El trío contaba con menos de 4.000 seguidores (Fotos: Lahori Vines)
El trío contaba con menos de 4.000 seguidores (Fotos: Lahori Vines)

Los influencers se dedican a realizar toda clase de actividades extremas con tal de acrecentar su número de seguidores, de obtener "me gustas" o volverse viral por algunas de sus proezas y así generar mayor popularidad.

Y muchas veces logran incomodar a las personas a las que les juegan bromas o algunos trucos que quedan inmortalizados en videos que se suben a la red, donde se puede ver cómo son agredidos por aquellos que terminan molestos por ser las víctimas de estas jugarretas.

Pero esta molestia llevó a un creador de contenido visual a un trágico final para el bloguero y youtuber pakistaní Rana Zuhair, partner del canal Lahori Vines en YouTube, quien fue asesinado mientras fingía ser un fantasma para así asustar a la gente, y en un encuentro con un "inocente" recibió tiros que le causaron la muerte.

El joven filmaba uno de sus videos en el que aparentaba ser un ánima y así sorprender a la gente, según reportaron medios locales. Sucedió en un parque llamado Lahore, en la segunda ciudad más grande de Pakistán.

Zuhair se acercó a una familia, mientras portaba una sábana blanca sobre la cabeza y en ese momento, uno de los miembros de la familia abrió fuego contra él y le dio varios tiros, así lo mató al instante.

La grabación estaba siendo tomada por Hasnat Ali y Abdul Saboor, los dos compañeros de Zuhair y administradores del canal de YouTube, quienes posteriormente fueron arrestados por la Policía bajo la sospecha de haber incitado el asesinato de su amigo, quienes en conjunto planearon la broma.

Así planearon en conjunto la jugarreta
Así planearon en conjunto la jugarreta

Los tres jóvenes lanzaron el canal Lahori Vines en noviembre de 2018 con la promesa de "entretener a las personas de nuestra sociedad con nuestro talento y diversión", según rezaba la leyenda que acompañaba el canal de videos.

Sin embargo, hasta el momento no habían conseguido la popularidad que anhelaban, y eso se reflejaba en que no contaban con el gran número de seguidores que requiere un influencer.

Tan solo en sus primeros meses, cinco videos obtuvieron casi 120 mil visualizaciones, en el que se mostraban haciendo bromas en la vía pública y aprovechaban para grabar las reacciones de las personas a las que agarraban de manera desprevenida.

Antes del incidente, su canal de videos solo contaban con menos de 4.000 seguidores. Los videos en el que sorprendían a las personas incautas para exponer sus reacciones eran su especialidad y de los más vistos.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: