La Unión Europea instó a las farmacéuticas a cumplir los contratos firmados para el suministro de vacunas contra el coronavirus

Hay demora en la entrega de las dosis comprometidas. Italia anunció que emprenderá acciones legales

Maria Rosaria Capobianchi, una de las primeras receptoras de la vacuna COVID-19 de Pfizer/BioNTech en Italia
Maria Rosaria Capobianchi, una de las primeras receptoras de la vacuna COVID-19 de Pfizer/BioNTech en Italia

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha emplazado a las farmacéuticas a cumplir los contratos firmados sobre el suministro de vacunas tras una ralentización en la entrega de las dosis comprometidas. “Vamos a hacer que las farmacéuticas respeten los contratos que han firmado (...) recurriendo a todos los medios legales a nuestra disposición”, ha afirmado Michel en declaraciones a la emisora de radio Europe 1.

La estadounidense Pfizer anunció la semana pasada una ralentización de los suministros para implantar mejoras que incrementarían la producción y el viernes AstraZeneca también anunció que no cumpliría con las cantidades pactadas por un problema técnico en la producción.

Michel no se ha referido a medidas o respuestas concretas, pero la UE insistirá en la transparencia sobre los motivos de los retrasos y ha recordado que cuando Pfizer anunció los primeros retrasos la UE consiguió reducirlos asumiendo una postura dura.

“Dimos el primer puñetazo en la mesa y al final los retrasos de varias semanas anunciados pasaron a ser una reducción del ritmo de entrega”, ha indicado.

Mientras, el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, ha criticado duramente a los fabricantes de las vacunas por su lentitud, lo que supone a su entender en una “grave violación contractual que está causando un daño enorme en Italia y en otros países europeos”.

Estos retrasos “van a tener consecuencias directas en la vida y la salud de los ciudadanos y en nuestro tejido económico-social, de por sí bajo una enorme presión tras un año de pandemia”, ha hecho saber Conte en un post publicado en su cuenta de Facebook.

“Si se confirmara la reducción del 60 por ciento de las dosis que se distribuirán en el primer trimestre significaría que en Italia se entregarían 3,4 millones de dosis en lugar de 8 millones”, ha lamentado el primer ministro, que ya ha dado instrucciones a su ministro de Sanidad, Roberto Speranza para que examine la posibilidad de tomar medidas legales contra las compañías.

“Recurriremos a todas las herramientas y a todas las iniciativas legales, como ya lo estamos haciendo con Pfizer-BioNTech, para reivindicar el cumplimiento de los compromisos contractuales y para proteger en toda forma a nuestra comunidad”, ha avisado Conte.

Italia es el país con mejor ritmo de vacunación de la UE, con un 2,22 por ciento de la población ya alcanzada, seguido de Alemania (1,9 por ciento), Francia (1,55 por ciento). A nivel mundial hay cinco países por delante de Italia: Israel (39,8 por ciento), Emiratos Árabes Unidos (24,5 por ciento), Reino Unido (9,3 por ciento), Bahréin (8,5 por ciento) y Estados Unidos (6,2 por ciento).

Tras los retrasos anunciados por Pfizer en las entregas de vacunas contra el covid-19, un anuncio similar de AstraZeneca el viernes generó inquietud y enfado en Europa, que libra una carrera contrarreloj ante la aparición de nuevas variantes más peligrosas del coronavirus.

La UE firmó un total de seis contratos con farmacéuticas y está en negociaciones con otras dos, para un total de 2.500 millones de dosis potenciales.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: