Un referente de la inteligencia artificial advirtió sobre la manipulación de la izquierda radical y la amenaza china

En diálogo con Infobae, el prestigioso investigador Pedro Domingos habló sobre la politización de la tecnología, la guerra cultural, y cómo el régimen de Xi Jinping busca dominar este campo. “Que Dios nos ayude cuando dominen la inteligencia artificial”, alertó

Pedro Domingos habló con Infobae sobre la politización de la tecnología, el "wokismo" y la cultura de la cancelación

Pedro Domingos es uno de los investigadores en inteligencia artificial más influyentes a nivel mundial. Un campo vital y de suma importancia para el futuro cercano, pero que no está exento de la manipulación por parte de grupos radicales de izquierda ni de la peligrosa amenaza china. El experto, de origen portugués, no duda en denunciar esto y advertir los riesgos para las sociedades del mundo.

“Hay mucha gente, incluidos los investigadores en inteligencia artificial, que por ser naturalmente de izquierdas asumen que sus puntos de vista son el bien evidente”, comentó el profesor emérito por la Universidad de Washington, en diálogo con Infobae.

Desde su oficina en Seattle, abordó esa “politización de la tecnología”, y se refirió también a otras cuestiones como el “wokismo” y la cultura de la cancelación, la “guerra cultural” que impulsan los movimientos radicales, y la carrera entre Estados Unidos y China por la dominación de la inteligencia artificial.

Sobre esto último, advirtió: “Estados Unidos sigue estando por delante de China en materia de inteligencia artificial y tienen diferentes puntos fuertes y débiles, pero China está mejorando muy rápidamente, mucho más que Estados Unidos. En otra década estarán por delante, y que Dios nos ayude cuando lo estén”.

-Usted, una referencia a nivel mundial en el campo de la inteligencia artificial, suele hacer especial énfasis en el creciente peligro de la “politización de la tecnología”. ¿De qué se trata esto?

-Se trata de muchas cosas. En general la tecnología siempre es politizada, porque todos buscan utilizarla en su propio beneficio. Es inevitable, no es algo malo. En particular la inteligencia artificial, que es la tecnología sobre la que he trabajado durante mi vida, ha adquirido recientemente una gran importancia y visibilidad. Y ese es el resultado: se ha convertido muy rápidamente, y se ha politizado mucho. Algo que yo había anticipado hace unos años atrás, pero la velocidad y la extensión me han sorprendido. La inteligencia artificial es inusual en este tiempo por cuestiones de rango y escala. Hay tecnologías a las que nadie les importa. La inteligencia artificial tiene un gran número de posibles implicaciones, y es algo inevitable. Una cosa especialmente alarmante es que la gente, en su mayoría, se centra en lo falsamente peligroso, porque no entienden la tecnología. Otra cosa que veo aquí en los Estados Unidos, y no he visto lo contrario en otros países, es que la extrema izquierda ha saltado sobre ella y la extrema derecha es completamente ajena. Esto no significa que una sea mejor que la otra. Pero no es saludable. Necesitamos un debate que se está dando ahora. Hay mucha gente, incluidos los investigadores en inteligencia artificial, que por ser naturalmente de izquierdas asumen que los puntos de vista izquierdistas son el bien evidente.

-¿Esta manipulación beneficia a los políticos que se presentan como “antisistema”?

-No necesariamente. En Estados Unidos, particularmente en el ámbito académico y también en el mundo tecnológico, el espectro político va desde el centro de la izquierda hasta la extrema izquierda, y luego, por desgracia, la gente que tiende a centrarse en la llamada “ética de la inteligencia artificial” suele ser la gente que está más al extremo. Han tendido a manipular los debates con sus puntos de vista. Sin embargo, ya tienen muchos anzuelos en las empresas tecnológicas, como Google, Facebook, Apple, Microsoft... Tienen lo que llaman “grupos de ética”, cuyo trabajo es impulsar estas políticas, bajo el nombre de la ética en los productos que todos usamos, y están teniendo una influencia que está fuera de proporción. Hay otro aspecto. La gente no se da cuenta, pero muchas redes sociales están dirigidas por algoritmos de inteligencia artificial. Twitter tiene un algoritmo que decide lo que ves, también Facebook. Este nuevo mundo de diferentes medios de comunicación del que teníamos antes, ha creado enormes oportunidades para esa gente. Han aprendido en muchos casos a manipular estos algoritmos para hacer lo que quieren. Hay muchos peligros en todo esto. Pero creo que, a pesar de todo, la gente, tanto de la izquierda como de la derecha, trata de averiguar cómo hacerlo. Todo el mundo en la política, que sabe lo que está haciendo, hace un amplio uso de la inteligencia artificial en sus campañas para averiguar quiénes son los objetivos, y qué enviarles. Es en potencia un arma muy poderosa. Algunos los usan mejor que otros. Si eres un régimen totalitario, como China o Rusia, la inteligencia artificial es un tesoro para reprimir a la gente, por desgracia. Ese es el mayor peligro al que nos enfrentamos hoy en día.

-En los últimos años hemos visto cómo las redes sociales fueron tomadas por trolls, manipulando debates en diferentes partes del mundo. Lo hemos visto con elecciones presidenciales, durante la pandemia y más recientemente con la guerra iniciada por Rusia en Ucrania, por citar algunos casos. ¿Cómo se combate esta tendencia?

-No necesitamos combatirlo. Es inevitable. Lo que tenemos que hacer es recurrir a nuestras ventajas. Si miras a las empresas tecnológicas, como Google, Facebook, hay un marco común de que son manipuladores malvados. Esta es una visión muy equivocada. La influencia hasta ahora es bastante limitada. La gente realmente sobreestima el alcance de lo que se puede hacer, pero a medida que la tecnología mejora se vuelve más poderosa, por lo que no es una razón para ser complaciente. Sobrestiman el uso en su contra, pero dicho esto, todo el mundo está tratando de aumentar sus beneficios. Por ejemplo, este debate sobre la privacidad, que ya es un error, porque la privacidad no es como si se tratara de retener mis datos. No quiero retener mis datos, quiero que mis datos se utilicen para mi máximo beneficio. Tenemos que averiguar cómo compartir y cómo tener el control sobre nuestros datos compartidos, y cómo se utilizan luego en nuestro beneficio, en la política, en el comercio. Todo el mundo tiene que entender la inteligencia artificial lo suficiente como para poder tomar decisiones sobre ella. Necesitamos saber cómo utilizarlas, pero hasta ahora no lo hemos hecho. Y esto da poder a los que saben cómo utilizarla. Un área en la que deberían extenderse pero no lo han hecho es el Gobierno. Los gobiernos están tratando de regular la inteligencia artificial de la misma manera que regulan los coches y los aviones, y la inteligencia artificial se mueve a una velocidad diferente. Lo que se necesita es que la inteligencia artificial trabaje para el gobierno. Hay una pequeña fracción de políticos que tienen gente con los ojos puestos en esto, pero la gran mayoría piensa que la inteligencia artificial va a jugar un gran papel y eso es completamente prematuro para ellos.

-¿Es decir que llevará tiempo que tanto los gobiernos como la sociedad civil estén preparados para hacer frente a esto?

-Lo hará, pero en algunas áreas está sucediendo bastante rápido y en otras muy lentamente. Es por nosotros. Tenemos que hacer lo correcto. Nosotros, los especialistas, tenemos que alertar y educar a la gente, y la gente tiene que involucrarse con otros tomadores de decisiones, tanto empresas privadas, gobiernos, etc. Todos ellos tienen que ponerse manos a la obra. Hay un elemento de alerta en esto, porque los regímenes autoritarios están haciendo una buena utilización de esto. Y esta contienda entre la democracia y la autocracia en el mundo, que siempre ha estado allí, cambia cuando la tecnología llega. Y la tecnología proporciona algunas oportunidades para decidir. La gente no recuerda que cuando la radio y el cine aparecieron los grandes usuarios del poder eran los nazis y los soviéticos. Hitler y Stalin estaban haciendo un gran uso de la radio, mucho antes que Rossevelt y Churchill. Ellos luego lo hicieron, y lo hicieron muy bien. En cierto modo ocurre lo mismo con la inteligencia artificial.

-Usted cuestiona lo que se conoce como “wokismo” y la cultura de la cancelación. ¿Por qué desafía estos conceptos, y qué busca la extrema izquierda con ellos?

-El “wokismo” es una ideología muy peligrosa. Desgraciadamente hay en algunos países, creo que sobre todo en los Estados Unidos, pero se está extendiendo a otros países del mundo: Europa, América Latina. Es una ideología muy nociva, mucho más de lo que mucha gente cree. La he visto crecer en el mundo académico. Pero ya no es sólo un problema del mundo académico, sino que se ha extendido al resto de la sociedad. Hay más de un elemento en ello. Uno es la propia ideología. Si piensas en el comunismo, en el marxismo... En los años 60 casi todos los intelectuales eran marxistas, quizás no en los Estados Unidos, pero en la mayoría de los países el marxismo era lo más obvio. En cierto modo el “wokismo” es el nuevo marxismo. Tiene muchas de las mismas creencias e ilusiones, muchos de los mismos errores. La gente está cometiendo los mismos errores de antes. La clase social y la economía, que fallaron de múltiples maneras… Compara Corea del Norte y Corea del Sur, por poner un ejemplo... Ese virus no desapareció. Y el papel que jugó la clase social no es el mismo de otros aspectos como la raza, el género, la orientación sexual, y todavía la clase de alguna manera. Pero en los Estados Unidos en particular, la cuestión racial siempre ha sido extremadamente sensible, es algo que produce extremos. Así que el “wokismo” se ha pegado realmente a eso. Por ejemplo, todas las cosas que damos por sentadas, como la democracia, la libertad de expresión, la igualdad de oportunidades, la meritocracia... Todas estas cosas que el wokismo ataca. La ideología en sí es realmente mala. Luego está el aspecto de la cancelación de la cultura. Una ideología puede ser mala, pero podemos debatirla, y las mejores ideas prevalecerán. Pero el problema que vemos, y esto es un fenómeno más reciente, algo más de los últimos cinco a diez años, es que se intenta imponer esta ideología a todos los demás. Por ejemplo, alertamos que en las universidades de Estados Unidos la gente tiene que seguir esa línea o los despiden, y en los medios de comunicación igual... Este es un fenómeno generalizado. No se permite desviarse de esta línea o sufrirás grandes consecuencias. Lo que está pasando aquí es muy alarmante, es el camino hacia la autocracia. Es como la revolución cultural en China. El “wokismo” y la cancelación de la cultura están asociados, pero puedes tener “wokismo” sin cancelación de la cultura, o cancelación de la cultura sin “wokismo”. Desgraciadamente, una de las novedades de hoy en día son las redes sociales, que acaban de poner un terreno muy brutal para el “wokismo” y la cultura de la cancelación. Las redes sociales son muy poderosas, pero son una tecnología muy nueva e inmadura.

-Desde sectores más conservadores algunos consideran que se busca una guerra cultural. ¿Está de acuerdo?

-Absolutamente. Esto es diferente en otros países, pero en Estados Unidos la llamada “guerra cultural” existe desde los años 60. Algunas cosas contra las que la gente luchó a partir de los 60 fueron correctas y prevalecieron, pero otras no. Cada década tiene muchos temas de esta guerra cultural. Lo que vemos ahora es una encarnación más violenta, más peligrosa, más agresiva de eso. Si hay que resumir la cultura en los últimos 50 años, en general ha habido oscilaciones en un sentido u otro, pero en general las cosas se han movido hacia la izquierda de forma consistente durante 50 años. Pero el problema es que ahora se ha movido mucho hacia la izquierda. Existe este ejército de personas que imponen estas creencias en la escuela y en las universidades a través de sus profesores formados por radicales. El mundo se ha convertido en un mundo de exterminio. Cualquiera que no esté de acuerdo es malo. Es como la cultura en China. Hay que fusilarlos a todos, hay que llevarlos al gulag. Hay una guerra cultural, no es nueva, pero es mucho peor que hace cinco años.

Pedro Domingos advirtió los riesgos de una eventual dominación del régimen chino sobre la inteligencia artificial

-¿Considera a China como una grave amenaza si logra dominar el campo de la inteligencia artificial?

-Sí. China tiene una lista de tecnologías que quieren dominar, y en las que están invirtiendo miles de millones, y la inteligencia artificial es una de ellas. Xi Jinping lo ha dicho, también Putin. Xi Jinping cada año da un discurso de Año Nuevo y detrás tiene un conjunto de libros. La gente observa esos libros para ver qué cosas son importantes para el líder. Al parecer, él o ellos eligen esos libros a propósito para enviar mensajes. Y hace unos años uno de los libros era mío, “The Master Algorithm”, sobre la inteligencia artificial, y había otro. Esto te muestra el nivel... Ellos entienden que la inteligencia artificial es: número uno, extremadamente importante económicamente; número dos, una herramienta muy importante para el control social; y número tres, extremadamente importante militarmente. Tenemos que preocuparnos mucho por esto. En general, Estados Unidos sigue estando por delante de China en materia de inteligencia artificial y tienen diferentes puntos fuertes y débiles, pero China está mejorando muy rápidamente, mucho más que Estados Unidos. En otra década estarán por delante, y que Dios nos ayude cuando lo estén. En cualquiera de estos ámbitos.

-China incluso persigue un nuevo concepto de guerra, conocido como “guerra inteligente”. ¿Coincide con los teóricos militares chinos que sostienen que la guerra tal y como la conocemos está a punto de cambiar? ¿En la guerra en Ucrania ya se está dando parte de este cambio?

-En el futuro cercano, un ejército que no utilice la inteligencia artificial no tendrá oportunidad de prosperar. Porque el que tenga la inteligencia artificial en múltiples formas, dejará al otro fuera. El tipo de cosas que vemos en Ucrania son ejemplos interesantes de esto. Por ejemplo, la capacidad para disipar la niebla de la guerra y entender lo que está pasando en el campo de batalla, y antes de que se convierta en un campo de batalla, y quién está haciendo qué con las tropas y qué no; quién está construyendo misiles nucleares; quién está preparando pruebas nucleares; etc. El espionaje... La inteligencia artificial transforma todo esto. Si yo tengo inteligencia artificial y tú no, que Dios te ayude. Todos los sistemas, incluidos los civiles como la energía, el agua, son redes, así que ya no hay fronteras entre los países. Todos estamos en el ciberespacio. Rusia y China tienen sus anzuelos en Estados Unidos... Ahora es un campo de batalla totalmente diferente. La llamada “superficie tecnológica”, ya no es el muro del castillo. Y luego la lucha en sí... Mira lo que pueden hacer los drones: vuelan tanques y helicópteros, uno tras otro. Cambian completamente la relación de fuerzas en el campo de batalla. Y esto es sólo un ejemplo. Estamos llegando al punto de tener ejércitos cada vez más automatizados. Los aviones no tendrán que tener pilotos. Pueden luchar mejor, pueden hacer más… Lo mismo con los chips, con los tanques, pistas de logística de auto-conducción en el campo de batalla... Todas estas tecnologías son aplicables al campo militar. Hay una presión para prohibir las armas inteligentes porque son malas. Esta es una solución peligrosa por múltiples razones. Por ejemplo, las armas de destrucción masiva son dramáticamente diferentes. No cualquiera puede fabricar un arma nuclear, mientras que cualquiera sí puede fabricar inteligencia artificial. El otro aspecto es que las armas de destrucción masiva son malas porque son de destrucción masiva. Las armas inteligentes son más discriminadas. Tener inteligencia artificial en el ejército es necesario si no se quiere perder la próxima guerra. Y es bueno porque salva vidas, incluyendo la de los soldados, que son reemplazados por máquinas y no están en el campo de batalla para ser asesinados.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR