Tensión en Afganistán: disparos y enfrentamientos entre talibanes y fuerzas turcomanas

El choque de hoy entre los islamistas y Turkmenistán aviva las tensiones en el país asiático, que vive una de sus peores crisis humanitarias y económicas

Los choques entre ambos bandos se produjeron en la provincia norteña de Jouzjan. Imagen ilustrativa (REUTERS/Ali Khara)
Los choques entre ambos bandos se produjeron en la provincia norteña de Jouzjan. Imagen ilustrativa (REUTERS/Ali Khara)

Un enfrentamiento entre talibanes y las fuerzas fronterizas de Turkmenistán desató la tensión en la noche de este lunes en el norte de Afganistán, luego de que los islamistas fueron a investigar la supuesta muerte de un civil afgano a manos de los turcomanos.

Los choques entre ambos bandos se produjeron en la provincia norteña de Jouzjan, situada en la frontera con la vecina Turkmenistán, cuando las fuerzas de seguridad del Gobierno talibán se dirigieron a la zona para investigar la supuesta muerte de un afgano y el trato violento que recibieron varios civiles por parte de los cuerpos fronterizos turcomanos.

“Las fuerzas del Emirato Islámico (como se autodenominan los talibanes) fueron allí y quisieron investigar la muerte de un civil” cuando la guardia frontera turcomana “comenzó a disparar desde el lado de la frontera (...) y se intercambiaron algunos disparos entre ambos lados”, indicó a la agencia EFE el jefe de Policía de Jozjan, Malavi Sarajulding.

El agente agregó que durante el enfrentamiento ningún miembro de la fuera de seguridad afgana resultó muerto o herido.

Después de mantener conflictos con los vecinos Irán y Pakistán, el choque de hoy entre los islamistas y Turkmenistán aviva las tensiones en el país asiático, que vive una de sus peores crisis humanitarias y económicas tras la caída de Kabul en manos de los insurgentes el pasado 15 de agosto.

Un soldado de Turkmenistán (REUTERS/Vyacheslav Sarkisyan)
Un soldado de Turkmenistán (REUTERS/Vyacheslav Sarkisyan)

Por su parte, el jefe supremo de los talibanes, el mulá Hibatullah Akhundzada, ordenó a sus tropas que no “castiguen” a los funcionarios del antiguo gobierno afgano, después de que varias organizaciones de derechos humanos acusaran al régimen islamista de violencia y ejecuciones sumarias.

“Respetad mi amnistía y no castiguéis a los empleados del régimen precedente por sus crímenes del pasado”, declaró, citado el jueves en Twitter por un portavoz del grupo radical, Mohammad Naeem.

Según Naeem, el mulá, que no ha sido visto en público, filmado o fotografiado desde hace años, se pronunció el miércoles por la noche delante de responsables afganos en Kandahar (sur), un bastión talibán.

Estas declaraciones se producen tras la aparición de un vídeo muy compartido en redes sociales donde se ve a dos combatientes talibanes dando una paliza a un antiguo responsable del ejécito.

El emirato islámico (nombre que los talibanes han dado a su régimen) indicó que uno de los soldados sería sancionado.

Oficiales del consulado general de  Turkmenistán y representantes de los talibanes en una reunión en Herat (Foto: REUTERS)
Oficiales del consulado general de Turkmenistán y representantes de los talibanes en una reunión en Herat (Foto: REUTERS)

A su llegada al poder a mediados de agosto, los talibanes decretaron una amnistía general. Pero a pesar de la promesa, la ONU y las oenegés Amnistía Internacional y Human Rights Watch han informado de “acusaciones creíbles” de ejecuciones sumarias y desapariciones forzadas de más de 100 ex policías y agentes de inteligencia.

Varias decenas de mujeres afganas se manifestaron el martes pasado en Kabul para pedir que se respeten sus derechos y que terminen los “asesinatos” de miembros del antiguo gobierno, antes de ser rápidamente disueltas por los talibanes.

Según la ONU, 87% de las mujeres afganas han sufrido alguna forma de violencia física, sexual o psicológica.

Pese a ello, el país de 38 millones de habitantes tenía solo 24 refugios para su atención antes del regreso de los talibanes, casi todos financiados por la comunidad internacional y vistos con recelo por muchos locales. Algunas organizaciones que manejaban refugios dejaron de hacerlo antes de la llegada de los talibanes.

En su discurso, Hibatullah Akhundzada también pidió a las autoridades locales y líderes tribales que se aseguren de que los afganos no quieren marcharse del país. “Los afganos no son respetados en otros países, por lo que ningún afgano debería salir”.

(Con información de EFE y AFP)

Seguir leyendo:

Últimas Noticias

Hugo López-Gatell retó a academias y asociaciones a mandar médicos a zonas marginadas

El epidemiólogo aseguró que los médicos no son los únicos profesionistas que corren riesgo de ser víctimas de la inseguridad que atenta al país, la cual, según sus declaraciones, es consecuencia de administraciones pasadas

Censura, escenas eliminadas y secretos de “Blanca Nieves y los siete enanos”, el primer éxito de Disney

La película animada dejó una huella imborrable en el cine animado y, aunque muchos piensan que se la saben de memoria, hay algunas curiosidades que pocos conocen

Nayib Bukele ya utiliza el régimen de excepción para apresar a opositores políticos

La Policía de El Salvador ya arrestó a siete sindicalistas que, en público o en privado, habían criticado la gestión del presidente. Amparada por la suspensión de garantías constitucionales decretadas en marzo tras una escalada en la violencia pandillera, la Fiscalía ha negado derechos fundamentales a los detenidos.

El drama de Óscar Denis, el ex vicepresidente secuestrado hace más de 600 días por un minúsculo grupo guerrillero que aterroriza a Paraguay

Fue llevado por la fuerza el 9 de septiembre del 2020 y no se supo más de él. Detrás de la desaparición está el Ejército del Pueblo Paraguayo, un grupo armado que opera desde hace 14 años en la rica zona ganadera de Concepción

Los ciberpiratas rusos al ataque: ayuda para la invasión de Ucrania y secuestros de sitios para cobrar grandes rescates

Irrumpieron las comunicaciones satelitales en el momento en que los soldados rusos iniciaban su guerra. Esta semana provocaron una crisis en el gobierno de Costa Rica donde robaron la identidad de la agencia de impuestos y la aduana. Piden 10 millones de dólares para liberar los sistemas informáticos.
MAS NOTICIAS
TE PUEDE INTERESAR