El presidente de Croacia abandonó un acto público por presencia de saludos y emblemas nazis

Zoran Milanovic decidió retirarse de una ceremonia en conmemoración de la guerra de independencia tras observar entre los participantes referencias a la “Ustacha”, una organización terrorista y nacionalista aliada del nazismo

El presidente de Croacia, Zoran Milanovic. REUTERS/Antonio Bronic
El presidente de Croacia, Zoran Milanovic. REUTERS/Antonio Bronic

El presidente de Croacia, Zoran Milanovic, abandonó este viernes un acto de conmemoración de una ofensiva de la guerra de independencia (1991-1995) en protesta por la presencia de emblemas y saludos pronazis durante el programa oficial.

Esos emblemas y saludos eran de la “Ustasha”, una organización terrorista basada en el racismo religioso nacionalista croata, aliada del nazismo.

“Después de que se observara entre los participantes de la ceremonia personas con insignias y el saludo ustasha, el presidente advirtió al primer ministro, Andrej Plenkovic, de que aquello era inaceptable”, explicó el portavoz presidencial Nikola Jelic a la agencia de noticias croata Hina.

Jelic dijo que, al comprobarse que esas personas formaban parte del programa oficial, el mandatario decidió abandonar la conmemoración de la ofensiva croata Maslenica de 1993 contra la rebelde “República serbia de Krajina”, que tiene lugar en el puerto marítimo de Zadar.

Los participantes que llevaban las insignias pertenecen a la ex organización paramilitar HOS, integrada en 1992 en el ejército croata.

Cuando el socialdemócrata Milanovic abandonó en mayo pasado por las mismas razones una conmemoración similar recibió duras críticas del primer ministro conservador Plenkovic y de otros altos cargos de su Gobierno.

El primer ministro de Croacia, Andrej Plenkovic. REUTERS/Johanna Geron/Pool
El primer ministro de Croacia, Andrej Plenkovic. REUTERS/Johanna Geron/Pool

Plenkovic insistió en que respeta a “todos los que dieron sus vidas por la patria, incluidos los combatientes de HOS”.

Milanovic ha venido subrayando que todos los combatientes caídos en la guerra de la independencia merecen respeto y homenaje, pero es inadmisible que en sus tumbas y conmemoraciones oficiales se muestren insignias ustasha, al considerar ese régimen como criminal.

Una comisión estatal formada años atrás por Plenkovic concluyó que el empleo de las insignias ustasha era inaceptable e inconstitucional, salvo cuando se usen como emblemas históricos de ciertas ex organizaciones.

Los ustasha cometieron numerosos crímenes de guerras y asesinaron a más de 80.000 personas internadas en el campo de Jasenovac, sobre todo serbios, judíos, eslovenos, gitanos, comunistas y otros opositores a su régimen ultraconservador.

(Con información de EFE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: