El secretario Justicia de Australia, acusado de violar a una menor hace 33 años, dijo que no renunciará

La denunciante se suicidó el año pasado, y sus acusaciones contra Christian Porter se hicieron públicas la semana pasada después de que se enviaran en cartas anónimas al primer ministro, Scott Morrison y otras legisladoras

El secretario de Justicia de Australia, Christian Porter, se dirige a los medios en Perth, Australia, el miércoles 3 de marzo de 2021. El secretario de Justicia de Australia niega haber mantenido relaciones sexuales con una niña de 16 años hace 33 años, y dice que no renunciará al cargo como máximo responsable de justicia del país por una denuncia. La mujer se suicidó el año pasado. (Richard Wainwright/AAP Image via AP)
El secretario de Justicia de Australia, Christian Porter, se dirige a los medios en Perth, Australia, el miércoles 3 de marzo de 2021. El secretario de Justicia de Australia niega haber mantenido relaciones sexuales con una niña de 16 años hace 33 años, y dice que no renunciará al cargo como máximo responsable de justicia del país por una denuncia. La mujer se suicidó el año pasado. (Richard Wainwright/AAP Image via AP)

El secretario de Justicia de Australia negó el miércoles haber mantenido relaciones sexuales con una mujer que le acusó de violarla hace 33 años, cuando ella era una adolescente de 16 años, y dijo que no renunciará al cargo como máximo responsable de justicia del país.

Christian Porter dijo que se tomaría una baja para cuidar su salud mental después de que las acusaciones se hicieran públicas recientemente.

“Voy a tomarme un par de semanas de baja por mi propia cordura”, dijo a la prensa. “Creo que podré volver de eso y hacer mi trabajo”.

La denunciante se suicidó el año pasado, y sus acusaciones contra Porter se hicieron públicas la semana pasada después de que se enviaran en cartas anónimas al primer ministro, Scott Morrison y otras legisladoras.

Los medios habían publicado que el supuesto violador era uno de los 16 hombres en el gabinete de 22 miembros que dirige Morrison, aunque en internet se había identificado a Porter como el sospechoso.

El ex fiscal penal, de 50 años, dijo que había decidido hablar después de que la policía dijera el martes que no había suficientes pruebas válidas para continuar con una pesquisa penal.

Abogados destacados y los amigos de la mujer han pedido una investigación independiente que revise las pruebas contra Porter.

Morrison ha señalado que Porter niega las acusaciones y dijo que debía ser la policía quien gestionara el caso.

En la foto, el primer ministro de Australia, Scott Morrison. (EFE/EPA/LUKAS COCH/Archivo)
En la foto, el primer ministro de Australia, Scott Morrison. (EFE/EPA/LUKAS COCH/Archivo)

Pero Michael Bradley, el ex abogado de la presunta víctima, dijo que habría un “juicio por los medios” en ausencia de una investigación formal.

“No todos deberíamos querer que eso suceda, pero sucederá si la acusación y su respuesta no se prueban en un proceso formal adecuado”, dijo Bradley.

Porter afirmó que la acusación no justificaba que él dejara su cargo.

“Si dejo mi puesto como secretario de Justicia por una acusación de algo que simplemente no ocurrió, entonces cualquier persona en Australia puede perder su carrera, su empleo, el trabajo de su vida, sólo por una acusación que aparezca en medios”, dijo Porter.

Porter dijo que tenía 17 años cuando compitió junto con la denunciante, de entonces 16 años, en un equipo escolar de debate de cuatro personas en enero de 1988. Dijo que no había sabido de ella desde entonces.

“No me acosté con la (presunta) víctima. No tuvimos nada de esa naturaleza entre nosotros“, dijo Porter.

“Recuerdo a la persona como una persona inteligente, brillante y feliz”, agregó.

La mujer no ha sido nombrada. La policía está preparando pruebas para ayudar a un médico forense a determinar la causa de su muerte.

El caso ha aumentado el escrutinio sobre la actitud hacia el acoso y la violencia sexual en el Parlamento, después de que una empleada hiciera una denuncia no relacionada hace dos semanas, afirmando que había sido violada por un colega de mayor rango en la oficina de un ministro.

El gobierno notificó al personal del Parlamento en un correo electrónico esta semana sobre una nueva línea directa de quejas confidenciales para informar sobre incidentes graves en el lugar de trabajo.

(Con información de AP)

SEGUIR LEYENDO: