El Comité de Relaciones Exteriores del Senado de EEUU debatió sobre las estrategias para contrarrestar la creciente influencia de China

El comité escuchó el testimonio de la Subsecretaria Adjunta Principal para Asuntos del Hemisferio Occidental, Julie Chung, del subsecretario adjunto del Departamento de Estado para Asuntos Europeos y Euroasiáticos, Philip Reeker, y del Subsecretario de Asuntos de Asia Oriental y el Pacífico, David R. Stilwell

El presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, el senador de Idaho Jim Risch (Caroline Brehman/Pool via REUTERS)
El presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, el senador de Idaho Jim Risch (Caroline Brehman/Pool via REUTERS)

El Comité de Relaciones Exteriores del Senado se reunió este lunes para debatir sobre la estrategia de Estados Unidos para contrarrestar la creciente influencia de China en la región del Indo-Pacífico y en el hemisferio occidental.

China se ha convertido en el principal tema de política exterior de cara a las elecciones presidenciales de noviembre. A principios de este año, el Senado aprobó por unanimidad la Ley de Cooperación del Indo-Pacífico de 2019, una legislación que requiere que Estados Unidos se asocie con aliados en la región del Indo-Pacífico, Europa y otros lugares, para desarrollar un enfoque unificado para abordar el ascenso de China.

El jueves, los demócratas del Senado anunciaron su propio programa para contrarrestar la influencia global de China, revelando una amplia legislación que busca impulsar la competitividad de Estados Unidos y reformular la diplomacia con Beijing.

Sobre estos temas, el comité escuchó el testimonio de la Subsecretaria Adjunta Principal para Asuntos del Hemisferio Occidental, Julie Chung, del subsecretario adjunto del Departamento de Estado para Asuntos Europeos y Euroasiáticos, Philip Reeker, y del Subsecretario de Asuntos de Asia Oriental y el Pacífico, David R. Stilwell.

China es un “matón sin ley”

David Stilwell, máximo diplomático estadounidense para el este de Asia, dijo que las acciones recientes de China en todo el mundo no eran las de un actor global responsable, sino de un “matón sin ley”.

En su testimonio, el Subsecretario de Asuntos de Asia Oriental y el Pacífico dijo que Estados Unidos no estaba pidiendo a los países que elijan bando en el asunto de China, sino que se opongan a su comportamiento “maligno” y protejan su propia soberanía e intereses económicos.

El Subsecretario de Asuntos de Asia Oriental y el Pacífico David R. Stilwell. (REUTERS/Heo Ran/archivo)
El Subsecretario de Asuntos de Asia Oriental y el Pacífico David R. Stilwell. (REUTERS/Heo Ran/archivo)

Al mismo tiempo, Stilwell dijo que la competencia de Estados Unidos con China no tiene por qué conducir a un conflicto y que Estados Unidos buscaba cooperar con Beijing donde los intereses se alineaban, por ejemplo, en Corea del Norte.

Stilwell dijo que en los últimos meses ha habido “ejemplos particularmente atroces de la conducta de Beijing”.

Estos incluyeron violencia en su frontera con India y movimientos “agresivos” en el Mar de China Meridional, alrededor de Taiwán y en las aguas que China disputa con Japón. También se refirió a los intentos chinos de “eliminar” la cultura mongol y tibetana, "una campaña continua de represión y trabajo forzoso” en la región de Xinjiang y la imposición de Beijing de una “draconiana” ley de Seguridad Nacional en Hong Kong.

“Estas no son las acciones de un actor global responsable, sino de un matón sin ley”, dijo. Los comentarios de Stilwell se produjeron cuando la administración de Estados Unidos intensificó las críticas, las sanciones y otras acciones contra China mientras el presidente republicano Donald Trump hace campaña para la reelección en noviembre.

Europa, eje del esfuerzo chino para suplantar el liderazgo de EEUU

Philip Reeker, máximo diplomático estadounidense para asuntos europeos, dijo en la misma audiencia del Senado que Europa era “posiblemente” el frente central en el esfuerzo de China por suplantar el liderazgo global estadounidense.

Sin embargo, el encargado de la Oficina para Asuntos Europeos y Euroasiáticos se mostró optimista sobre la situación en el Viejo Continente gracias a la existencia de la OTAN. “El hecho es que Estados Unidos tiene amigos. El Kremlin y el Partido Comunista Chino no”, dijo, al asegurar que “las ambiciones Chinas simplemente no son posibles si sigue la alianza atlántica”.

“El punto de partida son los valores”, dijo el funcionario, ya que “Estados Unidos y Europa están de acuerdo en conceptos fundamentales del estado de derecho y los derechos humanos básicos".

El secretario de Estado de EEUU Mike Pompeo junto al subsecretario adjunto del Departamento de Estado para Asuntos Europeos y Euroasiáticos, David Reeker (REUTERS/Kevin Lamarque)
El secretario de Estado de EEUU Mike Pompeo junto al subsecretario adjunto del Departamento de Estado para Asuntos Europeos y Euroasiáticos, David Reeker (REUTERS/Kevin Lamarque)

“En los últimos años vimos un despertar de los aliados europeos”, afirmó Reeker. “La marea cambió. Las audiencias europea están viendo lo que hace el PCC y no les gusta lo que ven”.

Por otra parte, Reeker dijo que Rusia seguía siendo la principal amenaza militar en Europa, a la que se suma el hecho que el Kremlin y China “están más alineados estratégicamente que en cualquier otro momento desde la década de 1950”.

“Tremendo aumento del compromiso de China en América Latina”

Julie Chung advirtió por su parte que durante la última década “hemos visto un tremendo aumento en el compromiso de China en América Latina”, una influencia que se ejerce mediante “capital corrosivo” y “préstamos predatorios”.

Según la Subsecretaria Adjunta Principal para Asuntos del Hemisferio Occidental, el objetivo de Estados Unidos en esta zona del mundo debe ser “reforzar la posición como socio estratégico y aliado preferencial”.

“Estados Unidos trabaja para fortalecer la gobernanza, promover la transparencia y garantizar el respeto de los derechos humanos en el hemisferio occidental”, dijo Chung, mientras Beijing contribuye directamente a la inestabilidad y la corrupción al financiar dictadores como Maduro con más de 62 mil millones de dólares en préstamos entre 2007 y 2017.

Según la funcionaria, Estados Unidos y América Latina también comparten una visión conjunta en temas como el respeto de los derechos humanos la democracia. “El trato de China a los musulmanes en el oeste de China pone de relieve cuán divergentes son los valores del Partido Comunista Chino de los de nuestros socios latinoamericanos”, dijo Chung.

En cuanto a las inversiones de Beijing en la región, Chung enfatizó que éstas “vienen acompañadas de préstamos excesivos y no transparentes, infraestructura de baja calidad, abusos de derechos humanos y daños ambientales”, además de impedir el desarrollo local debido a la afluencia de materiales, equipos y trabajadores chinos.

“Tenemos una asociación sólida y duradera con los países de América Latina y el Caribe, y continuaremos trabajando con ellos para contrarrestar las actividades malignas de China que amenazan la prosperidad, la seguridad, la soberanía y la democracia de la región”, finalizó.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Provocación de China a Taiwán: dos aviones de su ejército violaron el espacio aéreo de la isla ante la visita de un diplomático estadounidense

China y su nuevo genocidio cultural en Mongolia Interior

H&M cortó lazos con un proveedor chino acusado de usar trabajo forzoso de la minoría musulmana Uigur

MAS NOTICIAS