Polémica en Inglaterra por una agencia del gobierno que le pidió a sus empleados la talla de su cintura para determinar si podían volver al trabajo presencial

La solicitud era parte de un sistema “basado en puntos” que la Agencia de Licencias de Conducir y Vehículos de Reino Unido ha estado utilizando para decidir qué personal debe permanecer en casa


Una agencia de Gobierno en Reino Unido pidió a sus empleados confirmar la talla de su cintura como parte de un sistema de puntos para determinar si podían volver al trabajo presencial. (iStock)
Una agencia de Gobierno en Reino Unido pidió a sus empleados confirmar la talla de su cintura como parte de un sistema de puntos para determinar si podían volver al trabajo presencial. (iStock)

Una agencia de Reino Unido desató una polémica por el sistema de puntos que instauró con el objetivo de evaluar cuales de sus empleados deberían trabajar en casa y cuales podrían hacerlo desde la oficina durante la pandemia del coronavirus. Uno de los requisitos, el más polémico, era que cada empleado debía confirmar la talla de su cintura.

Así lo reveló The Mirror, que publicó los estándares de la Agencia de Licencias de Conducir y Vehículos de Reino Unido (DVLA, por sus siglas en inglés) para hombres y mujeres.

En un mensaje se pidió a varios miembros del personal de la sede de licencias de conducir en Swansea que indicaran si su medida era mayor de 34 pulgadas para mujeres o 40 pulgadas para hombres.

El correo electrónico pedía a los miembros del personal que “todos” respondieran “lo antes posible” para confirmar si sus cinturas superaban el umbral.

No se sabe a cuántos trabajadores se les envió la solicitud. Pero era parte de un sistema “basado en puntos” que la DVLA ha estado usando desde el mes pasado para decidir qué personal debe quedarse en casa durante la pandemia.

El personal obtiene un punto cada uno por los factores de riesgo que pueden conducir a una enfermedad COVID-19 peor, como tener un índice de masa corporal alto, ser de origen BAME (siglas usadas Reino Unido para definir a los no blancos), ser hombre o estar embarazada.

Se cree que quienes obtienen cuatro o más puntos y no pueden trabajar desde casa pueden recibir una “licencia especial pagada”.

La DVLA insistió en que la evaluación de riesgos siguió las pautas del gobierno galés, fue para la seguridad de los trabajadores y no era necesario que las personas dieran la medida exacta de su cintura.

Pero un sindicato calificó la solicitud de “degradante e insultante”, mientras que el diputado local afirmó que era “ridícula”.

Un trabajador de la entidad le dijo al medio británico: “Creo que esta es la gota que derramó el vaso para algunas personas. Las personas sienten que esto es algo más que están usando para hacer que más personas vuelvan al trabajo y tener la menor cantidad posible de personas libres. La gente está nerviosa, molesta, preocupada por la cantidad de personas en el lugar. Es muy difícil sentirse seguro en un piso de una torre donde hay alrededor de 130 miembros del personal”.

La DVLA negó que la evaluación se utilizaría para que la gente volviera al trabajo, y dijo que se había puesto a más miembros del personal, no menos, en licencia paga desde que se llevó a cabo.

La agencia insistió en que algunos empleados ya están trabajando desde casa si su función lo permite, y otros trabajadores están en funciones “operativas” que no se pueden realizar de forma remota.

Pero la diputada de Swansea East Carolyn Harris, que ha acusado a la DVLA de “gestión imprudente”, exigió saber por qué más personal no podía trabajar desde casa.

Sede de la DVLA en Swansea
Sede de la DVLA en Swansea

“Mi circunscripción tiene tres departamentos de servicio civil. ¿Por qué dos de los tres están permitiendo que el personal trabaje desde casa de manera efectiva y eficiente, mientras que DVLA tiene a todas estas personas en el lugar de trabajo a pesar del riesgo para ellos y sus familias? Todo esto se trata de confianza, no confían en sus personal para trabajar desde casa”, dijo la diputada.

Es absolutamente ridículo -agregó- Esto es mucho más de lo que necesita dar en cualquier lugar de trabajo. Estoy absolutamente consternado de que cualquier trabajador se encuentre en una posición en la que tenga que medir su cintura como factor decisivo para decidir si estaría dentro o fuera del trabajo en este momento”.

El secretario general del sindicato PCS, Mark Serwotka, afirmó que la DVLA estaba “tratando de obligar a más personal a ingresar al lugar de trabajo” con la medida.

Añadió: “Es degradante e insultante para el personal que ya está siendo puesto en un riesgo innecesario al ser obligado a trabajar por miles”.

FOTO DE ARCHIVO: Un hombre trabaja en su cocina mientras los trabajadores se ven obligados a trabajar desde casa y exigen la devolución de los costos adicionales de la oficina en el hogar durante el brote de la enfermedad por coronavirus (COVID-19). Foto tomada el 2 de octubre de 2020. REUTERS / Eva Plevier / Foto de archivo
FOTO DE ARCHIVO: Un hombre trabaja en su cocina mientras los trabajadores se ven obligados a trabajar desde casa y exigen la devolución de los costos adicionales de la oficina en el hogar durante el brote de la enfermedad por coronavirus (COVID-19). Foto tomada el 2 de octubre de 2020. REUTERS / Eva Plevier / Foto de archivo

El secretario de Transporte en la sombra, Jim McMahon, dijo: “El hecho de que a los trabajadores se les tomen las medidas de la cintura para juzgar si tienen derecho a irse es impactante; es increíble que esto esté sucediendo en una agencia gubernamental”.

En diciembre se declaró un brote de Covid-19 en el centro, que tiene una plantilla de 6.000 trabajadores, después de que se confirmaron 352 casos en cuatro meses.

La DVLA insistió en que, como hoy, actualmente solo hay seis casos en la fuerza laboral, dos de los cuales son personas que trabajan desde casa.

Un portavoz de la DVLA dijo: “Nuestro enfoque durante la pandemia ha sido y sigue siendo la seguridad de nuestro personal”.

SEGUIR LEYENDO