Así es el campo de trabajo donde Rusia recluyó a Alexei Navalny, el máximo opositor a Vladimir Putin: “Habrá acoso y humillación”

El complejo N.º2 de Pokrov es hoy una de las 684 cárceles que alojan a 393.000 presos en el país. Antiguos reclusos relataron qué le espera al político en los próximos dos años y medio

Oficiales del Servicio Penitenciario ruso en la entrada del complejo N. 2 de Pokrov (Dimitar DILKOFF / AFP)
Oficiales del Servicio Penitenciario ruso en la entrada del complejo N. 2 de Pokrov (Dimitar DILKOFF / AFP)

La cárcel donde purga su pena el opositor ruso Alexei Navalny, en Pokrov, un pueblo ruso salpicado de edificios soviéticos y precarias casas de madera y situado a 100 kilómetros de Moscú, es un centro penitenciario que tiene la reputación de lograr “doblegar” a los presos más tenaces.

Rodeado por una valla de chapa metálica rematada con alambre de púas, el complejo N.º2 se encuentra cerca de una fábrica del gigante alimentario estadounidense Mondelez.

“Se dice que es una de las prisiones más duras de Rusia”, afirma Denis, un empresario que se niega a dar su apellido, “tal vez por eso lo trasladaron aquí”.

El opositor, de 44 años, que el año pasado sobrevivió a un envenenamiento que achaca al Kremlin y pasó varios meses convaleciente en Alemania, deberá cumplir una condena de dos años y medio. Fue detenido a su regreso a Rusia y su condena provocó la indignación de la sociedad civil rusa y de las capitales occidentales.

Vista general de la colonia penal N.° 2 (Dimitar Dilkoff/ AFP)
Vista general de la colonia penal N.° 2 (Dimitar Dilkoff/ AFP)

Largas jornadas de trabajo

A las afueras de la capital, Pokrov y sus 17.000 habitantes son un punto de paso en el camino hacia Vladimir, una ciudad medieval cuyas iglesias, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, están entre las más visitadas de Rusia.

Anteriormente, la ciudad también marcaba el límite del kilómetro 101 alrededor de la capital, más allá del cual las autoridades soviéticas enviaban al exilio a muchos intelectuales y disidentes.

Fue precisamente en la época soviética cuando se abrió el centro carcelario.

Lejos del legado del Gulag, el sistema de campos de concentración establecido bajo el mandato de Stalin, es hoy uno de los 684 campos de trabajo que alojan a 393.000 presos en Rusia.

Un hombre intenta poner en marcha su camión en Pokrov (Dimitar Dolkoff/ AFP)
Un hombre intenta poner en marcha su camión en Pokrov (Dimitar Dolkoff/ AFP)

En teoría, la prisión ofrece a los presos la oportunidad de trabajar a cambio de un escaso salario, que apenas cubre los gastos de alojamiento que se les imponen.

Pero el sistema es regularmente objeto de críticas por parte de los grupos de derechos humanos, que denuncian las duras condiciones y las interminables jornadas de trabajo.

Maxime Troudolioubov, director del sitio web de noticias Meduza, afirmó que el sistema de liquidación de las cárceles es un instrumento utilizado por el Kremlin para doblegar a los opositores y marginar a los críticos.

“Este es su objetivo: o bien se quiebra psicológicamente a una persona o bien se va de Rusia inmediatamente después de cumplir su condena. En cualquiera de los dos casos, el adversario abandona el campo de juego”, explicó a la AFP.

Desde fuera la prisión a la que fue enviado Navalny “parece como todos los demás campos”, dijo Pyotr Kuryanov, abogado de la ONG Fondo para la Defensa de los Derechos de los Prisioneros al medio estadounidense ABC News. “Pero dentro de este campamento, hay una atmósfera insoportable creada artificialmente por el personal de administración, por lo que hay que vivirla día tras día, mes tras mes, año tras año”.

Edificios residenciales cerca de la colonia penal (Dimitar Dilkoff/ AFP)
Edificios residenciales cerca de la colonia penal (Dimitar Dilkoff/ AFP)

Acoso y humillación

La gravedad del sistema es conocida.

En 2013, Nadezhda Tolokonnikova, miembro del grupo de protesta Pussy Riot que fue condenada a dos años de prisión por cantar una “oración punk” contra Putin en la catedral de Cristo Salvador de Moscú, se puso en huelga de hambre en protesta por la “esclavitud” en su campo de trabajo en Mordovia, al sureste de Moscú.

El director del Servicio Penitenciario de Rusia (FSIN), Aleksandr Kalashnikov, aseguró a la agencia de noticias TASS que “no habrá ninguna amenazapara la salud de Alexei Navalny, que podrá emplearse como cocinero, bibliotecario o modista.

Pero desde que se anunció su lugar de detención, los antiguos reclusos del centro penitenciario N.º2 informan sobre la vida cotidiana allí.

Agentes penitenciarios en la entrada de la colonia penal (Dimitar Dilkoff/ AFP)
Agentes penitenciarios en la entrada de la colonia penal (Dimitar Dilkoff/ AFP)

La administración de la prisión está intentando “romper psicológicamente a la gente”, explicó a la cadena de televisión de la oposición Dmitri Demushkin, un político nacionalista que pasó dos años en esta cárcel. “Allí, incluso las moscas no vuelan sin preguntar”, dijo.

Según contó Demushkin, los guardias a menudo obligan a a los presos a participar en ejercicios repetitivos destinados a derribarlos, a repetir sus nombres y crímenes una y otra vez o a permanecer de pie durante horas con la cabeza gacha.

En las colonias penales, además, la disciplina suele ser mantenida por los propios presos, ya sea por presos que colaboran con los guardias o por líderes de bandas criminales. Las colonias dirigidas por prisioneros que trabajan con las autoridades se conocen como “Zonas Rojas” en la jerga criminal rusa.

“Allí se hace todo lo posible para aislar a los presos políticos”, dijo a Open Media, un sitio de noticias de la oposición, Maria Eismont, abogada de un activista que fue sentenciado allí en 2019, alegando que a los demás internos se les prohibió hablar con su cliente.

A Navalny, no obstante, “nadie lo golpeará ni lo torturará”, dijo por su parte Vladimir Pereverzin, un ex gerente de la compañía petrolera Yukos que pasó dos años en la prisión hace 10 años. “Pero lo quebrarán psicológicamente”.

Para Konstantin Kotov, que permaneció también dos años allí por violar la ley rusa sobre manifestaciones, “esta prisión se considera ejemplar y lo consigue al no tratar a las personas como seres humanos”. Describe un entorno en el que los detenidos casi no tienen tiempo libre y están completamente aislados del mundo exterior. El objetivo es mantener “a la gente bajo presión y someterla”.

Privada de su voz más audible, la oposición rusa se pregunta en qué estado saldrá Alexei Navalny de la cárcel y si seguirá dispuesto a enfrentarse al Kremlin.

“Habrá acoso y humillación. El objetivo del sistema es quebrarlo”, afirma Marina Litvinovitch, miembro de una comisión oficial que supervisa las condiciones de las prisiones.

(Con información de AFP)

SEGUIR LEYENDO: