Hambre emocional: cómo disciplinar al cerebro para no caer en la tentación

Así como muchas veces quedamos presos de hábitos nocivos que nos condicionan, nuestro cerebro está preparado para adoptar nuevas estrategias y cambiar el rumbo de las cosas