Ucrania declaró que “no cederá” ante las presiones de Rusia en el conflicto fronterizo

El ministro de Defensa ucraniano aseguró que está intensificando sus esfuerzos “políticos y diplomáticos” y ha considerado que la mejor solución es “acelerar” la entrada en la OTAN, algo que ya defendió esta semana el presidente de su país

Un soldado ucraniano vigila en posición de combate en la línea de separación con los rebeldes prorrusos en la región de Donetsk, Ucrania.
Un soldado ucraniano vigila en posición de combate en la línea de separación con los rebeldes prorrusos en la región de Donetsk, Ucrania.

El ministro de Defensa ucraniano, Andriy Taran, ha declarado este sábado que Ucrania “no cederá” ante el aumento de la presencia militar de Rusia en la frontera común.

Para el ministro, Rusia ha difundido “historias de terror” sobre la renovación de las actividades de combate en el este de Ucrania con el objetivo “de despertar el pánico entre la población de Ucrania y atemorizar a la comunidad internacional” así como de “aumentar la presión sobre Ucrania con el fin de obligarla a ceder en el curso del proceso de negociación”.

Frente a esto, el ministro ha mencionado que Ucrania está intensificando sus esfuerzos “políticos y diplomáticos” y ha considerado que la mejor solución es “acelerar” la entrada de Ucrania en la OTAN, algo que ya defendió esta semana el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, y que Rusia criticó advirtiendo que esta opción “agravaría la situación”.

El comunicado del ministro de Defensa ucraniano llega en un momento de aumento de las tensiones y tras las acusaciones de Ucrania a Rusia por el despliegue de militares en una zona cercana a la frontera común, rechazadas desde Moscú, que argumenta que puede trasladar a sus militares por su territorio sin cortapisas.

Los Acuerdos de Minsk, suscritos en septiembre de 2014 y en febrero de 2015, sentaron las bases para una solución política al conflicto, pero no han derivado hasta ahora en el cese de la violencia. Las hostilidades han dejado hasta la fecha unos 13.000 muertos, según estimaciones de la ONU.

Volodimir Zelenski, presidente de Ucrania
Volodimir Zelenski, presidente de Ucrania

Desde el 27 de julio de 2020 está en vigor en la zona un alto el fuego que, aunque ha reducido significativamente la violencia, no ha evitado que siga habiendo incidentes esporádicos que incluso siguen cobrándose vidas.

Entretanto, el portavoz del Departamento de Defensa de Estados Unidos, John Kirby, ha pedido a Rusia que responda “al mundo” sobre “lo que están haciendo, con qué fuerzas, con qué capacidades y cuáles son sus intenciones” en el este de Ucrania, donde la “concentración militar solo causa inestabilidad y más inseguridad”.

Así lo ha aseverado Kirby tras numerosas preguntas sobre una concentración de militares rusos en Crimea y a lo largo de la frontera de Rusia con Ucrania, a lo que ha respondido también que “estas son excelentes preguntas para hacerle al (ministro de Defensa Sergey) Shoygu en Moscú”.

Los funcionarios de la Casa Blanca han clasificado el “crecimiento militar” ruso en la región como “la más grande desde 2014”, y muchas naciones han pedido a Rusia “una explicación”, “recibiendo respuestas débiles sobre entrenamiento o ejercicios”, ha señalado el Pentágono.

Kirby ha asegurado que no cree que los rusos “hayan sido totalmente transparentes sobre lo que están haciendo” y no ha querido detallar el alcance de la concentración rusa, si bien ha precisado que está en Crimea, todavía parte de Ucrania y a lo largo de la frontera oriental.

Por otro lado, el secretario de Estado, Antony Blinken, ha conversado este viernes con sus homólogos francés y alemán sobre la “importancia de apoyar a Ucrania contra las provocaciones unilaterales rusas a lo largo de la ‘línea de contacto’ en el este del país”.

En llamadas con el alemán Heiko Maas y el francés Jean-Yves Le Drian, Blinken ha ahondado en la “necesidad de que Rusia cese de inmediato su acumulación militar y su retórica incendiaria”.

(Con información de Europa Press)

SEGUIR LEYENDO: