Vista de un avión Mikoyan-Gurevich Mig-17, de fabricación china del año 1961, procedente de la base aérea de Kuçova, expuesto en un parque central de la ciudad (EFE)
Vista de un avión Mikoyan-Gurevich Mig-17, de fabricación china del año 1961, procedente de la base aérea de Kuçova, expuesto en un parque central de la ciudad (EFE)

La base aérea de Kuçova, antiguo orgullo de la defensa albanesa contra los Estados Unidos y sus aliados en Europa durante la Guerra Fría y ahora en estado de abandono, se convertirá en breve en el primer asentamiento aéreo de la OTAN en los Balcanes Occidentales.

Tras quince años sin estar operativa, la que en tiempos del comunismo fuera la principal base militar del país, es ahora una extensa área de pastoreo para las ovejas y cementerio para desvencijados MIG soviéticos y chinos.

De los 800 soldados que había durante la época comunista, apenas queda un escaso centenar.

La transformación comenzará este mismo año, con un presupuesto inicial de 50 millones de euros, que desembolsará la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

La base tendrá fundamentalmente una función de apoyo a la OTAN: servirá para abastecimientos aéreos, logística, vigilancia aérea y entrenamientos, como explicó el primer ministro, Edi Rama, al presentar el proyecto.

"El aeropuerto de Kuçova es único en los Balcanes, por su situación estratégica entre una gran planicie y las montañas, y por sus túneles subterráneos y su planta mecánica, donde se reparaban aviones supersónicos y turboreactores", explica con orgullo a la agencia EFE Qirjako Dhima, un piloto jubilado.

También el veterano Bajram Hitaj, de 92 años, a quien sus amigos siguen llamando "héroe", se siente honrado cuando piensa que su base recobrará vida y devolverá a Albania la capacidad defensiva que perdió hace tiempo. El país ahora "no tiene ni ejército, ni aviación", se queja.

Durante 30 años Hitaj fue piloto del único bombardero que tenía el país, un Ilsyushin 28 regalo de la Unión Soviética.

Veteranos pilotos e ingenieros mecánicos de la base (EFE)
Veteranos pilotos e ingenieros mecánicos de la base (EFE)

Desde que la base comenzó a operar en 1951 hasta el último vuelo de un MIG en 2005, afortunadamente todas las operaciones lanzadas desde aquí tan solo fueron simulacros.

"Estábamos listos las 24 horas del día para defender el espacio aéreo de Albania. Para despegar y atacar al enemigo tan solo necesitábamos cinco minutos a partir del momento en que sonaba la alarma", explica Gaqo Bakshevani, otro piloto jubilado de esta base.

Durante la época comunista, Albania era uno de los países más militarizados. Toda la población pasaba por un entrenamiento militar, acorde al lema "Todo el pueblo, soldado".

Las Fuerzas Armadas de un país con apenas 3 millones de habitantes contaban con 110.000 efectivos y 250.000 reservistas, 4 submarinos, unos 200 aviones de combate y 1.500 vehículos militares, además de centenares de miles de fusiles de asalto kalashnikov.

Los restos de un Antonov An-2 en la base aérea de Kucova (Reuters)
Los restos de un Antonov An-2 en la base aérea de Kucova (Reuters)

La mayoría eran regalos de la Unión Soviética y de China, países que el dictador Enver Hoxha calificó de "traidores" y "revisionistas" tras la muerte de Stalin y de Mao Tse Tung.

"Teníamos tanta munición que podíamos resistir al cerco y luchar contra el enemigo durante 5 años consecutivos", asegura Xhevahir Shegaj, que durante 10 años trabajó de ingeniero mecánico en Kuçova.

"Ahora no ha quedado nada. Tenemos generales, pero no soldados ni armas", se queja este militar retirado que dedicó toda su vida a la reparación de aviones que iban a "defender la patria", considerado un "deber sobre todos los deberes".

Los cementerios de aviones militares soviéticos son comunes en Europa del Este y en Rusia. Aquí, un Mig-21 en Khodynka, cerca de Moscú
Los cementerios de aviones militares soviéticos son comunes en Europa del Este y en Rusia. Aquí, un Mig-21 en Khodynka, cerca de Moscú

El Ejército y el pueblo albanés se entrenaban permanentemente para defender al país de una imaginaria agresión extranjera, especialmente de la vecina Italia y Grecia, que ahora forman parte de la OTAN y que son "nuestros amigos", añade.

De hecho, Albania formó parte del denominado Pacto de Varsovia, contrapartida de la OTAN en el bloque soviético, pero ingresó en la Alianza Atlántica liderada por Estados Unidos en el 2009.

Ahora los habitantes de Kuçova –Ciudad Stalin durante el comunismo- esperan que la futura base de la OTAN mejore su situación económica.

"Es una noticia muy buena para la ciudad. La base tendrá un impacto positivo en la comunidad, impulsará los negocios y los servicios, y creará más empleo", dice Selfo Kapllani, alcalde de Kuçova, una ciudad con niveles altos de emigración por el elevado paro.

(Con información de EFE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: