Los investigadores apuntaron que este tipo de crímenes suelen responder a una motivación pasional (Foto: EFE/Natxo Francés)
Los investigadores apuntaron que este tipo de crímenes suelen responder a una motivación pasional (Foto: EFE/Natxo Francés)

Una mujer de 36 años, de origen rumano y embarazada de seis meses, apareció este martes muerta en su domicilio de Xátiva, en la provincia española de Valencia, con heridas de arma blanca en el cuello.

La Policía Judicial ha terminado de recoger las pruebas en el escenario, y por el momento descarta un ajuste de cuentas, aunque investiga el entorno de la víctima por si existiera alguna implicación.

La pareja sentimental de la mujer fue quien encontró el cuerpo sin vida de Isabel Elena Raducanua al volver a casa del trabajo. El hombre, de nacionalidad española y trabajador agrícola, alertó a las autoridades y ha estado presente en la casa mientras la policía científica inspeccionaba la escena del crimen en busca de huellas y posibles pruebas.

El delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Fulgencio, ha informado de que se han recogido numerosos vestigios que serán procesados y que permitirán investigar, junto con las personas que pueden haber estado en la vivienda, cómo sucedieron los hechos.

Los hechos ocurrieron en el centro de la ciudad de Xátiva, ubicada en la provincia de Valencia, al este de España (Foto: Google Maps)
Los hechos ocurrieron en el centro de la ciudad de Xátiva, ubicada en la provincia de Valencia, al este de España (Foto: Google Maps)

Hasta el momento, los investigadores no han realizado ninguna detención, y según confirmó Fulgencio, se descarta que su pareja esté implicada, ya que en el momento de la muerte el hombre se encontraba en su puesto de trabajo.

«Con la recogida de vestigios, la Policía Judicial podrá determinar si se trata de un homicidio, todo apunta a que sí, y quiénes han podido ser los autores», ha señalado a los medios de comunicación.

El delegado ha indicado que hasta que no se sepa quién es el autor o autores no se podrá conocer el motivo del crimen, pero ha agregado que se resolverá con agilidad.

Sobre si el móvil puede estar relacionado con asuntos personales de la víctima, ha manifestado que estos crímenes violentos «siempre acaban teniendo algo de pasional», bien relacionado con el momento actual o con la vida anterior, y en este caso está claro que hay «una cierta actitud redundante en el ataque».

Los investigadores no están trabajando en la línea de un ajuste de cuentas, y están investigando el entorno de la víctima y los conocidos habituales que frecuentaban la vivienda.

Con información de EFE