La Fundación ACNUR Argentina presentó la iniciativa “Ponchos Azules” para visibilizar la realidad de los refugiados

El objetivo es dar visibilidad a la mayor crisis humanitaria de la historia desde la Segunda Guerra Mundial y reconocer los derechos de todas las personas que se vieron forzadas a huir de sus hogares

Campamento de Goudoubou. Refugiados malienses que buscan seguridad en Burkina Faso
Campamento de Goudoubou. Refugiados malienses que buscan seguridad en Burkina Faso

El próximo 20 de junio se conmemora el Día Mundial del Refugiado y Fundación ACNUR Argentina lleva adelante una iniciativa para dar a conocer la situación de millones de personas, más del 1% de la población mundial, que se vieron obligadas a dejar sus hogares para salvar sus vidas y necesitan ayuda para sobrevivir.

Desde hace 70 años, el ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, trabaja diariamente en más de 135 países con el mandato de proteger y asistir a estas poblaciones vulnerables en cada una de las situaciones de emergencia. Son más de 80 millones las personas desplazadas y refugiadas en el mundo, y el 40% de ese total son niños y niñas.

El Día Mundial del Refugiado, instaurado en el año 2001 por la Asamblea General de las Naciones Unidas, busca dar visibilidad a la mayor crisis humanitaria de la historia desde la Segunda Guerra Mundial y reconocer los derechos de todas las personas que se vieron forzadas a huir de sus hogares.

“Esta enorme crisis humanitaria nos obliga a mirar hacia adentro y pensar qué podemos hacer cada uno de nosotros para ayudar y transformar la realidad. La situación de las personas refugiadas y desplazadas es inadmisible, pero todos tenemos la posibilidad de hacer algo para cambiar su futuro”, señaló Carolina Martinenghi, Directora de Comunicaciones de Fundación ACNUR Argentina.

La iniciativa Ponchos Azules, que Fundación ACNUR Argentina lanzó en 2020 y que continúa este año, reconoce el espíritu solidario de los argentinos a través de la puesta en valor del poncho, símbolo legendario que transmite y proyecta el sentimiento de orgullo nacional.

El diseño de la pieza fue creado y donado generosamente por el diseñador Benito Fernández quien, una vez más, demostró su compromiso con la causa de los refugiados. El reconocido diseñador fue convocado para crear una pieza única y, bajo esta premisa, recreó una de las prendas más tradicionales, a la cual le agregó su impronta característica, cargada de colores y de sentidos. Así, el poncho fue realizado respetando los colores tradicionales del ACNUR, principalmente el azul y el blanco, con una estampa que representa los telares del mundo y la integración cultural y una guarda que simboliza a as millones de personas que debieron escapar con lo puesto para trasladarse a un lugar seguro.

Su edición limitada será exhibida por muchas figuras públicas para reconocer la misión del ACNUR alrededor del mundo y continuar generando conciencia en la sociedad, entre ellos, el actor uruguayo Osvaldo Laport, Embajador Regional de Buena Voluntad de ACNUR para América Latina desde 2006, quien forma parte del proyecto y trabaja creando conciencia sobre el trabajo del ACNUR en el mundo de habla hispana.  Además, estos ponchos serán sorteados entre las personas que se sumen a apoyar la causa.

Osvaldo Laport, Embajador Regional de Buena Voluntad de ACNUR para América Latina desde 2006
Osvaldo Laport, Embajador Regional de Buena Voluntad de ACNUR para América Latina desde 2006

Detrás de cada una de las personas refugiadas o desplazadas hay una historia de dolor, una esperanza y una oportunidad para mirar hacia adelante. Nadie elige ser un refugiado o un desplazado. Se trata de personas que huyen debido a un temor fundado de persecución, conflictos armados, violencia generalizada u otras circunstancias y que requieren protección internacional.

“La iniciativa de Fundación ACNUR Argentina busca que nuestra sociedad tome dimensión de la agudeza de esta crisis INADMISIBLE y se comprometa a colaborar: millones de personas desplazadas de sus hogares, niñas y mujeres víctimas de abuso y violencia sexual en conflictos, miles de familias destruidas por la guerra pidiendo socorro, niños desamparados, estas son solo algunas de las situaciones inadmisibles que esta población enfrenta”, asegura a Fundación.

Cruzar el desierto, atravesar el Mediterráneo, caminar miles de kilómetros al sol o con lluvias torrenciales, las historias de las personas que escapan de sus hogares son dolorosas e infinitas. En el trayecto de la huida enfrentan numerosos peligros, están expuestos a ser víctimas de maltrato, violencia o accidentes. “Y cuando sus vidas o las de sus familias corren peligro, no hay opción. Eso es INADMISIBLE”, recalcan.

Desplazados por la violencia en Bunia, Ituri (este de RDC)
Desplazados por la violencia en Bunia, Ituri (este de RDC)

Ya son más de 200 mil los Ponchos Azules en el país: “Firmar y convertirse en un Poncho Azul es un gesto de apoyo muy importante para que la organización pueda continuar su labor de brindar protección, alimentación, refugio, salud, educación y asistencia”.

Para sumarse a los “Ponchos Azules” hay que ingresar en www.ponchosazules.org.

SEGUIR LEYENDO: