Los conservadores abandonaron Escocia para lograr el brexit

Por Tim Ross

British Prime Minister Boris Johnson launches the Conservative Party Scottish Manifesto in North Queensferry, Scotland, Britain November 26, 2019. Dan Kitwood/Pool via REUTERS
British Prime Minister Boris Johnson launches the Conservative Party Scottish Manifesto in North Queensferry, Scotland, Britain November 26, 2019. Dan Kitwood/Pool via REUTERS

Era noviembre de 2014. Se avecinaban las elecciones y David Cameron estaba en problemas. Las encuestas vaticinaban que los conservadores del primer ministro británico perderían una votación complicada ante el Partido Laborista.

Luego, su equipo dio con un plan que lo cambió todo. En el fondo estaba la idea de que los conservadores podrían ganar si se enfocaban en atraer a los votantes en Inglaterra, renunciando en efecto a la lucha al norte de la frontera en Escocia.

Funcionó, y Cameron ganó, pero el impacto total de esa campaña hace cinco años podría ser aún más sísmico que el voto para abandonar la Unión Europea que siguió a su victoria. Después de otro triunfo electoral conservador, con los nacionalistas ascendiendo en Escocia y en Irlanda del Norte, la existencia misma del Reino Unido puede estar en riesgo.

Los conservadores han ganado las últimas cuatro elecciones en el Reino Unido, pero en solo dos de estas ocasiones se han asegurado una mayoría absoluta en el Parlamento, en 2015 bajo Cameron, y nuevamente el 12 de diciembre de este año con Boris Johnson.

Primero Cameron y luego Johnson ganaron a lo grande, al convencer a los votantes de toda Inglaterra para que respaldaran a los conservadores. Ambas veces advirtieron que un líder laborista débil sería manipulado en una coalición con el Partido Nacional Escocés (SNP). Y en ambas ocasiones, los conservadores perdieron territorio en Escocia, mientras que el SNP surgió.

El patrón es fijo. Para ganar una mayoría, los conservadores abandonaron en gran medida Escocia y demonizaron a sus líderes. El resultado es que Gran Bretaña está profundamente dividida entre estas dos naciones antiguas.

Orar

A medio camino de Londres a Escocia, se encuentra Wakefield. En una antigua zona minera del norte de Inglaterra, la ciudad había estado en manos de los laboristas desde 1932 hasta que los conservadores de Johnson arrasaron en ella.

A las 4 de la tarde del último domingo antes de Navidad, el anochecer cae fuera de la catedral, con su aguja de 75 metros de altura. En el interior, los bancos están llenos y el aire está lleno de incienso, mientras el coro y la congregación cantan villancicos a la luz de las velas.

La gente ha venido a rezar en este sitio durante más de 1.000 años, desde que Inglaterra ha existido como país reconocible. Han pasado 10 días desde la enfática victoria de Johnson, que ganó convenciendo a los votantes laboristas tradicionales en áreas como esta para respaldar a sus conservadores y “cumplir con el brexit”.

El odio a los conservadores se había arraigado. Wakefield fue una de las primeras áreas en sufrir el cierre de minas de carbón bajo el gobierno de Margaret Thatcher en la década de 1980. A pesar de la historia, la campaña de Johnson resonó entre 66% de los votantes de la ciudad que respaldaron el brexit en 2016 y eligieron un MP conservador.

A 1,6 kilómetros de la catedral, en Parliament Street, el pub Henry Boons presenta un partido de fútbol en pantallas gigantes. Lee Holden, de 35 años, bebe una pinta de White Rat, una cerveza local “lupulada”, y recuerda cómo fue persuadido para votar por el brexit.

Engañado por el brexit

El autobús rojo de la campaña de Johnson fue un factor influyente, con su compromiso de gastar dinero en el Servicio Nacional de Salud en lugar de en las tarifas de membresía de la UE. “Le creí a la pancarta en el autobús sin haberla leído correctamente”, dice Holden. “Fui engañado”.

Ahora Holden, que trabaja en el departamento de hipotecas de un banco importante, dice que el daño que el brexit puede causar a la economía lo hará malo para Gran Bretaña. Sin embargo, es una minoría. Muchos votantes de clase obrera respaldaron a los conservadores porque estaban cansados de esperar y frustrados por la parálisis política en Londres, dice.

Si bien resolver la cuestión de la UE era crucial para las elecciones, Johnson también necesitaba mostrar a los votantes quiénes eran sus enemigos. Según su campaña, estos enemigos eran los miembros del Parlamento que habían pasado tres años frustrando el brexit, incluidos muchos políticos laboristas.

El enemigo también fue la primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, quien ayudaría al líder laborista, Jeremy Corbyn, a abrirse paso en el poder y tomar las decisiones en una coalición inestable. Johnson instó a los votantes a lograr una mayoría conservadora en su lugar.

En una mesa junto a la ventana, Holden y su amigo Jeremy Brook, de 57 años, dijeron que el liderazgo cuestionable de Corbyn hacía difícil elegir por quién votar, pero ambos temían por la unión entre Inglaterra y Escocia. “Cuando piensas en lo que ha hecho Boris Johnson, ha puesto todo eso en riesgo”, dice Holden, cerveza en mano. “Es Inglaterra la que está sacando a todo el Reino Unido de la UE”.

Dejar a los laboristas

Según John Denham, exministro del gabinete del gobierno de Gordon Brown, la izquierda debe asumir parte de la culpa del éxito de Johnson. Corbyn, al igual que Ed Miliband en 2015, no habló por los votantes ingleses que se sentían marginados por los cambios sociales y económicos de los últimos 30 años.

“Lo que tienen en común estas dos elecciones en 2015 y 2019, y el referéndum del brexit, es la sensación de que estos votantes ingleses no tenían voz”, dice Denham, director del Centro de Identidad y Política Inglesa de la Universidad de Southampton.

“Los conservadores alinearon su campaña con el deseo de estas personas de ser escuchados. La izquierda les permitió hacer esto porque no estaba preparada para ser su voz en temas como la inmigración, el patriotismo, el declive de sus ciudades y la pérdida de la comunidad, o para defender a Inglaterra y los ingleses”.

Un domingo por la tarde, Henry Boons no sirve comida. En cambio, ofrece ginebras y cerveza de barril y en botellas, incluida una cerveza polaca para atender a los migrantes que viajaron desde el este de Europa para trabajar.

Una trabajadora de una fábrica local, Dorota, de 52 años, predice que volverá a Polonia una vez que entren en vigencia reglas restrictivas de inmigración después del brexit. Ha estado en el área durante 10 años, pero su hija regresó la semana pasada. “He estado llorando tres días”, dice ella.

Salchichas Polacas

Francesca Roper, de 26 años, está alimentando a su hijo de tres años, Dexter, con una versión polaca de una salchicha francesa ahumada. Le preocupa el impacto del brexit y trata de evitar las noticias porque son inquietantes. “Boris Johnson me recuerda a Donald Trump“, dice. “No me gusta para nada”.

Nunca quiso el brexit, pero tampoco quería a Corbyn como primer ministro. No había buenas opciones para ella en las elecciones de este año y ahora teme por el futuro de su hijo. “Solo quiero que tenga las mismas oportunidades que tuve”, dice ella. “Me siento como si todo fuera a cambiar “.

En 2015, había preocupaciones sobre el precio de la campaña en contra del SNP de Cameron. Brown, el exprimer ministro laborista, acusó a los conservadores de impulsar el nacionalismo inglés representando a los escoceses como una “amenaza”.

Brown argumentó que la unión de Inglaterra y Escocia estaba en riesgo nuevamente debido a la decisión de Cameron de aprovechar el nacionalismo inglés.

Tácticas brillantes

Las elecciones de 2019 han ampliado la división política entre Inglaterra y Escocia. La política de identidad inglesa y escocesa parece jugar en las futuras batallas, separando a los dos países. Sturgeon ya ha aumentado las demandas de una nueva votación sobre la independencia, ya que Inglaterra sacará a Escocia de la UE el próximo mes.

Algunos creen que la única oportunidad de salvar al Reino Unido es pasar a un modelo federal para sus naciones constituyentes. Otros dicen que la independencia de Escocia será inevitable después del brexit.

Si Cameron no hubiera elegido hace cuatro años explotar la antipatía de los votantes ingleses hacia los nacionalistas escoceses, el Reino Unido podría haber sido muy diferente hoy.

Sin embargo, funcionó bien para un hombre, rápido para detectar la genialidad en esa táctica en ese momento.

“Lo que fue brillante de la campaña fue detectar este fenómeno del auge del SNP y luego convertirlo en la historia y crear esta increíble narrativa”, dijo Boris Johnson unos meses después de que Cameron ganara. “Fue una táctica brillante. Absolutamente brillante”.

© 2019 Bloomberg L.P.