La increíble historia de Lhakpa Sherpa: de trabajar en un supermercado a escalar el Everest por décima vez

Es la mujer que más veces ha llegado a la cima de la montaña más alta del mundo, pero no cuenta con patrocinios, entrenadores, ni equipo novedoso

Lhakpa Sherpa de 48 años, es la mujer que más veces ha alcanzado la cima del monte Everest, la montaña más alta del mundo.
Lhakpa Sherpa de 48 años, es la mujer que más veces ha alcanzado la cima del monte Everest, la montaña más alta del mundo.

Lhakpa Sherpa es la poseedora del récord mundial femenino de cumbres del Everest, la montaña más alta del mundo que este año subió por décima vez.

La escaladora no cuenta con patrocinadores habituales, no tiene entrenadores ni dietistas, por el contrario, usa una máscara de oxígeno de 50 años de antigüedad, trabaja por horas en un supermercado de Whole Foods en Connecticut (EEUU), es madre de tres hijos, y ha sufrido la pobreza y el abuso doméstico.

Esta trotamundos decidió emprender su décimo intento al gigante del himalaya en abril de 2022, tras dos años de tener que posponerlo a causa de la pandemia, cuando empezó a entrenar para lograr la gesta.

“He estado tratando de hacer este viaje durante años”, dijo en abril a Megan Mayhew periodista de The Guardian. “Pero el Covid retrasó todo. Ha sido duro los últimos años. Trabajé en una tienda de comestibles durante la pandemia. Mis hijos hicieron la escuela en línea. Mi padre falleció y el padre de mi hija también falleció. Estamos felices de estar sanos y vivos”.

Lhakpa Sherpa recibiendo una placa por parte del gobierno de Nepal que reconoce sus hazañas
Lhakpa Sherpa recibiendo una placa por parte del gobierno de Nepal que reconoce sus hazañas

Lhakpa Sherpa tiene 48 años. Los años perdidos por la pandemia fueron años cruciales en la vida de escalador de un atleta de élite. Aún así, al Everest han subido personas de más de 50 años, por lo que no es impensable que ella intente escalar a la cima otra vez.

Yuichiro Miura, un alpinista japonés, alcanzó la cima a los 70, 75 y 80 años.

“Fue frustrante que mi escalada se retrasara varios años seguidos”, dijo. “Sin embargo, sabía que algún día tendría la oportunidad de ir de nuevo”.

Lhakpa es una atleta naturalmente fuerte, pero debido a que no tiene patrocinio y es una madre soltera que trabaja por horas en Whole Foods, cada intento de cumbre presenta un riesgo físico y financiero significativo. Tiene muy poco tiempo para entrenar, y dejar el trabajo para escalar durante un mes la coloca al borde de la falta de vivienda.

Aunque Lhakpa ha recibido un apoyo modesto (una subvención reciente para mujeres exploradoras de Grape Nuts, apoyo de documentalistas y algunas ganancias de charlas), negocia sus aventuras épicas con recursos notablemente limitados.

No tiene patrocinadores, ni equipos costosos, sus aventuras a la montaña son autogestionadas
No tiene patrocinadores, ni equipos costosos, sus aventuras a la montaña son autogestionadas

Ha superado obstáculos impensables en su vida. Creció en un pequeño pueblo de Nepal entre 11 hermanos y comenzó a trabajar como cargadora en la montaña alrededor de los 15 años. No sabe leer ni escribir inglés, pero se abrió camino en Estados Unidos mientras criaba a tres hijos.

Sobrevivió al abuso doméstico a manos de su ex compañero de escalada y esposo, George Dijmarescu, quien murió de cáncer a la edad de 59 años en 2020. Vivió en refugios durante tiempos difíciles, limpiaba casas para pagar el alquiler y poner comida en la mesa.

A pesar de su habilidad demostrable y su tasa de éxito en la cumbre, Lhakpa recibe muy poco en términos de patrocinios y utiliza equipo antiguo. Es increíble pensar que la mujer que más veces ha escalado el Everest que cualquier otra utilice equipos de hace décadas.

“Me encanta mi máscara”, dice Lhakpa. “Funciona.”

“Tengo miedo de cruzar la cascada de hielo de Khumbu”, le confesó a Mayhew. “Esa es probablemente la parte más peligrosa. Las avalanchas también dan miedo. Puedo evitar caerme, pero no hay nada que pueda hacer contra una avalancha”. Un promedio de cinco escaladores mueren en el Everest cada temporada.

Además, había que pensar en la pandemia. Lhakpa se ha preparado con vacunas y refuerzos. “Las tiendas de campaña en los campamentos estarán más dispersas”, dijo. “Se desaconseja que se reúnan diferentes equipos. No habrá contacto, ni abrazos ni fiestas. La gente simplemente está haciendo todo lo posible para prevenir un brote”.

“Siento que el Everest es mi educación y que mi décima cumbre sería como mi graduación”, dijo Lhakpa.

Lhakpa Sherpa trabaja en un supermercado en Estados Unidos y cada viaje al Everest es un riesgo financiero para su familia
Lhakpa Sherpa trabaja en un supermercado en Estados Unidos y cada viaje al Everest es un riesgo financiero para su familia

Lhakpa llegó a la cima del Everest a las 6:30 a.m. del 12 de mayo de 2022, luego de comenzar un ascenso de 24 horas después de que pasó una ventana de mal tiempo. El sol brillaba, dijo, y el camino estaba lleno de gente.

“Pasé tantos años esperando”, le dijo a Mayhew. “Pasé mucho tiempo pensando en eso en mi tienda. Esto es mi sueño.”

Con su décima cumbre, superó las cumbres del compañero que la sometió a la violencia y la pobreza.

Lhakpa proviene de una familia de sherpas consumados, que una vez fueron personal de apoyo invisible en las historias heroicas de los escaladores occidentales, y ahora se les atribuye su propio número de cumbres y son venerados por sus habilidades.

Lhakpa Sherpa fue víctima de abuso doméstico y vivía en la pobreza, con su décima cumbre superó la marca de su expareja quien la maltrataba
Lhakpa Sherpa fue víctima de abuso doméstico y vivía en la pobreza, con su décima cumbre superó la marca de su expareja quien la maltrataba

“Ahora respetamos y confiamos en el sherpa”, dijo Lhakpa, sonriendo. Ella está ayudando a presentar la montaña a otras mujeres, incluidas su sobrina Jangmu y su hija Shiny, quienes trabajaron juntas en sus habilidades.

Lhakpa no sabe si intentará otra cumbre del Everest en el futuro. Por ahora, ella está enfocada en guiar. “Me encanta compartir mi experiencia”, dijo. Le encanta el senderismo, porque cualquiera puede hacerlo. “No siempre se necesita dinero para ir de excursión”, dijo.

Cuando Lhakpa arriesga su vida y su seguridad financiera para alcanzar la cima del pico más alto del mundo, depende en gran medida de sí misma. Además, no es una aventurera en paracaídas, sino una persona nacida en Nepal que siente una profunda conexión con la montaña y su cultura.

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR