado de Nueva York, para ofrecer seminarios y con la promesa de enseñar a los participantes el camino hacia una mayor satisfacción personal. Unas 16.000 personas tomaron los cursos de Nxivm y pagaron cada una miles de dólares.

Cinco mujeres que fueron acusadas junto con Raniere se han declarado culpables y dejaron solo a Raniere para enfrentar el juicio. Entre las asistentes de alto perfil de Raniere estaban Bronfman y Allison Mack, una actriz conocida por su papel en la teleserie Smallville. Mack, una de las mujeres que fueron acusadas junto con Raniere y se ha declarado culpable, reclutó a otras mujeres para DOS, señalaron los fiscales.

Durante el interrogatorio con el abogado de Raniere, Marc Agnifilo, Sylvie reconoció que su garantía jamás se publicó y que había desobedecido las órdenes al borrar mensajes entre ella y Raniere. Ella también mencionó que "la mayor parte del tiempo" Raniere fue "dulce" con ella.

Agnifilo le mostró a Sylvie una serie de mensajes de WhatsApp que ella había intercambiado con Raniere en 2016 y 2017. Varios de los mensajes enviados por ella incluían fotografías que mostraban partes de su cuerpo desnudo, emoticones cariñosos (como corazones) y solicitudes para encontrarse con Raniere, según las descripciones de Agnifilo. Los mensajes se le mostraron a Sylvie, pero no a los presentes en el juzgado.

Sylvie respondió que con frecuencia enviaba mensajes a Raniere como parte de lo que ella percibía que eran las obligaciones que tenía por pertenecer a DOS. Agregó que, aunque en realidad no amaba a Raniere, pensaba que probablemente le había dicho muchas veces que sí lo amaba.

"Si yo era la mejor esclava, las cosas funcionarían para mí", dijo que creía.

* Copyright: 2019 The New York Times News Service

MÁS SOBRE ESTE TEMA: