Se llama Love and Producer y es un fenómeno que suena bastante extraño en estas latitudes, pero que parece no tener techo en China, donde "explota" por estos días. Además, podría ser la punta de lanza para renovar al mercado de los videojuegos —y del entretenimiento en general, incluso— porque apunta a un segmento algo descuidado por esa industria. Se trata de un juego para smartphones que salió al mercado a mediados de diciembre y se convirtió en un boom imparable impulsado por jugadoras jóvenes, que rondan los 20 años, y que ya gastaron más de USD 32 millones online jugándolo, según datos de la consultora Jiguang, que cita Quartz.

El objetivo es claro: miles de chinas dan rienda suelta a su fantasía y se desviven por "alimentar" su relación con cuatro amantes virtuales. Sí, de eso se trata: es un juego de atractivos amantes que solo existen en el mundo digital. ¿Una evolución sexual de los tamagotchis, aquella otra moda tech tan exitosa que también llegó del Lejano Oriente? Puede ser, aunque esto parece estar más cerca del "amor"; una suerte de "novelón 3.0" que además esconde un modelo de negocio muy claro y enfocado que solo los chinos y japoneses parecen saber explotar por el momento: las mujeres jóvenes.

Las chicas que convirtieron ese juego en un éxito, con más de 6 millones de descargas (por ahora está solo en idioma chino), se ponen en la piel de una productora de tevé que tiene que llevar adelante un negocio casi quebrado que heredó de su padre. Lo hace, es parte del juego, pero en el medio se divierte y busca pareja. Sus pretendientes son todos apuestos y muy distintos entre sí. Li Zeyan es un CEO frío para los negocios, pero un tierno en el fondo, y es el preferido de todas. Xu Mo es un científico muy inteligente. Zhou Qiluo, algo más frívolo, pero muy dulce, es una conocida estrella del pop. Y Bai Qi, un policía tipo SWAT, se destaca por ser muy protector y comprensivo. Se puede elegir uno de ellos como pareja exclusiva o bien salir con los cuatro a la vez.

"Un tercio de mis amigas juegan y muchas insisten en llamarse la 'esposa' de Li", le dijo Liu Yixuan, un estudiante universitario de 19 años, a la agencia AFP. "Estoy intrigado por el buen aspecto y los gráficos de los personajes, pero otras 'esposas' están obsesionadas con hablar con su 'marido', que responderá con dulces palabras con una voz profunda y atractiva", aseguró.

Pape Games, la compañía detrás del fenómeno, es una verdadera experta en venderles jueguitos a las mujeres: hace dos años lanzó Miracle Nikki, un videogame en el que la moda es protagonista y que ya tiene su propio programa de televisión. Esta vez, con Love and Producer, se enfoca en un estilo particular de juegos, del tipo "novela visual", que nació en Japón hace más de 20 años y se denomina otome. Literalmente, "juego de doncellas".

Aquí el objetivo es salvar a la productora heredada. Para hacerlo hay que resolver minijuegos con los que se ganan puntos y hasta existe la posibilidad de pagar para crecer. El modelo de monetización es el conocido in-game purchases, o compras dentro del juego, e incluye una amplia variedad de opciones: desde la adquisición de diamantes para pagar las salidas con los chicos, hasta comprar "creatividad" y "capacidad de decisión"para comandar la productora. Pero por lejos, la herramienta más usada es el mensajero para chatear con los personajes de ficción. Así, las jugadoras pasan horas conversando con sus pretendientes con un simulador de WeChat, el popular mensajero chino.

LEA MÁS: 

O sea, el escenario es como el de un chat real, incluso tienen la opción de hablar con ellos mediante mensajes de voz y hasta llamadas. Del otro lado hay bots, claro: voces de actores grabadas y manejadas por sistemas de inteligencia artificial que, paradójicamente, trabajan para hacer menos artificial la interacción. A veces lo logran, a veces no tanto, pero no importa: ellas aman esa vínculo de ficción, aunque solo puedan responderles a esas voces mágicas eligiendo opciones de un menú de mensajes ya escritos. Como si hiciera falta más fantasía, los personajes tienen superpoderes, como congelar el tiempo y volar, por ejemplo.

Tanta virtualidad también traspasa, en parte, a la vida real. El pasado 13 de enero, por ejemplo, fue el cumpleaños de Li, el CEO, uno de los amantes virtuales. Sus "esposas" juntaron dinero e iluminaron un emblemático edificio de la ciudad de Shenzhen con un saludo. "¡Feliz cumpleaños, Li! Pagamos con tu tarjeta black", fue uno de los mensajes que brillaron en neón. El generoso y millonario personaje siempre ofrece su tarjeta sin límites para que ellas compren lo que quieran.

LEA MÁS:

No todas son rosas. El juego recibe críticas por frivolizar las relaciones, por soslayar la problemática de construir vínculos reales en estos tiempos y por estereotipar a personajes, hombres en este caso. Además, el éxito se dio en medio de una fuerte polémica en China. Más de 20 sitios de citas virtuales fueron cerrados en las últimas semanas porque ofrecían chats con "mujeres sexis" que en realidad era bots automáticos. El fraude a los usuarios se estimó en más de USD 150 millones.

En el caso de Love and Producer, el "engaño" es parte del contrato tácito con las usuarias. Ellas juegan el juego y aman chatear con sus héroes, aunque solo sea en la pantalla de sus smartphones. No importa. "Mis orejas están embarazadas", exageró una de ellas en declaraciones a medios chinos para explicar el placer que le provocan esos diálogos con sus amantes virtuales. Y se fue a gastar billetes reales en alguno de ellos.

LEA MÁS: