Soldados indonesios extinguen unos neumáticos en llamas durante choques entre manifestantes y fuerzas de seguridad en Yakarta, Indonesia, el miércoles 22 de mayo de 2019. (AP Foto/Dita Alangkara)
Soldados indonesios extinguen unos neumáticos en llamas durante choques entre manifestantes y fuerzas de seguridad en Yakarta, Indonesia, el miércoles 22 de mayo de 2019. (AP Foto/Dita Alangkara)

Al menos seis personas murieron el miércoles en enfrentamientos entre los seguidores de un derrotado candidato presidencial y las fuerzas de seguridad en la capital de Indonesia, según dijo la Policía Nacional citando reportes de hospitales. Los inconformes quemaron autos y arrojaron piedras a la policía, que empleó gases lacrimógenos y balas de goma.

Las autoridades siguen investigando la muertes y no descartan la participación de terceros que incitaran a la violencia, señaló en una rueda de prensa el jefe de policía, Tito Karnavian. La información con la que contaba la policía señalaba a que algunas víctimas habían sufrido disparos o golpes con objetos pesados, "por eso tenemos que aclarar dónde y por qué", señaló.

Los manifestantes partidarios de Prabowo Subianto intentaron llegar a las oficinas de la agencia de supervisión electoral, ubicadas en el centro de Yakarta, el martes en la noche, y los disturbios seguían desde entonces. Las autoridades arrestaron a más de 60 supuestos incitadores, explicó el vocero de la Policía Nacional, Dedi Prasetyo.

La policía dijo que se trataba de unos disturbios organizados y no de una protesta espontánea.

Los descontentos, vestidos de blanco, bloquearon calles en un vecindario del centro de la ciudad, mientras que en otro se enfrentaron a la carrera con los agentes, lanzando piedras y prendiendo fuegos.

Durante la noche, vehículos y un una residencia de la policía paramilitar ardieron. La policía empleó gases lacrimógenos, balas de goma y un cañón de agua para reducir a los manifestantes, quieres arrojaron bombas incendiarias y proyectiles en llamas.

El ministro responsable de la seguridad, Wiranto, que solo utiliza un nombre, anunció que se bloquearía el acceso a medios sociales en algunas zonas.

La Comisión Electoral de Indonesia dijo el martes que el presidente del país, Joko Widodo, fue reelegido para un segundo mandato con el 55,5% de los votos en los comicios del 17 de abril.

El presidente de Indonesia Joko Widodo durante las elecciones en Jakarta, ( Antara Foto/Akbar Nugroho Gumay/ via REUTERS)
El presidente de Indonesia Joko Widodo durante las elecciones en Jakarta, ( Antara Foto/Akbar Nugroho Gumay/ via REUTERS)

Subianto, ex general de las fuerzas especiales, se negó a aceptar el resultado y se autoproclamó el vencedor de las elecciones. Su equipo tiene previsto recurrir ante la Corte Constitucional. Alegan un supuesto fraude masivo, pero no ofrecieron evidencias creíbles para sustentar su denuncia.

El gobierno había movilizado a unos 50.000 policías y soldados en Yakarta en previsión de las protestas, señaló el portavoz de la policía de la capital, Argo Yuwono. Muchos residentes se marcharon de la ciudad y partes del centro estaban cerradas al tránsito, mientras que las sedes de la agencia de supervisión electoral y de la Comisión Electoral estaban protegidas con alambre de púas.

En la última semana, las autoridades han detenido a tres activistas partidarios de Subianto por sospechas de traición, indicó el portavoz de la Policía Nacional Dedi Prasety.

Subianto y miembros de su campaña habían dicho que movilizarían el "poder del pueblo" en varios días de protestas callejeras. El ex general también ha pedido a sus seguidores que eviten la violencia.

El candidato derrotado, que también perdió ante Widodo en 2014, dirigió una campaña basada en el miedo en la que señaló lo que considera las debilidades de Indonesia y el riesgo de que se desintegre o sea explotada porpotencias extranjeras. Se alineó con grupos musulmanes estrictos y logró amplias mayorías en provincias conservadoras como Aceh, donde rige la ley islámica o sharía. Sin embargo, quedó por debajo de Widodo en los populosos bastiones del presidente, Java Oriental y Java Central.

La campaña de Widodo defendió sus avances en la reducción de pobreza y mejoras de infraestructura.

(Con información de AP)