Alexei Navalny denunció que fue amenazado: quieren enviarlo a un calabozo disciplinario

El máximo opositor de Vladimir Putin dijo haber recibido apremios seis veces en dos semanas, mientras el Kremlin aumenta la persecución judicial contra sus colaboradores

El líder opositor ruso Alexei Navalny (EFE/EPA/YURI KOCHETKOV /Archivo)
El líder opositor ruso Alexei Navalny (EFE/EPA/YURI KOCHETKOV /Archivo)

El opositor ruso Alexei Navalny, actualmente en prisión, indicó este lunes que ha recibido varias advertencias desde su encarcelamiento, lo que significaría una posible internación en un calabozo disciplinario.

En un mensaje publicado en su cuenta en la red Instagram, señala haber recibido “seis advertencias en dos semanas” en la prisión de Pokrov, ubicada a unos 100 km de Moscú, donde cumple una condena de dos años y medio de detención.

“En las prisiones rusas, hay dos principales formas de sanciones: la advertencia y el internamiento en un calabozo disciplinario. Y con solamente dos advertencias pueden enviarte allí. Y esto no es nada cómodo: las condiciones de detención allí son cercanas a la tortura”, escribió el opositor.

(Instagram Alexei Navalny/@navalny)
(Instagram Alexei Navalny/@navalny)

Navalny publica frecuentemente desde su lugar de encarcelamiento mensajes en las redes sociales, y sus abogados se niegan a decir cómo hace, puesto que no tiene acceso a Internet.

En este último mensaje, explica que ha sido objeto de “veinte advertencias disciplinarias”, sobre todo por haberse “levantado de la cama 10 minutos” más temprano de lo habitual, o también por “negarse a realizar” los ejercicios físicos matutinos obligatorios.

Víctima de un envenenamiento con un agente neurotóxico en agosto del año pasado, Navalny culpa de esto al Kremlin, que rechaza cualquier implicación.

Activista anticorrupción y crítico feroz del presidente Vladimir Putin, fue detenido en enero pasado, cuando regresó a Rusia procedente de Alemania, donde se recuperaba del envenenamiento.

La colonia penal de Pokrov donde está detenido Navalny (REUTERS/Tatyana Makeyeva/archivo)
La colonia penal de Pokrov donde está detenido Navalny (REUTERS/Tatyana Makeyeva/archivo)

En febrero, fue condenado a dos años y medio de prisión por un caso de fraude que data de 2014 y que, tanto él, como las oenegés y muchas capitales occidentales afirman que es una manipulación política.

La semana pasada, sus allegados manifestaron temor por su salud durante la detención, y el opositor se ha quejado de fuertes dolores en la espalda y en la pierna derecha. La administración, por su parte, considera que se encuentra en un estado “satisfactorio”.

PERSECUCIÓN CONTRA LOS ALIADOS

Mientras tanto, la persecución se intensifica también sobre los aliados y colaboradores del Navalny.

Ivan Zhdanov, director de la Fundación Anticorrupción de Navalny, acusó a las autoridades de detener a su padre durante el fin de semana en un intento de presionarlo por sus actividades de oposición, que incluyen la organización de una nueva protesta contra el gobierno.

Ivan Zhdanov, director de la Fundación Anticorrupción de Navalny (REUTERS/Johanna Geron/archivo)
Ivan Zhdanov, director de la Fundación Anticorrupción de Navalny (REUTERS/Johanna Geron/archivo)

Zhdanov dijo que la policía detuvo a su padre jubilado en la ciudad sureña de Rostov sobre el Don por presunto abuso de poder después de registrar su casa e interrogarlo durante la noche.

“No tengo ninguna duda de que este caso criminal está vinculado a mí y a lo que hago”, dijo Zhdanov, quien se encuentra fuera de Rusia y forma parte de un equipo de activistas anti-Kremlin que intentan movilizar apoyo para una nueva protesta esta primavera que las autoridades oponerse a.

La policía de Rostov no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios sobre el caso.

Zhdanov dijo que su padre tenía varios problemas de salud y que dudaba que el hombre de 66 años pudiera sobrevivir estando en prisión preventiva.

Las autoridades acusan a sus aliados de alentar ilegalmente a las personas a participar en protestas que, según dijeron en ese momento, no estaban autorizadas y representaban un riesgo para la salud pública debido al COVID-19.

Han presentado a Navalny como un títere respaldado por Occidente en una misión para desestabilizar a Rusia antes de las elecciones parlamentarias que se celebrarán en septiembre, un cargo que él niega.

Muchos de los aliados más cercanos de Navalny, incluidos su portavoz y su hermano, están bajo arresto domiciliario y enfrentan cargos.

El padre de Zhdanov solía trabajar como funcionario en una aldea en la región de Nenets del norte de Rusia, pero está jubilado desde el verano pasado, dijo Zhdanov en Facebook.

El caso en su contra se relaciona con su recomendación de que se asigne una vivienda social a una mujer cuya familia ya había recibido un subsidio de vivienda, dijo Zhdanov. La asignación de vivienda se canceló más tarde debido al subsidio anterior, dijo.

(Con información de AFP y Reuters)

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR