Los videos que muestran la tortura sistemática que sufren en Bielorrusia los opositores al régimen de Alexander Lukashenko

Más de 400 manifestantes ya fueron condenados, mientras que las torturas en manos de policías rayan en extrema violencia e incluso abuso sexual

Video: CNN.

Desde el año pasado, Bielorrusia, el país europeo ubicado entre Rusia y la Unión Europea, ha vivido un histórico movimiento de protestas en contra del régimen del presidente Alexander Lukashenko, quien gobierna desde 1994 y anunció su polémica reelección que llevó a cabo en agosto pasado, entre represiones a civiles que se levantaron pacíficamente en su contra.

La represión policial que se ha registrado durante las manifestaciones contra Lukashenko se ha saldado con al menos siete muertos, según la oposición, centenares de heridos y más de 10.000 detenidos, muchos de ellos sometidos a maltratos y torturas en los centros de detención, según el testimonio de las propias víctimas y documentación recogida por ONG como Human Rights Watch.

Uno de los casos de opresión más sonados, que resultó en la muerte de un ciudadano, ha sido el de Román Bondarenko, que falleció en noviembre tras ser golpeado por agentes enmascarados.

Precisamente la cadena CNN, como parte de su investigación, consiguió videos que les filtraron mismos elementos de la policía que han desistido de seguir las órdenes del presidente. En las escenas se observa como la policía lleva a grupos de manifestantes a lugares alejados donde los golpea y tortura, como ya han denunciado las organizaciones civiles.

Asimismo, la cadena entrevistó a varios ciudadanos bielorrusos que huyeron de la persecusión del régimen de Lukashenko. Decenas de manifestantes y activistas opositores también acusan torturas que van desde palizas sistemáticas hasta violaciones con porra policial.

Esto último lo contó uno de los detractore, a quien identificaron como Andrey. Él relató que solo por negarse a desbloquear su teléfono cuando la policía lo detuvo, estos le propiciaron un ataque del tipo sexual. Le cortaron los pantalones, lo golpearon, y como seguía sin ceder, lo violaron de forma anal con una macana.

“No es solo ira; la policía está capacitada para hacer esto. Solo que por primera vez lo vemos a gran escala”, dijo el entrevistado. “Están tocando a casi todas las familias en Bielorrusia”.

Partidarios de la oposición protestan en Minsk, Bielorrusia, el 1 de noviembre de 2020 (Foto: REUTERS/Stringer)
Partidarios de la oposición protestan en Minsk, Bielorrusia, el 1 de noviembre de 2020 (Foto: REUTERS/Stringer)

Otro más contó que tuvo que nadar cerca de cinco kilómetros para salir de Bielorrusia y llegar a lado de Ucrania a fin de escapar de la dictadura de su país. Lo hizo con aletas y enfundado en un traje de neopreno ya que la travesía le tocaba a través de aguas congeladas. Él grabó su trayecto para dejar evidencia de lo que intentaba hacer en caso de que no lo lograra. Este hombre tuvo que huir de un arresto inminente del que sería preso tras ser torturado por manifestarse.

Una mujer contó que fue herida en la pierna en plena marcha por un petardo aventado por la policía. Tuvo que acudir al hospital. Pero desde ahí contactaron a los elementos de seguridad para informar que tenían internada a un probable manifestante. Ella cuenta que tuvo que huir y posteriormente era acosada por la policía quien le marcaba constantemente por teléfono para saber si ella era una de las disidentes.

Los videos entregados por los policías desertores también muestran a los detenidos cuando ya están en las estaciones de policía. Hay un hombre con la boca sangrando debido a que le tiraron los dientes en la represión. Otro severamente afectado por los gases lacrimógenos. Y uno más tirado en el suelo, un menor de edad, quien presuntamente habría sufrido un ataque epiléptico.

Las autoridades bielorrusas abrieron una causa penal por la muerte del artista opositor Román Bondarenko, que falleció en noviembre pasado tras ser golpeado por agentes enmascarados de las fuerzas de seguridad (FOTO: EFE/EPA/STR)
Las autoridades bielorrusas abrieron una causa penal por la muerte del artista opositor Román Bondarenko, que falleció en noviembre pasado tras ser golpeado por agentes enmascarados de las fuerzas de seguridad (FOTO: EFE/EPA/STR)

El pasado agosto Lukashenko adelantó las elecciones presidenciales, programadas para noviembre, en un intento por impedir que le arruinaran los planes de seguir con su dictadura. Estados Unidos y la Unión Europea las declararon fraudulentas y esta última incluso empezó a ver la forma de cortar su financiamiento a ese país.

Pero Lukashenko cuenta con un aliado clave: el presidente de Rusia, Vladimir Putin. Ambos comparten su rechazo por la disidencia. Son compañeros para esquiar, además. Así que no es de sorprender que el ruso le prestó a su vecino, enseguida se reeligió, 1.5 mil millones de dólares sin especificar el motivo.

El 17 de marzo de este año, la fiscalía general de Bielorrusia informó que más de 400 personas fueron condenadas por la represión de este movimiento masivo, iniciado en 2020, de protesta contra Alexander Lukashenko.

Manifestación de la oposición a Alexander Lukashenko en Minsk
(Foto: PAVLO GONCHAR / ZUMA PRESS)
Manifestación de la oposición a Alexander Lukashenko en Minsk (Foto: PAVLO GONCHAR / ZUMA PRESS)

El régimen ha reprimido con fuerza la histórica movilización de sus críticos, provocada por la controvertida reelección del jefe de Estado en agosto.

Ante las manifestaciones de decenas de miles de personas el año pasado, el gobierno fue amordazando la protesta mediante detenciones masivas marcadas por la violencia policial, mientras que los principales opositores fueron encarcelados u obligados a exiliarse.

“Hasta la fecha, los fiscales han enviado a los tribunales 468 causas penales contra 631 personas relacionadas con la participación en actos masivos no autorizados y acciones que violan gravemente el orden público”, dijo la fiscalía general en un comunicado. “Más de 400 personas ya han sido condenadas”.

Hasta ahora, la condena más dura dictada en la represión ha sido de 10 años de prisión, según los activistas de derechos humanos bielorrusos.


SEGUIR LEYENDO: