El comediante y candidato presidencial ucraniano Volodymyr Zelenskiy tras la difusión de los exit polls en Kiev (REUTERS/Valentyn Ogirenko)
El comediante y candidato presidencial ucraniano Volodymyr Zelenskiy tras la difusión de los exit polls en Kiev (REUTERS/Valentyn Ogirenko)

El comediante ucraniano Volodymyr Zelensky cumplió este domingo con los pronósticos y se enfrentará dentro de tres semanas al actual líder del país, Petró Poroshenko, en la segunda vuelta de las presidenciales, según los primeros resultados oficiales.

Como indicaban ya los sondeos a pie de urna al cierre de los colegios, Zelenski ganó con claridad los comicios del domingo con el 29,48 % de los votos, según informó hoy la Comisión Electoral Central (CEC) tras el recuento de casi el 10 % de los sufragios.

A estas alturas del recuento, Zelensky ya saca más de diez puntos a Poroshenko, que tiene que confirmarse con un 16,96 % de los sufragios.

De esta forma, Zelensky, que lideró los sondeos de opinión desde finales de enero, se convierte también en el gran favorito con vistas al segundo asalto que tendrá lugar el 21 de abril.

Nada más conocerse los resultados de los sondeos a pie de urna, Zelensky salió a la palestra entre el júbilo de sus seguidores y dio las gracias a los ucranianos por "no votar de broma", sino en serio, y darle la oportunidad por luchar por la Presidencia.

"¡Todo súper! Este es sólo el primer paso a la victoria. Sondeos a pie de urna hay muchos, pero ganador sólo uno", aseguró el actor, al que pocos se tomaban en serio cuando anunció su candidatura hace menos de tres meses.

Zelenskiy y su esposa Olena celebran el resultado en cuartel general de la campaña en Kiev (REUTERS/Valentyn Ogirenko)
Zelenskiy y su esposa Olena celebran el resultado en cuartel general de la campaña en Kiev (REUTERS/Valentyn Ogirenko)

No se cumplieron los malos augurios de los analistas de que los jóvenes, su principal granero electoral, le darían la espalda ante su tradicional renuncia a votar.

Además, el actor hizo valer también su popularidad en el este (más del 42 %) y sur del país (30,7 %), de mayoría rusoparlante, y sólo salió perdiendo ante Poroshenko en el oeste más nacionalista.

Con vistas a la próxima votación, negó rotundamente en declaraciones a la televisión que se plantee pactar con la ex primera ministra y gran derrotada hoy, Yulia Timoshenko, para que le apoye a cambio del puesto de primera ministra.

"No pactamos con la vieja guardia", declaró.

Mientras, Poroshenko compareció aliviado, ya que durante mucho tiempo pareció que sería desbancado del poder ya en la primera vuelta debido al gran descontento social por la dramática caída del nivel de vida desde la revolución del Maidán.

Pero tuvo suficiente cintura para "hacer un llamamiento a la generación joven, a aquellos que tienen menos de 30 años" y asegurar que compartía "sus deseos de cambio".

El presidente y candidato presidencial Petro Poroshenko (REUTERS/Viacheslav Ratynskyi)
El presidente y candidato presidencial Petro Poroshenko (REUTERS/Viacheslav Ratynskyi)

"Tenemos que unirnos y no perder el tiempo. Entiendo plenamente las razones de vuestro desafecto. Todo lo que hemos estado haciendo durante los últimos cinco años es para los jóvenes, para la futura generación", subrayó.

Poroshenko admitió que "no siente ninguna euforia" por el resultado de los sondeos a pie de urna, y que entiende "la señal que la sociedad le ha dado al Gobierno".

"Esta es una lección muy dura para mí y para todo nuestro equipo. Pero el que no hace nada no se equivoca", se justificó.

A la vista del reparto geográfico de los votos -logró un 9,6 % en el Donbás y un 11,2 % en el sur-, donde muchos no le perdonan que financiara la revolución que derrocó hace cinco años al prorruso Víktor Yanukóvich, está claro donde está su talón de aquiles.

La gran derrotada de la jornada fue, sin lugar a dudas, la ex primera ministra Yulia Timoshenko, que suma un 13,87 %, según la CEC.

Timoshenko intentó sacar partido del descontento social con la gestión económica de Poroshenko, pero por tercera vez se quedó a las puertas de cumplir su sueño de convertirse en jefa del Estado ucraniano.

De todas formas, la política, que ya fue derrotada en 2010 por Yanukóvich y hace cinco años por Poroshenko, no arroja la toalla y llamó a sus partidarios a copiar los protocolos de cada colegio para realizar un recuento paralelo.

La líder del partido de oposición Batkivshchyna y candidata presidencial Yulia Tymoshenko tras hablar en el cuartel general de su campaña en Kiev (REUTERS/Vasily Fedosenko)
La líder del partido de oposición Batkivshchyna y candidata presidencial Yulia Tymoshenko tras hablar en el cuartel general de su campaña en Kiev (REUTERS/Vasily Fedosenko)

"Les pido que vayan a los colegios y defiendan el resultado hasta el final. Luchemos por cada voto. El país está deseando el cambio. Espera que la mafia que está en el poder se vaya", indicó.

El cuarto candidato más votado fue el prorruso Yuri Boiko, ex ministro en el Gobierno de Yanukóvich y que aboga por la normalización de las relaciones con el Kremlin, con el 11,08 % de los votos a estas alturas del escrutinio.

Según la CEC, que negó que se hubieran producidos graves irregularidades durante la jornada, un 63,48 % de los ucranianos acudieron a votar el domingo.

Más de 34 millones de ucranianos estaban llamados a las urnas, aunque unos cinco millones residentes en los territorios controlados por los separatistas prorrusos en las provincias de Donetsk y Lugansk no pudieron ejercer su derecho al voto.

(Por Ignacio Ortega, EFE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: