Un exiliado por la persecución del régimen chino advirtió: “Si pudieron reapoderarse de Hong Kong, el próximo lugar es Taiwán”

Lam Wing-kee tenía una librería que fue clausurada y cuando decidió abrir una nueva en la isla independiente sufrió un ataque misterioso. China considera ese territorio como una provincia en rebeldía

“Hay que prepararse”, dijo el hongkonés exiliado en Taipei, Lam Wing-kee. "Si pudieron reapoderarse de Hong Kong, el próximo lugar, creo, es Taiwán”. (AP/Kin Cheung)
“Hay que prepararse”, dijo el hongkonés exiliado en Taipei, Lam Wing-kee. "Si pudieron reapoderarse de Hong Kong, el próximo lugar, creo, es Taiwán”. (AP/Kin Cheung)

En el piso 10 de un edificio comercial de Taipei, Lam Wing-kee reabrió Causeway Bay Books, o más bien abrió la segunda versión de la librería de Hong Kong que funcionó como testimonio involuntario de la transformación de la región administrativa especial desde que China aumentó su presión hasta que finalmente legalizó las persecuciones con una nueva ley de seguridad nacional. Como otros de su círculo —escritores, libreros— Lam sufrió detenciones, hasta que por fin se exilió en Taiwán. Pero tampoco allí se siente seguro.

“Hay que prepararse”, dijo este hongkonés de 64 años en diálogo con The Guardian. “Como ciudadanos deberíamos estar más alerta, deberíamos prepararnos. Si pudieron reapoderarse de Hong Kong, el próximo lugar, creo, es Taiwán”.

Además de la litera donde duerme Lam y la caja registradora de la librería, el pequeño lugar está atestado de textos sobre historia, cultura, economía y política. Hay títulos de Hannah Arendt, literatura para niños, una saga sobre los Romanov y Permanent Record, de Edward Snowden. Pero la razón por la cual Lam está exiliado y otros, como Gui Minhai, en la cárcel (fue condenado a 10 años luego de dos secuestros y dudosas confesiones en video) son otros títulos, que en los países occidentales serían literatura ligera para las vacaciones y en China son motivo de censura.

Lam Wing-kee en la inauguración de Causeway Bay Books II, en Taiwán: el regalo que cuelga dice, en ideogramas chinos, "Libertad". (AP/Chiang Ying-ying)
Lam Wing-kee en la inauguración de Causeway Bay Books II, en Taiwán: el regalo que cuelga dice, en ideogramas chinos, "Libertad". (AP/Chiang Ying-ying)

Los libros cuentan historias de sexo, política y crímenes. Se escriben en semanas sin atención a su calidad literaria, mucho menos a la exactitud de sus datos, pero son fuentes de chismes de actualidad sobre las cuales los visitantes de China en Macau, Taiwan y Singapur —y antes, Hong Kong— se arrojan con avidez, ya que están prohibidos en el continente. Como Las ocho historias de amor del secretario general, que en 2016 aludió a la relación del presidente chino, Xi Jinping, con varias mujeres, entre ellas una presentadora de televisión reconocida, publicado por Mighty Current, el sello de Gui.

Como el editor, Lam también fue secuestrado para reaparecer, días más tarde, en un centro de detención legal. En su caso, un grupo de agentes lo interceptó cuando cruzaba la frontera de Hong Kong a China, en Shenzhen, con un cargamento de libros que, a diferencia de los títulos más picantes, contaban con el beneplácito del servicio gratuito de lectura previa de Beijing.

“Nunca entendí por qué sucedió eso, pero comprendí que yo podía ser una amenaza desde la perspectiva del gobierno chino”, dice. Llevaba décadas transportando “muchos libros diferentes, incluyendo los que estaban prohibidos y otros que simplemente no se consideraban buenos, porque pensé que era importante que la gente en China supiera exactamente lo que estaba pasando”, dijo a The Guardian.

Los libros por los cuales Lam y otros cuatro editores y libreros fueron perseguidos filtran los chismes políticos celosamente censurados en China. (REUTERS/Ann Wang)
Los libros por los cuales Lam y otros cuatro editores y libreros fueron perseguidos filtran los chismes políticos celosamente censurados en China. (REUTERS/Ann Wang)

Pasó cinco meses detenido en la ciudad de Ningbo, al cabo de los cuales debió grabar una confesión para que fuera emitida en las noticias. Entonces lo trasladaron a la provincia de Guangdong, donde pagaría esas culpas que le habían dictado. “No se puede comparar estar preso en Hong Kong con estar preso en China”, contó. “Realmente sentí miedo. Era presión mental, no daño físico”.

Cuando se le permitió regresar a su ciudad natal brevemente, en 2016, tras advertir a sus conocidos que les podría pasar lo mismo que le acababa de suceder, violó la fianza. Logró mantener su libertad pero en 2019 se preguntó por cuánto tiempo: temió que su nombre estuviera entre los primeros de la lista si el gobierno lograba aprobar la ley de extradición que impulsaba.

Aquel proyecto generó protestas masivas y, si bien fue retirado, inició una ola de apoyo al movimiento por la democracia en Hong Kong. La respuesta de Beijing fue la ley de seguridad nacional, que definió actos de subversión, secesión, terrorismo y colusión extranjera y autorizó la operación local de la seguridad de China, con facultades para investigar y enjuiciar.

Como Gui Minhai, condenado a 10 años de cárcel por ser socio de Causeway Bay Books y editor de Mighty Current, Lam fue secuestrado y luego legalizado como detenido. (REUTERS/Tyrone Siu)
Como Gui Minhai, condenado a 10 años de cárcel por ser socio de Causeway Bay Books y editor de Mighty Current, Lam fue secuestrado y luego legalizado como detenido. (REUTERS/Tyrone Siu)

Una lectura superficial de sus artículos hubiera hallado varios elementos por los cuales volverlo a encarcelar, reflexionó Lam, quien se instaló en Taiwán en abril de 2019.

“Me sorprendió un poco el cambio súbito en Hong Kong”, siguió ante The Guardian. “Uno puede simplificar y decir simplemente que China es totalitaria. Pero hay muchas razones detrás. La primera pregunta que deberíamos formular es: si ‘un país, dos sistemas’ [el acuerdo por el cual el Reino Unido devolvió Hong Kong y garantizó el status de autonomía de la región administrativa especial] sirvió durante 27 años, ¿por qué decidieron cambiarlo ahora?”.

Lo que se transformó en realidad —dijo, mientras sostenía uno de los libros prohibidos por Beijing— es el clima político en China, no en Hong Kong. “Xi Jinping”, nombró al presidente. “Él es como un emperador. Tiene 67 años. Si espera otros 27 por Hong Kong, ¿qué edad tendrá? ¿Tendrá poder todavía? ¿Tendrá salud?”.

Desde que China aumentó su presión hasta que legalizó las persecuciones en Hong Kong con una ley de seguridad nacional, Causeway Bay Books fue testigo y víctima de la censura y sus dueños, de persecución. (Jayne Russell/Zuma Wire/Shutterstock)
Desde que China aumentó su presión hasta que legalizó las persecuciones en Hong Kong con una ley de seguridad nacional, Causeway Bay Books fue testigo y víctima de la censura y sus dueños, de persecución. (Jayne Russell/Zuma Wire/Shutterstock)

En noviembre de 2019, a siete meses de haber llegado a Taiwán, Lam anunció que inaguraría Causeway Bay Books II y que sería más que una librería: “Pienso convertirla en un espacio para todo el mundo, porque sólo puede abrir gracias a la ayuda del público”, dijo a South China Morning Post. Se refería a una campaña de crowdfunding, que en dos meses recaudó USD 196.000 de 2.900 donantes.

El núcleo central del emprendimiento continuaría, prometió: “La idea de reabrir Causeway Bay Books es presentar libros que incrementarán la comprensión de los lectores de qué ha sucedido exactamente en Taiwán, Hong Kong y el continente”. Pero al inaugurar la sede que reemplazó a la original, que debió ser abandonada en Hong Kong, Lam se convirtió en un asesor de migraciones de facto: muchos hongkoneses le preguntaron cómo podían quedarse, ya que las leyes no les permitían ser refugiados. El librero los derivaba a las organizaciones de derechos humanos y los grupos cívicos que se ofrecieron a ayudarlos.

Lam abrió su tienda el 25 de abril en Taipei, en un acto al que asistieron varias figuras políticas, incluida la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen. Pero cuatro días antes de la reapertura fue atacado mientras se dirigía a completar los últimos detalles en su tienda.

Lam Wing-kee fue atacado por tres hombres pocos días antes de la inauguración en Taipei de su librería, heredera de la clausurada en Hong Kong. (EBC via AP)
Lam Wing-kee fue atacado por tres hombres pocos días antes de la inauguración en Taipei de su librería, heredera de la clausurada en Hong Kong. (EBC via AP)

Tres hombres, encabezados por Cheng Chi-lung, quien dijo que le molestaba el activismo del librero, le tiraron bombas de pintura roja. En noviembre fueron condenados a cuatro (Cheng) y tres (sus cómplices) meses de prisión por “agresión, daño físico y mental y obstrucción de la libertad de circulación” de Lam, según Taiwan News. Lam consideró que el castigo fue “demasiado leve” y manifestó su preocupación de que lo volvieran a atacar.

En este contexto el librero hizo su advertencia: “Hay que prepararse. Si pudieron reapoderarse de Hong Kong, el próximo lugar, creo, es Taiwán”.

Si bien eligió la isla por su democracia y su respeto a la diferencia política, sabe que el gobierno de China la ve como una provincia en rebeldía. “Lam está preocupado por la preparación del ejército de Taiwán y la influencia cultural de China en los jóvenes de Taiwán”, lo describió The Guardian.

Y sobre todo ya no encuentra señales de que en el futuro Hong Kong pueda volver a ser lo que alguna vez fue. No pierde las esperanzas —citó un pasaje de la Biblia, Corintios 13:13: “Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; el mayor de ellos es el amor”— pero, en términos realistas, opinó que lo mejor es concentrarse en su nuevo hogar: “Aquí todo depende de la gente de Taiwán”.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Cada vez más activistas de Hong Kong escapan de las persecuciones del régimen chino en lancha hacia Taiwán

Sexo, política, crímenes y censura en China: las novelas que llevaron a la cárcel a un editor perseguido por el régimen

Un librero de Hong Kong desafía a Pekín reabriendo una librería en Taiwán