Manifestantes se protegen de la policía en Hong Kong (REUTERS/Tyrone Siu)
Manifestantes se protegen de la policía en Hong Kong (REUTERS/Tyrone Siu)

China aseguró que la violencia reciente en las protestas de Hong Kong fue una "creación de Estados Unidos", culpando directamente a Washington en una disputa sobre los disturbios que se intensifica.

La vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying, formuló el comentario el martes en una conferencia de prensa en respuesta a las declaraciones del secretario de Estado de Estados Unidos, Michael Pompeo.

El más alto funcionario diplomático estadounidense señaló el lunes que esperaba que "los chinos hagan lo correcto" en la gestión de las protestas en Hong Kong, que el domingo dejaron un saldo de 49 detenidos y 16 heridos tras la represión de las fuerzas de seguridad.

Hua chunying, portavoz del ministerio de Exteriores de China (Reuters)
Hua chunying, portavoz del ministerio de Exteriores de China (Reuters)

"Está claro que el Sr. Pompeo se ha puesto en una posición incorrecta y todavía se considera a sí mismo jefe de la CIA", aseveró Hua, refiriéndose al cargo anterior de Pompeo en el organismo de inteligencia.

"Puede pensar que los actos violentos en Hong Kong son razonables porque, después de todo, esto es una creación de Estados Unidos", agregó.

Los comentarios demuestran que la tensión entre Washington y Beijing sobre Hong Kong está en aumento, justo cuando las dos partes reanudan las negociaciones comerciales en Shanghai. La semana pasada, Hua llamó a Washington a eliminar su "mano negra" de las protestas, un comentario que el Departamento de Estado de Estados Unidos calificó de "ridículo".

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, centro de las críticas chinas (Reuters)
El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, centro de las críticas chinas (Reuters)

Beijing ha atribuido durante mucho tiempo los disturbios en Hong Kong y otras regiones bajo su control a fuerzas extranjeras no especificadas, con Estados Unidos y el Reino Unido como objetivos más evidentes.

Las primeras manifestaciones comenzaron en marzo y estaban centradas en una polémica ley de extradición que, según sus críticos, aumentaba el control de Beijing sobre Hong Kong. Aunque la norma acabó siendo suspendida, los activistas continúan protestando hasta ante la presión en aumento del gobierno chino y la gobernadora hongkonesa Carrie Lam

Esas quejas han aumentado en las últimas semanas a medida que los gobiernos y compañías estadounidenses y europeas emiten declaraciones instando a China a respetar los derechos de los manifestantes de Hong Kong, antigua colonia británica devuelta en 1997 y que goza de un status legal especial.

Con información de Bloomberg

MÁS SOBRE ESTE TEMA: