Xi Jinping no está dispuesto a aceptar vacunas de Occidente pese a la presión de las protestas ciudadanas

La inteligencia de Estados Unidos indicó que el presidente chino prefiere confiar en las fórmulas desarrolladas en su país, aunque tengan menor eficacia contra la variante ómicron del COVID, por “una cuestión de orgullo nacional”

Xi Jinping (via Reuters)
Xi Jinping (via Reuters)

El jefe del régimen chino, Xi Jinping, no está dispuesto a aceptar las vacunas occidentales a pesar de los desafíos que China enfrenta con el COVID-19, y aunque las recientes protestas podrían afectar su posición personal, dijo el sábado la Directora de Inteligencia Nacional de Estados Unidos, Avril Haines.

Aunque los casos diarios de COVID en China están cerca de máximos históricos, algunas ciudades están tomando medidas para flexibilizar las normas de pruebas y cuarentena después de que la política de COVID Cero de Xi desencadenó una fuerte desaceleración económica y malestar público.

En su intervención en el Foro anual de Defensa Nacional Reagan en California, Haines dijo que a pesar del impacto social y económico del virus, Xi “no está dispuesto a tomar una vacuna mejor de Occidente, y en su lugar está confiando en una vacuna de China que no es ni de lejos tan eficaz contra ómicron”.

“Ver las protestas y la respuesta a las mismas está contrarrestando la narrativa que le gusta presentar, que es que China es mucho más eficaz en el gobierno”, dijo Haines.

“No es, de nuevo, algo que veamos como una amenaza para la estabilidad en este momento, o un cambio de régimen o algo así”, dijo, al tiempo que añadió: “Cómo se desarrolle será importante para la posición de Xi”.

Personas sostienen hojas de papel blanco en protesta por las restricciones del COVID en Beijing (Reuters)
Personas sostienen hojas de papel blanco en protesta por las restricciones del COVID en Beijing (Reuters)

China no ha aprobado ninguna vacuna extranjera contra el COVID, optando por las de producción nacional, que según algunos estudios no son tan eficaces como algunas extranjeras. Esto significa que relajar las medidas de prevención del virus podría conllevar grandes riesgos, según los expertos.

La Casa Blanca dijo a principios de la semana que China no había pedido vacunas a Estados Unidos.

Un funcionario estadounidense dijo a Reuters que no había “ninguna expectativa en la actualidad” de que China apruebe las vacunas occidentales.

“Parece bastante inverosímil que China dé luz verde a las vacunas occidentales en este momento. Es una cuestión de orgullo nacional, y tendrían que tragarse bastante si siguieran este camino”, dijo el funcionario.

Haines también dijo que Corea del Norte reconocía que era menos probable que China la responsabilice de lo que, según ella, era el “extraordinario” número de pruebas armamentísticas de Pyongyang este año.

En medio de un año récord de pruebas de misiles, el líder norcoreano, Kim Jong Un, dijo la semana pasada que su país pretende tener la fuerza nuclear más poderosa del mundo.

En un panel posterior, el almirante John Aquilino, comandante del Mando Indo-Pacífico de Estados Unidos, dijo que China no tenía ninguna motivación para frenar a ningún país, incluida Corea del Norte, que estuviera generando problemas a Estados Unidos.

“Yo diría que está en su estrategia impulsar esos problemas”, dijo Aquilino refiriéndose a China.

Agregó que China tenía una considerable influencia para presionar a Corea del Norte sobre sus pruebas armamentísticas, pero que no era optimista respecto a que Pekín “hiciera algo útil para estabilizar la región”.

(Con información de Reuters/Por Michael Martina y David Brunnstrom)

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR