Baruch Adler, cofundador de la Marcha por la Vida: “Libramos una lucha diaria contra el negacionismo del Holocausto”

Un diálogo sobre la importancia de una de las iniciativas símbolo del Iom Hashoá, el impacto de la pandemia en los esfuerzos de quienes luchan contra el olvido y los desafíos futuros en momentos en que el antisemitismo registra un aumento en distintas partes del mundo

Baruch Adler, cofundador de la Marcha y miembro de la junta directiva
Baruch Adler, cofundador de la Marcha y miembro de la junta directiva

Desde hace 33 años, la Marcha por la Vida es uno de los eventos más destacados del Iom Hashoá, el Día del Recuerdo del Holocausto que Israel celebra este jueves en memoria de los seis millones de judíos exterminados por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

Al igual que en 2020, este año la marcha física no tendrá lugar debido a la pandemia de coronavirus. En cambio, por primera vez, se utilizará tecnología 3D innovadora que hará posible marchar de forma virtual por los tres kilómetros que separaban los campos de concentración de Auschwitz y Birkenau.

Además habrá simposios, videos, encuentros con sobrevivientes, personalidades destacadas, mandatarios y testimonios que permitan mantener viva la memoria y recordar a las víctimas del horror (es posible participar a las distintas actividades registrándose en este enlace). Como cada año, el objetivo de la Marcha es que la mayor cantidad de personas pueda aprender sobre el genocidio nazi, la peor tragedia del siglo XX.

Infobae conversó con Baruch Adler, cofundador de la Marcha por la Vida y vicepresidente de su junta directiva, sobre la importancia que adquirió la iniciativa a lo largo de los años, el impacto de la pandemia y los desafíos futuros en momentos en que el antisemitismo y el negacionismo del Holocausto registran un alarmante aumento en distintas partes del mundo.

一¿Cómo nació la idea de la Marcha?

一En 1986 un grupo de israelíes que por un motivo u otro estábamos ligados al tema del Holocausto empezamos a ver si era posible tener un contacto más físico con los lugares de Polonia donde ocurrió todo, con los distintos guetos, con los cementerios. Yo creo que hacia fines de los 80, quizás por la distinta capacidad de la gente de viajar y la caída del muro de Berlín, la gente empezó a sentir la necesidad de ver con sus propios ojos, de sentir lo que había ocurrido. Así fue que en abril de ese año viajamos a Polonia y comenzamos a pensar en qué tipo de actividad se podía hacer para crear un mensaje educativo para la humanidad. La idea de la Marcha nos la dio un polaco que nos explicó que entre los campos de Auschwitz I y Auschwitz III (Birkenau) había una distancia de 3 kilómetros y medio, una distancia que era posible caminar. Así fue que en abril de 1988 organizamos la llegada a Polonia de alrededor de 1000 participantes, la mayoría adultos e israelíes. Esa marcha fue exitosa desde el punto de vista educativo, muchos participantes quedaron agradecidos. Tan fue así que decidimos hacerla anualmente. A partir del 1989 en el Día del Recuerdo, que cae siempre una semana antes de Pesaj judío o de la Pascua católica, organizamos esta marcha que año tras año fue agrandando el número de participantes y atrayendo a figuras influyentes de la educación, las artes, los medios, la política.

En los últimos diez años fue extraordinariamente importante la participación creciente de latinoamericanos

一¿Cuántas personas participaron en las Marchas hasta la fecha?

一Hubo un total de alrededor de 300 mil participantes en las 31 marchas, hasta el 2019 incluido. En las últimas participaron 10 mil personas. Los participantes son jóvenes de la escuela secundaria, de entre 16 y 18 años, la mayoría judíos, aunque no todos. También participaron miles y miles de gentiles. A lo largo de los años, la marcha pasó a ser un programa educativo importante, ya que participar requiere aprender mucho sobre el Holocausto. En los últimos diez años también fue extraordinariamente importante la participación creciente de latinoamericanos. Nos emociona año tras año ver que desde Argentina llegan 600-700 participantes, sobre todo de las escuelas. También hay cientos de participantes de Brasil, Panamá y México. En total hay unos 1500 participantes de Latinoamérica. Y luego estadounidenses, europeos, inclusive de Polonia y de los países limítrofes.

Una imagen de la marcha en 2018 (Facebook/International March of the Living)
Una imagen de la marcha en 2018 (Facebook/International March of the Living)

一¿Cuán importante es contar con la presencia de sobrevivientes del Holocausto?

一Intentamos que cada grupo esté acompañado por un sobreviviente que pueda con sus ojos y con sus cinco sentidos explicar qué ha visto, qué sintió. Hay muchos sobrevivientes que lo viven como si estuviera pasando en ese momento, es muy conmovedor. La marcha es el día de Holocausto, y en los días anteriores y posteriores los grupos recorren Polonia, visitando campos de exterminio, cementerios, guetos en distintas ciudades. En su conjunto es un programa educativo importantísimo que, creemos, influye en todos los participantes sin importar su religión o país.

¿Cómo impactó la pandemia en sus actividades? El año pasado la Marcha fue cancelada por primera vez desde 1988.

一La marcha de 2020 ya estaba organizada. Cuando en febrero nos reunimos con los distintos lideres de los contingentes nacionales empezamos a tener miedo de que tanto en Polonia como en los distintos países podíamos llegar a tener el problema de ingresar o incluso que se enfermaran los participantes. A principios de marzo se decidió anular el evento y organizar otras ceremonias. Decidimos realizar una ceremonia en la que personas de todos los países escribieran un mensaje que nosotros traducimos y pusimos en placas que se clavaron virtualmente en el campo de Auschwitz. Participaron 18 mil personas, incluidos mandatarios de varios países como el presidente y el primer ministro de Israel y personalidades de las artes, de los medios. También volvimos a tener una buena participación latinoamericana.

一¿Y este año?

一En el verano del 2020, cuando entendimos que la pandemia no quería irse, empezamos a organizarnos para realizar eventos de mayor envergadura. Para este 2021 preparamos una Marcha virtual para que todos aquellos que nosotros creemos que tienen un mensaje importante para los jóvenes y para la humanidad puedan verse mientras marchan y encienden siete antorchas, seis por los seis millones de caídos y una séptima por la existencia del estado de Israel. Así preparamos una Marcha de 30 minutos y una ceremonia de 50 minutos, una actividad virtual que va a transmitirse mañana [este jueves] a través de las redes sociales, sitios y cadenas de televisión. Creemos que el evento puede llagar a ser visto por millones de personas, que es lo que nosotros queremos. Libramos una lucha diaria en contra del olvido y en contra de la negación de esa tragedia. Esa es la lucha que estamos llevando adelante.

Distintas fuerzas internacionales trataron de deslegitimar Israel, lo cual hizo resurgir focos antisemitas que estaban latentes

一Este año la medicina durante el Holocausto será el eje del evento. ¿Por qué esta decisión?

一Cada año buscamos una temática que sea el marco del evento. Este año decidimos que el tema sea la medicina, la moral, el Holocausto. Van a marchar médicos que lucharon contra el covid-19 en este último año y también personas que fueron salvadas por médicos, enfermeros, paramédicos durante la guerra. Es una manera de vincular la medicina buena, que salvó a miles de personas durante la guerra y ahora durante la pandemia, frente a la medicina malvada simbolizada por personajes como el doctor Mengele.

一Volviendo al tema del negacionismo. Varias encuestas muestran que cada vez más jóvenes en los países occidentales ignoran lo que ocurrió en el Holocausto e incluso la existencia de lugares como Auschwitz. ¿Cómo lo explica?

一Si a un chico no se le enseña debidamente, con propósito, no le va a interesar. La lucha contra el negacionismo tiene que hacerse con las herramientas correctas, es necesaria una campaña de educación organizada. Porque si uno sabe lo que ocurrió es más difícil que lo niegue.

一También se registra un aumento del antisemitismo, especialmente en Europa. ¿Cuál es su mirada sobre esto?

一Desgraciadamente este último año ha habido un recrudecimiento. Distintas fuerzas internacionales trataron de deslegitimar Israel, lo cual hizo resurgir focos antisemitas que estaban latentes, sobre todo en Europa. Además, la facilidad que hay en las redes sociales de decir mentiras y atrocidades genera un caldo que hace que las cosas empeoren. En cierta manera, el trabajo que hicieron durante décadas educadores y políticos de buena voluntad se tiró abajo por todo esto. Y cuando llega una peste desgraciadamente los judíos de alguna manera son siempre culpados. Ya ocurrió en el pasado, y ahora han sido nuevamente culpados.

Un hombre pasa junto a tumbas profanadas con esvásticas en el cementerio judío de Westhoffen, cerca de Estrasburgo, Francia, el 4 de diciembre de 2019. (REUTERS / Arnd Wiegmann)
Un hombre pasa junto a tumbas profanadas con esvásticas en el cementerio judío de Westhoffen, cerca de Estrasburgo, Francia, el 4 de diciembre de 2019. (REUTERS / Arnd Wiegmann)

一¿Teme que cuando no haya más sobrevivientes la situación pueda empeorar?

一Sí, por eso queremos que aquellos que escucharon a los sobrevivientes sean los testigos del mañana. Y que ellos a su vez pasen el testimonio a otros que serán los testigos de las próximas generaciones. Por suerte tenemos todos los testimonios que fueron grabados por la Sohá Foundation de Spielberg, así como los testimonios de gente que ha marchado. De todas maneras, todo lo que hagamos siempre va a ser un granito de arena en la playa. Porque hay tanto por hacer, tanta gente que no escucha o no sabe. Para mi personalmente es un deber personal e institucional. Mi madre fue una sobreviviente en circunstancias muy dolorosas, su caso es parte de mi ser y yo en cada momento siento que estuve allí, que lo he vivido gracias a lo que mi madre sufrió. Pensar en que pueda llegar a olvidarse, que pueda llegar a negarse, es como ser acuchillado.

一¿Algo pone en riesgo la continuidad de las Marchas en el futuro? Pienso por ejemplo a la reciente ley polaca que tipifica como delito acusar falsamente a Polonia de crímenes cometidos por la Alemania nazi.

一No creo que eso se convierta en un obstáculo, porque los polacos quieren mostrar que ellos participan en la memoria de los crímenes de los alemanes. Si llegaran a prohibir la entrada o las marchas recaería sobre ellos la acusación de complicidad, que es justamente lo que quieren evitar. Ellos quieren que el mayor número de personas viaje a Polonia para mostrar los crimines de los alemanes. No creo que estos eventos estén en riesgo en el corto plazo. Creo que las Marchas van a seguir como sistema educacional incluso cuando no haya más sobrevivientes porque todos aquellos que han escuchado, que han aprendido, llevarán su mensaje.

La Ceremonia Global de Iom Hashoá tendrá lugar este jueves 8 de abril a las 11 de la mañana hora Argentina. (las 9 en México y Colombia). El cierre será el jueves 15 de abril a las 22 horas argentinas (las 20 en México y Colombia) con la celebración global de Iom Haatzmaut, en conmemoración a los 73 años de la creación del Estado de Israel. Es posible participar a las distintas actividades registrándose en este enlace.

SEGUIR LEYENDO: