La ONU defendió el derecho de migrantes a acceder a la vacuna contra el COVID-19

Las Naciones Unidas agregó que “no se puede permitir que estas poblaciones se vean privadas de las vacunas, una de las mejores rutas para salir de la pandemia”

Migrantes venezolanos caminan hacia la frontera entre Venezuela y Colombia durante el brote de la enfermedad del coronavirus (COVID-19), en San Cristóbal, Venezuela el 12 de octubre de 2020. Fotografía tomada el 12 de octubre de 2020. REUTERS / Carlos Eduardo Ramirez
Migrantes venezolanos caminan hacia la frontera entre Venezuela y Colombia durante el brote de la enfermedad del coronavirus (COVID-19), en San Cristóbal, Venezuela el 12 de octubre de 2020. Fotografía tomada el 12 de octubre de 2020. REUTERS / Carlos Eduardo Ramirez

Una cantidad “desproporcionada” de migrantes, refugiados y desplazados se quedan fuera de los programas rutinarios de vacunación, por lo que la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) ha recordado el derecho que tienen al acceso a vacunas, especialmente a la próxima inoculación contra el coronavirus, por lo que deben ser incluidos en las estrategias de los gobiernos.

Para esto, la OIM se ha aliado con la Alianza para las Vacunas Gavi, para “garantizar que los migrantes y las personas desplazadas por la fuerza sean considerados e incluidos en los esfuerzos para encontrar y distribuir una vacuna contra la COVID-19”.

A pesar del enorme progreso en las últimas dos décadas para garantizar que los niños de todo el mundo tengan acceso a vacunas que salvan vidas, cada año 14 millones de niños siguen sin recibir las básicas”, ha lamentado el director ejecutivo de Gavi, Seth Berkley, que ha detallado que la mayoría de ellos provienen de poblaciones de migrantes, refugiados y desplazados.

En este sentido, Berkley ha advertido de que “no se puede permitir que estas poblaciones se vean privadas de las vacunas COVID-19, una de las mejores rutas para salir de la pandemia”.

Los trabajadores migrantes se reúnen en una zona peatonal tras el brote de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) en Hong Kong. REUTERS/Lam Yik
Los trabajadores migrantes se reúnen en una zona peatonal tras el brote de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) en Hong Kong. REUTERS/Lam Yik

“Para que la distribución de cualquier posible vacuna COVID-19 sea lo más justa y equitativa posible, la OIM contribuirá con su experiencia en salud, datos y otras capacidades técnicas basadas en su vasta experiencia trabajando con migrantes y personas desplazadas por la fuerza. Es fundamental para el bienestar de todos no dejar atrás a los que están en mayor riesgo”, ha asegurado el director general de la OIM, António Vitorino.

La experiencia e infraestructura de la OIM incluye un “sólido sistema de distribución y almacenamiento de vacunas, con personal continuamente capacitado y actualizado con las normas internacionales”, ha resaltado Vitorino.

Con este objetivo nace la asociación entre ambos organismos, para asegurar la inclusión de estas poblaciones “en las respuestas de los gobiernos a la COVID-19, en particular los esfuerzos de vacunación”.

Con información de Europa Press

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Rusia anunció que su vacuna Sputnik V contra el coronavirus tuvo hasta 95% de eficacia

Donald Trump: “Las vacunas contra el COVID-19 probablemente estén listas la semana que viene o poco después”

Precio, eficacia y conservación: fortalezas y debilidades de las vacunas de Pfizer, Moderna y Oxford

Error y golpe de suerte: cómo se elevó la eficacia de la vacuna de Oxford contra el coronavirus