Las preocupantes lecciones de la invasión de Putin a Ucrania para el futuro de Taiwán

Xi Jinping ha acumulado hoy tanto poder que crece la amenaza

Foto de archivo de Vladimir Putin y Xi Jinping (Reuters)
Foto de archivo de Vladimir Putin y Xi Jinping (Reuters)


Desde el comienzo de la ofensiva rusa en Ucrania, se han multiplicado los análisis y las advertencias sobre el fortalecimiento de la amenaza china a Taiwán.

Sin pretender resumir todos estos análisis, conviene en este momento centrarse en tres cuestiones que dan pie a la reflexión: ¿la creciente impaciencia mostrada por Xi Jinping se verá moderada o alentada por la inesperada “jugada” de Putin? ¿Qué cambia la experiencia ucraniana de los últimos cuatro meses en la postura estadounidense de “ambigüedad estratégica”? Por último, ¿las nuevas formas de “guerra asimétrica” observadas en este conflicto son un buen augurio para la capacidad de resistencia de Taiwán, o incluso para las posibilidades de éxito estadounidense en una confrontación directa con la República Popular China?

El riesgo de que se produzca una guerra

Está claro que, dejando a un lado el gobierno y los servicios de inteligencia estadounidenses, la decisión de Putin de “ir a por todo” sorprendió a los observadores y a la mayoría de los gobiernos extranjeros, ya que el balance de riesgos y beneficios parecía tan desfavorable para el Kremlin. ¿Deberíamos ver esto como un precedente para una iniciativa china similar hacia Taiwán, como se preguntaba el eminente sinólogo Jean-Pierre Cabestan: “Un elemento bastante preocupante es el hecho de que, como sabemos, mucha gente se negó a creer en una invasión de Ucrania por parte de Vladimir Putin. Pero tomó esta decisión, de forma muy vertical, sin que nadie se interpusiera en su camino. Xi Jinping ha acumulado hoy tanto poder que uno se pregunta si no está en la misma situación. Inflamado por un nacionalismo que se sabe incandescente y ansioso por resolver la cuestión de Taiwán antes de la próxima generación, Xi también puede verse tentado a actuar, y en poco tiempo.

Sin embargo, a pesar de un fortalecimiento de su control personal sin precedentes desde Mao (a pesar de una legitimidad a veces discutida), Xi Jinping no podría tomar una decisión de este tipo sin el acuerdo del funcionamiento organizativo y político de este partido-estado. Como ejemplo, recordemos que los Papeles de Tiananmen describen bien las serpenteantes consultas que llevaron a la elección de la estrategia represiva en julio de 1989.

En cualquier caso, antes de contemplar una decisión de este tipo con consecuencias de largo alcance, los dirigentes chinos deben aprender las lecciones de la guerra de Ucrania a nivel político y militar.

¿Qué participación americana?

El apoyo estadounidense a Taiwán se considera parte de una política de ambigüedad estratégica, que excluye cualquier compromiso formal. Esta postura pretende ejercer una doble disuasión: se trata de disuadir a la República Popular China (RPC) de emprender una reunificación por la fuerza, pero también de disuadir a las autoridades taiwanesas de emprender un proceso formal de independencia, que sería un casus belli con Pekín. La preocupación subyacente es no repetir la experiencia de 1914, cuando las grandes potencias se vieron arrastradas a una gran guerra por las decisiones incoherentes de sus aliados.

La lección de la guerra de Ucrania sobre este punto es en sí misma ambigua. La experiencia confirma que Estados Unidos no va a la guerra por un país con el que no tiene ningún compromiso formal, lo que preocupa a Taiwán. Sin embargo, el alcance del apoyo de Washington a Kiev, tanto en el plano militar (mediante el suministro de armas e información) como en el político-económico (mediante la magnitud del paquete de sanciones), ha superado todas las expectativas. Al mismo tiempo, siguiendo el consejo de muchos observadores, el presidente Biden reformuló el 23 de mayo el compromiso de EE.UU. con Taiwán en términos muy claros, lo que hace pensar que EE.UU. se implicaría de forma aún más significativa en un conflicto sobre Taiwán que en la guerra de Ucrania.

Rusia no ha conseguido aislar a Ucrania de su retaguardia estratégica europea, lo que ha permitido la entrega de una importante ayuda en materiales y suministros. ¿De qué recursos dispondría Estados Unidos para prestar asistencia a Taiwán en caso de conflicto?

Durante la guerra de Vietnam, al menos hasta 1972, Estados Unidos permitió el acceso al puerto de Haiphong a los barcos soviéticos que suministraban armas y otros suministros a Vietnam del Norte; es difícil que China opte por esa actitud en caso de guerra abierta con Taiwán.

¿Permitiría la RPC que la fuerza aérea estadounidense renovara la Operación Hierba de Níquel, que entregó 22.300 toneladas de armas, municiones y equipos a Israel, lo que por sí solo permitió la victoria del Estado hebreo en la Guerra de Yom Kippur de 1973?

Estas cuestiones ponen de manifiesto un doble riesgo: para Estados Unidos, el de anular un bloqueo de Taiwán que China probablemente aplicaría en estas circunstancias; para Pekín, el de abrir fuego contra los barcos o aviones estadounidenses, incurriendo así en la pesada responsabilidad de iniciar un enfrentamiento armado entre las dos grandes potencias.

Además de las incertidumbres que rodean a la escala del compromiso estadounidense, ¿qué lecciones ofrece la experiencia de la guerra en Ucrania para la resistencia de Taiwán?

Las nuevas formas de guerra asimétrica, ¿una ventaja para Taiwán?

De los primeros meses de la guerra se desprende una importante lección: aplicada con decisión, la adopción de las tácticas y medios de la guerra asimétrica permite a un país pequeño resistir la agresión de una potencia mucho mayor, siempre que cuente con un fuerte apoyo externo. Como era de esperar, se invitó a Taiwán a seguir el ejemplo ucraniano.

Los medios de esta resistencia incluyen misiles antitanque y antiaéreos potentes y de gran maniobrabilidad, el uso generalizado de drones tanto para la vigilancia del campo de batalla como para las acciones ofensivas, y una buena movilidad de las fuerzas informada por un sistema de inteligencia asistido por Estados Unidos.

Se dice que Taiwán se dio cuenta de que sólo la adopción de una estrategia de guerra asimétrica le ofrecía perspectivas de éxito contra el Ejército Nacional Popular. Sin embargo, como se argumenta en un informe de dos académicos estadounidenses, la estrategia adoptada está lejos de haberse traducido en opciones coherentes en materia de armamento y equipamiento: los pedidos de submarinos, destructores, tanques o aviones de combate reflejan más bien una continuidad en las modalidades tradicionales de defensa.

El redespliegue hacia sistemas defensivos más discretos y móviles, solicitado por Estados Unidos en la perspectiva de una estrategia de defensa integrada preconizada por algunos analistas, no ha hecho más que empezar, al igual que la reorganización y el refuerzo de la formación del cuerpo de reservistas llamado a cumplir el papel que desempeña en Ucrania la Defensa Territorial.

La guerra en Ucrania ha puesto de manifiesto la importancia de dos tipos de armas: los misiles y, de forma más innovadora, los drones. El esfuerzo de Taipei en materia de misiles es notable. Sin embargo, sigue siendo modesto en comparación con las capacidades de misiles chinos.

Para responder a esta asimetría es necesario concentrar los esfuerzos en dos nichos estratégicos: por un lado, los misiles aire-tierra, eficaces contra los aviones o misiles contrarios, y capaces de limitar la eficacia de los ataques chinos contra los medios de defensa y comunicación taiwaneses; y, por otro lado, los misiles antibuque, necesarios en gran número para negar a la marina china la capacidad de operar un desembarco en la costa de la isla. También en este caso, el reciente anuncio, presentado como un éxito, de nuevos misiles capaces de golpear las bases opositoras en la China continental atestigua una dispersión de medios que puede dificultar la satisfacción de estas prioridades estratégicas.

Por su coste limitado, su flexibilidad y la discreción con la que pueden ser utilizados, los drones parecen ser los instrumentos preferidos de la defensa asimétrica. Mientras que la inversión realizada por Ucrania le ha dado una clara superioridad sobre el ejército ruso en este ámbito, el esfuerzo taiwanés, que fue tardío y limitado, seguirá siendo en cualquier caso muy modesto en comparación con los recursos chinos, que se basa en la industria líder mundial en este ámbito.

La guerra de Ucrania ha revelado sobre todo la importancia de la voluntad de un pueblo de movilizarse para defender su independencia y su territorio, a costa de los mayores sacrificios. En las décadas en que la amenaza china ha estado en ciernes, los observadores han dudado regularmente de que el pueblo taiwanés tenga una voluntad similar. Más que una comparación estática, la experiencia ucraniana se manifestará en la dinámica. Tras el sometimiento de Hong Kong, verdadero entierro de las ilusiones sobre el compromiso “un país, dos sistemas” de 1992, la agresión rusa, cada vez más aprobada por Pekín, aporta el choque necesario para el despertar del espíritu de defensa taiwanés.

Esta toma de conciencia debe traducirse en decisiones importantes en términos de esfuerzo presupuestario global: es sin duda aconsejable aumentar la parte de la Defensa en el presupuesto, más allá del 2% del PIB penosamente alcanzado recientemente, para distribuir mejor estos medios y mejorar la preparación militar de una juventud llamada a alimentar las unidades de reservistas.

Este espíritu de resistencia es especialmente necesario para dar credibilidad a la última etapa de la defensa asimétrica: la búsqueda de una acción guerrillera que desafíe a un ejército chino victorioso por el control del territorio de la isla. Si es creíble, esta perspectiva de resistencia interna puede actuar como elemento disuasorio “como último recurso”, convenciendo a las autoridades chinas de que incluso un desembarco exitoso podría resultar una victoria pírrica.

¿De una guerra local a una conflagración general?

La expresión “Guerra Fría” entre el mundo occidental y el frente autoritario chino-ruso parece excesiva. Sin embargo, ahora estamos viviendo un “punto caliente”, comparable a la Guerra de Corea en la anterior Guerra Fría. Reaparece así el riesgo de un deslizamiento hacia una conflagración generalizada, que la firmeza, o incluso el “extremismo”, de las partes implicadas no puede excluir completamente.

Aunque es difícil ver que el conflicto ucraniano degenere hasta tal punto, el aumento de las tensiones que revela sólo puede reforzar la preocupación por la posibilidad de una escalada, incluso nuclear, que podría provocar una confrontación en torno a Taiwán.

Al mismo tiempo, el recurso masivo a las sanciones, previsto desde la creación de la Sociedad de Naciones en 1920 como sustituto de la acción armada, corre el riesgo de mostrar todos sus límites, ya ilustrados por experiencias anteriores: El entrelazamiento de las economías aumenta el coste a cambio, sobre todo para Europa, hasta el punto de tener que conformarse con arreglos y excepciones; este entrelazamiento hace aún más ilusorio el reto de aplicar sanciones efectivas contra China que sigan siendo soportables para la economía americana y, por tanto, para la opinión americana.

La guerra en Ucrania pronto planteará la cuestión crucial del valor de la garantía estadounidense. En el frente militar, varios juegos de guerra han puesto de manifiesto los riesgos que supone para Estados Unidos una derrota en un conflicto con China por la defensa de Taiwán.

Las fuerzas de tarea construidas en torno a un portaaviones parecen vulnerables a un ataque combinado de misiles chinos, al igual que la gran base de Guam, centro neurálgico del despliegue aéreo naval estadounidense en el Pacífico Occidental. Aunque son eficaces contra ataques limitados, las defensas de misiles estadounidenses se verían rápidamente desbordadas en caso de un ataque masivo. En el plano político, en cuanto lleguen las elecciones legislativas de noviembre, el consenso bipartidista que actualmente apoya la acción de Joe Biden podría debilitarse, para gran satisfacción del tándem de Estados revisionistas autoritarios que especulan a largo plazo con las incertidumbres que afectan a la democracia estadounidense.

*Pierre-Yves Hénin es Profesor emérito de Economía, Universidad de París 1 Panthéon-Sorbonne

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR