Un calabrés de 51 años, hermano de un arrepentido de la mafia, fue ejecutado en plena calle el día de Navidad en el centro histórico de la ciudad portuaria italiana de Pesaro (centro-este).

Según fuentes policiales y judiciales, citadas este miércoles por la prensa, el hombre se encontraba bajo protección estatal, puesto que su hermano, ex miembro de la 'Ndrangheta (mafia calabresa), había colaborado con la justicia italiana.

El martes a las 18h30 locales, Marcello Bruzzese fue acribillado con balas de calibre 9 mm por dos individuos con los rostros cubiertos.

Los asesinos, que huyeron a pie, esperaron a que estacionara su automóvil frente a la casa en la que había vivido durante tres años con su esposa y sus dos hijos. Lo mataron estando aún en el interior del vehículo.

El episodio desató una polémica que involucró al ministro de Interior Matteo Salvini, acusado de ignorar el episodio al publicar, tras el hecho, una foto en la que se lo ve desayunando con pan y Nutella. El líder de la ultraderechista Liga había criticado el programa de protección estatal, sugiriendo de retirarle la escolta al escritor Roberto Saviano, amenazado por la mafia.

En cuanto a Bruzzese, había resultado gravemente herido en su juventud en 1995, en su Calabria natal, en una emboscada que costó la vida a su padre y a un cuñado, marido de su hermana.

Su hermano, Girolamo Bruzzese, apodado "Mommo", se entregó a la policía en 2003 después de disparar contra el poderoso líder del clan calabrés, Teodoro Crea, para quien era un hombre de confianza.

Crea, líder de uno de los clanes mafiosos más sanguinarios, se recuperó de sus heridas.

(Con información de AFP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: